Es frecuente escuchar una opinión sobre el narcotráfico —la que sostiene que la derrama económica que ellos hacen es positiva para la sociedad.

Se entiende que la riqueza de los narcotraficantes es lograda por medios reprobables, pero se quiere agregar que con independencia de eso, el dinero que los criminales obtienen logra cosas buenas: ingreso para ellos, demanda de bienes, donativos, ingresos para otros y otras más.

Quiero explorar esa opinión, la que consta de esos dos elementos:

• La riqueza de los traficantes de drogas se logra por medios ilegales e inmorales. Algo negativo.

• La riqueza de ellos tiene efectos positivos en la comunidad —por ejemplo, permitiendo a agricultores pobres elevar sus ingresos cultivando droga, lo que beneficia a comunidades rurales. Algo positivo, similar a un incentivo económico.

&&&&&

Esa opinión, que es frecuente, también es errónea y peligrosa —en realidad, sostengo lo opuesto: toda la conducta de esos criminales, como la de cualquier otro delincuente, es reprobable y los beneficios que puedan verse son falsos.

La opinión que examino justifica el fin sin importar los medios. Legitima es la violación de la ley y el maltrato a los demás, sostiene, si es que así se tiene un beneficio material que luego se convertirá en ingresos para otros.

Con esta mentalidad, se aligerarían las penas a todo acto ilegal —un defraudador podría alegar que lo robado benefició a todos aquellos a los que compró bienes.

Pero sobre todo, esa opinión que analizo corrompe el sentido del respeto a la ley y a la moral, lo que empobrece y desmoraliza. Hace creer al criminal que su conducta es justificable y al ciudadano común le hace creer que después de todo los actos criminales no no tan malos como dicen.

El dinero mal habido, la riqueza sucia, no crea cimientos de progreso, al contrario, los destruye. No produce capital, ni innovación, ni sentido de emprendedor —corrompe la fibra moral, socava los motivos personales, mina los valores, produce desconfianza.

Debilita a toda la sociedad. Hace que el talento se dedique a corromper y a encontrar medios de evadir a la ley.

Si alguien desea ver en el narcotráfico beneficios económicos inmediatos, debe también ver los efectos no materiales que tiene y que son de consideración —destructivos de eso que sostiene a la sociedad, sus valores.

Si es que la riqueza del criminal tiene un beneficio económico, también tiene un costo del mismo tipo —destina recursos a propósitos no productivos, a la corrupción y al robo, financia el crimen que daña materialmente a la gente.

La opinión de que el tráfico de drogas ayuda a la economía con sus derramas económicas es querer ver el asunto con una mira estrecha y miope, que enfatiza lo indefendible y no considera los demás efectos.

Addendum

Creo que las drogas deben despenalizarse y permitir su producción y distribución —pero mientras sigan siendo ilegales, la ley debe aplicarse.

Nota del Editor

Hay más columnas sobre el tema en ContraPeso.info: Combate a Las Drogas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.