Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Dama, San Juárez y Johnny
Selección de ContraPeso.info
11 abril 2012
Sección: GOBERNANTES, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Jorge Ramón Pedroza. Agradecemos al autor su amable colaboración. La idea central del escrito es examinar la situación, en el arranque oficial de sus campañas, de los candidatos a la presidencia en México.

El pasado 30 de marzo arrancaron las campañas presidenciales mexicanas en forma oficial. Representan un parteaguas sobre cómo puede evolucionar la democracia en México.

Los tiempos, las formas y la situación le van a dar al spot de televisión un poder mucho mayor al que antes ostentaba, que de por sí era ya bastante.

Por un lado, el corto tiempo de campaña le da mucha fuerza a un spot oportuno a cambiar el rumbo de la elección.

Las limitaciones impuestas por la legislación electoral, a la par de la repartición abundante de tiempo en los medios electrónicos, aún para los partidos con menor participación, convertirán al spot en fiel de la balanza en todo tipo de contiendas, desde la presidencial federal hasta las presidenciales municipales.

Pero aún más importante que todo esto es la situación.

Si examinamos la evolución de las encuestas electorales recientes el más importante cambio es el crecimiento de los votantes indecisos.

Peña Nieto gozaba de una ventaja considerable antes de que se definiera el cuadro final de candidatos. A partir de ese evento, el PRI ha perdido una decena de puntos porcentuales, pero sus contrincantes no necesariamente los han ganado.

Se pudiera decir ahora que un importante porcentaje de votantes que estaban por el candidato del PRI, largamente anunciado, están reconsiderando su voto a la luz del cuadro final de candidatos.

Sin embargo, de alguna manera no se han decidido a permanecer con Enrique, pero tampoco han decidido a cambiar por Josefina o Andrés Manuel.

&&&&&

En una elección hay votos duros, suaves e indecisos.

El voto duro es aquel, que comprometido a nivel partidista, no cambiaría su elección ni a pesar de que su partido postulara al mismo Anticristo. Esos votos no son el objetivo de un buen estratega de campaña, simplemente no hay manera de cambiarlos.

El voto suave es el de aquel votante que tiene una predisposición favorable a un partido pero que cambiaría su voto si el candidato de su partido no le convenciera, o que le fuera muy atractivo algún candidato de otro partido que le fuera en alguna manera afín.

En este contexto, parece que el voto suave del PRI ayudó en el 2006 a fortalecer a López Obrador. Madrazo no convencía a este voto suave y su alternativa nunca pudo haber sido el PAN, por lo que sumaron su fuerza a la izquierda representada por López Obrador.

Finalmente tenemos el voto indeciso, que se perfila en esta elección a ser el fiel de la balanza. El objetivo del PRI es retenerlo, porque tienen la inercia de ganarlo. El objetivo del PAN y el PRD es capturarlo, porque sin este voto simplemente no tienen ninguna oportunidad de ganar.

Estos votantes no se inclinan por partido sino por el candidato, y es aquí donde los spots jugarán un papel crucial en la elección del 2012.

En este contexto es interesante analizar los “cañonazos de salva” que representan los spots iniciales de los tres candidatos viables a la presidencia. Estas acciones iniciales son para medir el alcance de las armas que cada candidato tiene y ver hasta dónde llegan los cañonazos de sus contrincantes.

A pesar de que se le da mucho crédito a la mercadotecnia política, cuya premisa es tratar de “vender a los candidatos” como si fueran marcas de detergente, hay enfoques mucho más ricos para dirigir una campaña, como el de la retórica política.

&&&&&

En este marco, las campañas son ideadas más como obras de teatro, con protagonistas y antagonistas, que se representan delante de la población.

Este es el tipo de historias que mueven a los indecisos, más que los intereses corporativistas, a ellos hay que contarles una buena historia.

En este contexto es muy interesante ver los spots iniciales de los candidatos. Si fueran historias para ser contadas pudiéramos bautizarlas como

  • “La Dama de Hierro”,
  • “San Francisco de Juárez” y
  • “Peña Walker”

• Los spots de la candidata panista pretenden presentarla como “dama de hierro”.

No le han dado nada, ha surgido desde abajo, y ha afrontado adversidades. En la mítica histórica el personaje-candidata es una Juana de Arco, Catalina la Grande, o Isabel Primera de Inglaterra, o incluso más cerca de nuestro tiempo, una Margaret Thatcher.

No se le puede identificar con las líderes actuales en Latinoamérica, primero porque no coinciden en ideología, y segundo porque Dilma le debe su triunfo a Lula, y Cristina a Néstor, siendo un caso aparte Bachelet, también de izquierda.

• Andrés Manuel López Obrador se presenta, por otro lado, como una mezcla entre San Francisco de Asís y Benito Juárez. Un candidato amoroso que busca justicia social.

Parece que la fórmula no ha hecho el eco que en el 2006 tuvo el candidato revolucionario dispuesto a cambiar a México de tajo. Al buscar el cariño de quienes lo repudiaron en aquel entonces parece haber perdido una importante base de los 14 millones de votos que obtuvo.

• Finalmente, y solamente porque el análisis está ordenado por las siglas de sus partidos, tenemos a Enrique Peña Nieto que nos presenta a un candidato caminando por todo México, mudando ropa y talante.

La pregunta que nos queda cuando vemos estos spots es qué personaje representa Peña Nieto ante la población. No nos queda claro, pero parece, que ferviente fiel de la mercadotecnia política, se quiere vender como una marca y no como una historia.

Más preocupa que el spot pudiera ser uno más de la muy exitosa campaña de publicidad a nivel mundial del whisky Johnnie Walker. Quizá le conviniera más asumir el rol del príncipe desheredado, capaz de recuperar la corona para una noble causa.

&&&&&

Ha comenzado una historia de 90 días, el desenlace está por verse.

En el 2000 la trama consistió en un anti-héroe ranchero capaz de doblegar una dinastía. El triunfo del 2006 se basó en el choque de trenes de dos ideologías claramente antagonistas en las que apenas una pudo ganar por un medio punto porcentual.

¿Cuál será la historia del 2012?

 

Nota del Editor

Jorge Ramón Pedroza es Ph.D. en Mercadotecnia y Comunicación por la Universidad de Texas en Austin.  Después de dirigir su propia agencia de publicidad por 20 años, ahora se desempeña como consultor en materias de comunicación y mercadotecnia.  Además cuenta con 30 años de experiencia impartiendo cursos universitarios en 10 países diferentes.

Según datos de Elección 2012 México de enero a marzo, el promedio de encuestas disponibles indica lo siguiente:

• López Obrador se mantiene en tercer lugar, con un nivel de 21% de intención de voto; no registra cambios de las cifras de enero y marzo.

• Peña Nieto se mantiene en primer lugar de intención de voto; en marzo registró 47% y en enero 52%.

• Vázquez Mota se mantiene en segundo lugar de intención de voto; en marzo registró 31% y en enero 26%.

Los únicos movimientos son una pérdida de unos 5 puntos de Peña Nieto y una ganancia de ese monto de Vázquez Mota. López Obrador tiene una desventaja de 26 puntos contra Peña Nieto. Entre Vázquez Mota y Peña Nieto la diferencia es de 16 puntos.

Hay más información sobre el tema en ContraPeso.info: Elecciones México 2012.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras