Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Juventud y Desilusión
Eduardo García Gaspar
5 julio 2012
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Los hay bien escritos y los hay redactados con los pies.

Los hay educados y vulgares. Los hay racionales y los hay disparatados.

Los hay claros y los hay ilegibles.

Me refiero a los comentarios personales en Internet. En días recientes leí muchos de ellos.

Su variedad es pasmosa. Pero un tipo de comentarios es muy llamativo.

Es el de personas que intercambian opiniones en cosas como Facebook o que añaden sus comentarios a columnas en Internet.

Tienen características muy especiales, que los hacen dignos de mención. La mayoría de ellos vienen de jóvenes, que es su primera característica.

Su ortografía es irregular en dos sentidos.

Primero, usan una especie de taquigrafía adecuada a Internet. La que sustituye a “que” con “k” y a “besos” con “xxx”. No está mal. Es una abreviatura que permite un uso de teclas más breve.

Segundo, la ortografía en sí misma suelen ser inexistente. Cosas como “decición”, “sapato”, “manifestasión” y similares con cosas comunes. En palabras con cinco letras es posible encontrar dos faltas, como en “ballamos” en lugar de “vayamos”.

Esto es llamativo porque indica un nivel de lectura inexistente. Si han visto un libro en su vida, debe haber sido en televisión. También indica una educación formal ineficiente, en escuelas en las que sus profesores simplemente no les ponen atención.

Su tono suele ser agresivo. No ingenioso, ni sarcástico, ni inteligente, sino violento, amenazador e insultante. Hay violencia verbal en ese tipo de comentarios al que me refiero.

Y lo peor, hay palabras obscenas al por mayor. No pequeñas y tolerables, sino realmente vulgares y groseras. Es lo que se llama Coprolalia (que en latín significa balbucear heces).

Finalmente, en ese tipo de comentarios que encontré no existe propiamente un método de argumentación. No hay exposición de razones, explicaciones, ni causas.

La manera en la que pretenden demostrar que tienen razón es el insulto personal, eso que en latín se conoce como falacia ad-hominem. Otro indicativo de escasa lectura y baja calidad educativa.

No todos los comentarios son de este tipo por supuesto. Pero sí una cantidad respetable de ellos. Llaman la atención al principio, pero al final se queda uno con una impresión triste.

Desilusionante por un par de razones. Primera, el encontrar personas jóvenes con esas características tan bajas: cultura reducida, nula ortografía, naturaleza violenta, razonamiento pobre y lenguaje soez.

Pero lo que bien creo que vale una segunda opinión es la segunda razón. Un joven con esos rasgos es una presa fácil de engaño. Se le puede manipular con pocos problemas, hacerle creer lo que se quiera.

Sin antecedentes de lecturas y sin mente acostumbrada a razonar, esta persona creería todo lo que le diga alguien en una posición de autoridad. Igualmente, esa mente primitiva estará muy dispuesta a destruir antes que pensar en construir. Con mayor comodidad se le convence de estar en contra de algo que de estar a favor de algo.

Esta facilidad de ser manipulado es un activo para el político sagaz y el líder astuto. Pueden estos mover con sencillez a estas personas convenciéndolas de estar haciendo el mayor bien, cuando sólo realizan la voluntad de quien los engaña.

La ingenuidad propia de la juventud es en este grupo capitalizada deslealmente. Todo lo que se necesita es crear eslóganes rítmicos que repitan sin pensar.

No puedo cuantificar el tamaño del grupo que escribe los comentarios a los que me refiero, pero entre los comentarios que leí, me pareció que formaban una quinta o una cuarta parte de ellos en el tema de política.

Por el contexto, casi todos eran de mexicanos. Esto es como un balde de agua fría echado sobre esa idea de que la juventud es la esperanza de un futuro mejor.

Obviamente un grupo de los jóvenes no puede ser considerado como esperanza de un mejor porvenir. Mis ideas están basadas en la noción de que es posible conocer a la gente examinando sus palabras, especialmente las escritas. Las acciones de la gente muestran lo que ella puede hacer, pero sus palabras ilustran lo que ella es.

No es un panorama agradable, pero es mejor conocerlo que permanecer en la ignorancia y seguir repitiendo que la juventud es admirable sin excepción. No lo es, al menos algunos jóvenes no lo son.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Juventud y Desilusión”
  1. Jesus Dijo:

    Este comentario confirma mi teoría, que no es nueva, ya desde preparatoria me había dado cuenta que la inmensa mayoría de mis maestros de secundaria y preparatoria con preparación “izquierdista”, que son una gran mayoría, han torcido la manera de pensar, y el comportamiento de miles de jóvenes que no les gusta disfrutar del resultado del esfuerzo que significa leer. Esta situación se ha magnificado a medida que se abusa del uso de la tecnología, y los resultados saltan a la vista.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras