Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Martillos y Terquedades
Eduardo García Gaspar
10 febrero 2012
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


El argumento es muy usado. Su meta es justificar la aplicación de políticas económicas socialistas.

Lo usa la izquierda en México, notablemente el PRD y su candidato.

Lo que afirman es simple de entender: en México han fallado las políticas neoliberales y eso demuestra que deben aplicarse las políticas socialistas.

Así de sencillo, así de equivocado. Veamos el por qué.

Es un razonamiento que inicia con un supuesto, el de que en el país se han aplicado principios neoliberales, liberales, capitalistas, o como usted les quiera llamar.

El otro supuesto es que estamos en una situación económica no buena al menos, quizá mala. Reuniendo los dos supuestos, se concluye que lo mejor es irse al socialismo.

Si un alumno presentara ese razonamiento en una clase, sería reprobado por las fallas que contiene. Vayamos paso por paso.

El primer supuesto afirma que México es un país liberal, capitalista. La realidad lo niega.

México no ha aplicado políticas liberales, con excepción del libre comercio. Las privatizaciones pueden ser otro ejemplo, pero no totalmente dada la escasa competencia en televisión y telefonía.

En el resto, la economía mexicana sigue estando fuertemente intervenida por el gobierno. Si no me cree, recuerde a Pemex y a la CFE.

Otra evidencia adicional es reciente. Fue reportado que entre 2006 y 2011, el gasto público federal aumento en 30%, algo que no sucedería jamás en un sistema liberal. Al contrario, el gasto tendería a disminuir. El gasto federal en 2011 fue igual al 26% del PIB. Unos años antes, en 2006 era el 22 del PIB.

Si esto es una política neoliberal, las tortugas se suben a los árboles. Un sistema liberal, capitalista, tendría un gasto gubernamental menor y con tendencia a disminuir. Y eso que se trata de un presidente del PAN, supuestamente inclinado al liberalismo.

En fin, el supuesto de que en México se vive un sistema de políticas neoliberales no pasa la prueba. Cuando mucho, es una mezcla en la que predominan políticas intervencionistas.

Pasamos al segundo supuesto, el que dice que en México se tiene una economía de pobre desempeño. Más o menos de acuerdo.

Pero en esos resultados hay influencias muy diversas, de las que no puede culparse a las políticas internas, como la crisis del 2008 y la crisis del estado de bienestar europeo en estos momentos. En cuanto a las variables internas, debe apuntarse la nula implantación de medidas modernizadoras. Me refiero a las reformas estructurales.

Si el razonamiento dijera que no ha habido reformas, que el desempeño económico es pobre y que, en conclusión hay que implantarlas, no se estaría del todo equivocado.

Pero no acaba aquí la cosa. Hay otra falla. Suponga usted que efectivamente ha habido políticas neoliberales completamente y que el desarrollo económico no ha sido bueno. No necesariamente se puede concluir que debe el país ir al socialismo. Puede haber otras opciones, distintas, quizá mejores.

Lo que sucede, me parece, es que hay demasiada cerrazón mental, demasiada terquedad. Cuando alguien tiene como sola herramienta un martillo, por todas partes verá clavos, aunque no existan.

En este caso, el PRD y su candidato tienen al socialismo y por todas partes ven fracasos capitalistas, aunque no los haya. Eso es lo que en realidad sucede.

Vea por ejemplo la situación actual. Los problemas europeos de gobiernos en crisis son reales muestras de lo que sucede con los gobiernos que proponen en general los candidatos.

Una prueba es reciente: el presidente panista actual abrió un programa de becas para un millón de estudiantes, con un fondo de 5 mil millones, intentado darlas a 8 millones de jóvenes.

Eso no lo haría un gobierno liberal, pero sí lo haría un gobierno como el de Grecia, que es el modelo mental que tienen todos los partidos. Esto es fascinante.

En realidad en el país se aplican medidas socialistas, de gran estado benefactor, ellas fallan y llevan a crisis, y sin embargo, los candidatos quieren más políticas socialistas, hasta el presidente actual.

No tiene sentido. Los candidatos parecen estar viviendo su propia realidad virtual, en la que todo se remedia con un gobierno que crece y crece, con un gasto que aumenta y aumenta, lo que es exactamente opuesto a lo que debe hacerse.

Post Scriptum

Si una persona tiene una obsesión, la que sea, por todas partes verá confirmaciones de lo que ella piensa. Modificará sus percepciones para acomodar a la realidad a lo que ella cree y afirma. En este caso la justificación de medidas socialistas es una obsesión tan terca que modifica la realidad:

  • Cree que México es un país liberal y capitalista, cuando no lo es.
  • Cree que el pobre desempeño económico del país es debido a políticas liberales, cuando es producto de crisis externas y sobre todo, falta de modernización interna.
  • Cree que debe implantarse en México un sistema socialista, como el europeo, cuando ese sistema está en crisis clara ahora mismo.

Un mal análisis de la realidad lleva sin remedio a implantar soluciones equivocadas. En este caso, se implantarían más de las mismas políticas que fracasan.

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: México no es Liberal.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras