Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Mejor Explicar que Distribuir
Eduardo García Gaspar
25 julio 2012
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


La encuentro por todos lados. Es una idea insistente y hasta terca.

Se repite una y otra vez, sin poner atención en su significado.

Tampoco en sus consecuencias. Es como una reacción inmediata, obvia y errónea.

De nuevo la escuché hace poco. La persona había leído algún reportaje sobre la pobreza, que daba malas noticias, y se indignó.

Muy comprensible fue su reacción, pero no su solución.

Todo lo que hay que hacer, según ella, es que el gobierno les quite a los que les sobra para darle a los que les falta.

No es la única persona que así piensa. Los círculos gubernamentales están llenos de personas que opinan igual, lo que es comprensible: siendo distribuidores de riqueza, los gobernantes tienen más dinero y poder, lo que para ellos es como llevar a un niño a Disney World.

Pero si vemos las cosas con sosiego, el tema bien vale una segunda opinión.

Seamos radicales y usemos la razón, algo poco común en los tiempos de demasiada televisión. Veamos esto como una investigación de la pobreza.

¿Por qué hay pobres? Hay dos posibles explicaciones extremas.

Una de ellas es la más clara: hay pobres porque otros les han robado sus bienes. El que defrauda todos los ahorros de una persona, llevándola a la miseria, es uno caso de estos.

Se trata de alguien, que por la fuerza o el engaño, le quita a otros sus posesiones. Otro de los ejemplos clásicos de esto es el de impuestos altos.

Esta explicación nos fuerza a aceptar una solución, la devolución de los bienes robados. Es la restitución de las cosas a su legítimo propietario. No es propiamente una redistribución, sino sólo eso, una restitución.

La otra explicación posible no incluye la acción de un tercero, sino las acciones y circunstancias de la persona, del pobre. Un ejemplo: el de quien invierte toda su fortuna en un negocio que fracasa y se queda en la calle.

La clave de esta explicación de la pobreza está en los actos y las circunstancias de las personas.

Quien no tiene estudios, tenderá a ganar menos. Quien tenga escasa salud, también. Quien haga estudios de baja calidad, lo mismo. Igual para el que prefiera la pereza al trabajo o la pasividad a la iniciativa.

Esta explicación nos fuerza a aceptar otro tipo de solución: mejorar formación y formación de la persona para elevar sus ingresos.

Hasta aquí, tenemos dos explicaciones de pobreza, muy distintas, que llevan a soluciones diferentes.

No está mal, pero nos falta algo que es vital, las circunstancias generales del medio ambiente en el que vive el pobre. También aquí podemos tener dos tipos de medio ambiente.

Uno es ése en el que no existe ni ley ni orden. Es el que se presta a robos y abusos sin castigo, ni posibles restituciones. Aquí, la pobreza sería solucionada con lo que llamamos estado de derecho. Las personas y sus propiedades estarían protegidas.

Otro es el de un medio ambiente en el que se impidieran las iniciativas personales. Los esfuerzos de las personas por aumentar sus ingresos están obstaculizados por permisos, trámites, regulaciones, licencias, burocracia. En este caso, la pobreza sería solucionada retirando esos obstáculos. Las personas disfrutarían de los bienes ganados.

Hasta aquí, entonces, tenemos una buena idea para explicar la pobreza y, lo mejor, para resolverla.

Primero, vivir en un sistema de estado de derecho que limite las acciones de abuso y robo, que respete los frutos del esfuerzo.

Segundo, vivir en un sistema que permita libertad de iniciativa, sin obstaculizarla. No está mal.

Pero falta algo. Aún dentro de esas dos condiciones, existirá algún nivel de pobreza. En parte, la causada por decisiones personales erróneas. Y también por factores fortuitos, imposibles de prever.

Pero entonces, el pobre que aún lo es bajo estas circunstancias, puede ser explicado como alguien que no tiene capacidad para generar ingresos, lo que lleva a una solución directa: hacerlo productivo.

En fin, todas estas explicaciones breves y razonables, señalan que el remedio a la pobreza está en un ambiente de seguridad y respeto a los resultados del esfuerzo personal.

Ninguna indicación existe en el sentido de que la pobreza puede resolverse quitando a unos y dando a otros.

Y, si acaso se llegara a hacer eso, mucho me temo que la pobreza no sería resuelta. Empeoraría.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



2 Comentarios en “Mejor Explicar que Distribuir”
  1. Jesus Dijo:

    Siempre será mas cómodo quitarle a los que ganan mas, para repartirlo a los que ganan menos, y cuando esto empieza a ser así, no tarda el día en que ese país, ciudad o familia se desintegre, veamos el caso de USA, y si no al tiempo.

  2. Ever Navarro Dijo:

    La mejor forma de de erradicar la pobreza no es distribuyendo la riqueza sino creándola, las personas viven de acuerdo hasta donde su capacidad se los permite, su herramienta para producir es la mente…. Algunas personas son productivas, otras en cambio no producen y exigen que los que producen les mantengan, prácticamente se vuelven parásitos… El gobierno jamás creará riqueza ya que todo el dinero que puede llegar a tener es el producto de la capacidad, el esfuerzo y lo mente de otros, si ese dinero se lo regala a los no productivos, significa que para regalar algo, a otro se lo tuvo que haber quitado.Cada ser humano es autosustentable y debe vivir de acuerdo a su esfuerzo, de no ser así con el tiempo el que no produce sabrá que no necesita esforzarse para sostener su vida y reclamará como derecho que otro tiene que producir para sustentarle. Eso es castigar y volver esclavo al que produce.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras