La declaración fue reveladora. Dejó ver, otra vez, la mentalidad que afecta al país.

Eso que lo hace caminar más despacio. La causa última de la falta de progreso.

Todo se dejó ver hace un par de días, en una declaración de un personaje público.

Vamos paso a paso. Primero, lo que declaró:

“Vamos a dejar muy claro, desde el principio, que la responsabilidad educativa en este País corresponde al Estado Mexicano… No es un asunto de personas o grupos o de organizaciones sindicales, sino del Estado Mexicano”.

Las palabras son de Juan Ramón de la Fuente, quien fue rector de la UNAM. Ahora es parte del equipo de López Obrador.

Sus palabras necesitan un poco de traducción. Habla de educación y de la responsabilidad de darla y tenerla. Y su tesis es que esa responsabilidad es del gobierno mexicano y de nadie más.

No es una responsabilidad de los ciudadanos, ni de las asociaciones que ellos formen, ni de sindicatos. La educación de los mexicanos, en palabras llanas, debe estar en manos del gobierno del país. Va a ser el gobierno el que se haga cargo de la educación.

Ese gobierno, el de López Obrador, en caso de ser elegido, tomaría a su cargo la educación de los mexicanos como una obligación a la que dice no puede renunciar. Y, por supuesto, se dijo que esa propuesta será la mejor, la más avanzada, la más integral, toda una transformación de la educación.

Creo que eso describe muy bien una manera de pensar que es coherente con la mentalidad del candidato del PRD: el gobierno debe hacerse responsable del bienestar de todos.

Tratemos de poner en perspectiva lo dicho por Juan Ramón de la Fuente. Comencemos por apuntar que hay dos mentalidades en la política.

• Una de ellas sostiene que la responsabilidad educativa es de los padres de familia y que ellos tienen la libertad para educarlos de la manera que crean es la mejor.

Incluso, esos padres de familia pueden asociarse para crear escuelas, o bien otros particulares pueden crearlas y ofrecer sus servicios. Serán los padres de familia los que decidan la escuela en la que sus hijos sean educados.

• La otra es exactamente la opuesta. La responsabilidad de educar a los hijos ya no es de sus padres, sino del gobierno. Los padres ya no pueden asociarse con libertad, dependen de las decisiones de los gobernantes en turno.

Estos mismos son los que deciden los cursos y sus contenidos. Los particulares que quieran participar en la educación tendrán que seguir los mandatos gubernamentales.

En pocas palabras, en un lado se tiene libertad educativa y en el otro sometimiento educativo. No exagero.

Dentro del sistema en el que “la responsabilidad educativa en este País corresponde al Estado Mexicano”, se perdería una de las mayores libertades, la educativa. El gobierno tendría carta blanca para adoctrinar a los futuros ciudadanos en las ideas que más le convengan. La propuesta es realmente grave.

Para de la Fuente, la educación “no es un asunto de personas o grupos o de organizaciones sindicales, sino del Estado Mexicano”. Si no es un asunto de personas, entonces no es un asunto de padres de familia, ni de nadie más que el aparato burocrático.

Esto es más o menos lo que sucede ahora mismo en México. Con el gobierno del PRD, la estrategia sería aplicada aún más.

Comencé diciendo que en esta declaración puede intuirse la causa última del lento desarrollo mexicano. Es lo mismo que sucede en otros países también: los gobiernos se adjudican responsabilidades que en realidad pertenecen a la gente, no a la burocracia.

La burocracia suele ser ineficiente, corrupta, no rinde cuentas y su prioridad es cuidarse a sí misma antes que a otros.

La educación en manos estatales es la que trajo a este país a Jonguitud y a Gordillo. Es la que da educación de pésima calidad y se niega a ser evaluada. La nueva propuesta es más de lo mismo con la esperanza de que ahora sí funcionará. Es de locos.

Lo que bien vale una segunda opinión es revelar los dos puntos centrales.

Las declaraciones de posible futuro secretario de educación deben verse como una violación de libertades y derechos de los ciudadanos.

Y, también, deben verse como la profundización de una estrategia que da malos resultados consistentes.

Es incomprensible que sea propuesto como un avance.

Post Scriptum

En el resto de las propuestas del candidato del PRD existe un alta congruencia con esta declaración de de la Fuente. La mentalidad de López Obrador es la de resolver todos los problemas dle país con una estrategia de dos pinzas:

• Dar la responsabilidad de todo al aparato burocrático.

• Retirar esa responsabilidad del ciudadano.

Las declaraciones fueron tomadas de Grupo Reforma (8 mayo 2012).

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.