Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Moral de Crusoe
Eduardo García Gaspar
29 febrero 2012
Sección: ETICA, FALSEDADES
Catalogado en:


La situación fue irresistible. La de una persona que hablaba de la moral, de la necesidad de valores en estos tiempos.

Perfecto, me imagino que todos estarán de acuerdo con eso.

Pero un detalle de lo que dijo llama mucho la atención.

Aseveró que la moral sólo puede ser social, que sólo puede darse en relación con otros.

Hay que explicar esto antes de emitir una segunda opinión.

Sostuvo la mujer que hablaba que la ética y la moral sólo tienen sentido en un contexto social. Ya que es una costumbre arraigada usar el término “social” para todo, éste debe ser aclarado.

Según ella, la moral solamente puede aplicarse en las relaciones que una persona tiene con otras personas.

Para explicarlo mejor, dijo que en el caso extremo de un náufrago en una isla desierta no tiene necesidad de principios morales. Ninguno de sus actos tiene sentido ético en esas condiciones. Vaya, que en pocas palabras, Robinson Crusoe no necesita moral ni ética alguna, todo lo que le interesa es sobrevivir.

Eso dijo y eso explicó. Tentador a más no poder resulta el examinar si eso es cierto o no. Son cosas irresistibles para mí. Quizá para usted también.

La persona tiene un punto bueno. Los mandatos morales son buenas guías para establecer cómo tratar a los demás. Son las cosas obvias que consideran malo el robar, mentir, matar y todo lo demás. No hay mucho que agregar a esto.

Al final de cuentas, es el viejo principio de no hacer a los demás lo que no quieras que te hagan a ti. La llamada regla de oro. No está nada mal, al contrario, es lógico y razonable.

Pero siempre hay un pero. En este caso hay algo que queda oculto y no es fácil de notar. La preocupación central está siempre centrada en los demás y en tratarlos bien.

Perfecto, pero esa regla central dice que no debes tratar a los demás como no quieras que te traten a ti. En este principio hay dos elementos, los otros y uno mismo.

Es decir, se abre la posibilidad de tratarme mal a mí mismo, de hacerme yo, a mi persona, lo que no quisiera que otros me hicieran a mí. Ya no es tan cierto lo que dijo la mujer.

Es correcto tratar bien a los demás, tratarlos como yo quisiera ser tratado, pero la cosa no queda allí. Hay otra posibilidad moral, la de cómo me trato yo a mí mismo.

Véalo en los zapatos de otro, digamos un amigo que usa drogas. Sería muy sencillo concluir que él se trata mal a sí mismo. Por tanto, puede decirse que usando yo drogas también me daño.

Ahora sí ya puedo concluir que lo que ella dijo es falso. La moral no aplica sólo a situaciones de tratos sociales con otros, también aplica en relación con uno mismo.

Robinson Crusoe también tiene necesidad de principios morales en sus actos, en el cómo se trata a sí mismo. Dejemos ahora de lado el caso extremo del náufrago y vayamos a algo más cotidiano.

Me refiero a los llamados crímenes sin víctimas. Esos que se argumenta que no deben ser prohibidos legalmente.

Un ejemplo, el de una prostituta que por decisión propia y voluntaria vende sus servicios. ¿Debe prohibirse legalmente esa conducta? Probablemente no, aunque moralmente sea reprobable. Ella se trata a sí misma de manera indebida.

O el caso del alcohólico que no hace mal a nadie. Vive solo y todas las tardes se emborracha, sin tratar a nadie. ¿Puede decirse que este hombre no tiene necesidad de moral? No lo creo.

Si yo tengo obligaciones morales de tratar bien a otros y, por ejemplo, no hacerles beber en exceso, esa misma obligación la tengo conmigo mismo, aunque no vea a nadie.

Lo que la persona dijo, eso de que la moral y la ética son aplicables sólo a las relaciones sociales con los demás, es basura. De la basura que es común encontrar en el pensamiento moderno superficial que no mide las consecuencias de que dice.

Si usted y yo no tenemos responsabilidades morales con nosotros mismos, eso significaría que somos libres de hacer lo que nos venga en gana sin responsabilidad moral.

Nuestros tiempos de demasiada televisión y escasa razón están llenos de este tipo de creencias insostenibles e incongruentes, que viven sólo por la frecuencia con las que se repiten. Ante ellas, mi carácter es débil. No resisto el ver su fondo y sus consecuencias. A veces me encuentro con ideas muy valiosas.

En otras, como en este caso, me encuentro con ideas que dañan al que las acepta creyéndolas ciertas. Ideas que son basura por ilógicas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras