Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Otro Día, Otro Rescate
Eduardo García Gaspar
22 noviembre 2012
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


“El presidente municipal de Acapulco, Luis Walton, pidió al gobierno federal el rescate financiero de ese destino turístico, ante una inminente ‘quiebra’ por un déficit y laudos laborales que suman 2,142.8 millones de pesos”. El Financiero, 21 noviembre 2012

La noticia no sorprende en sí misma. Es parte del paisaje noticioso del diario.

Pero hay una parte de ella que causa temores ciertos.

Fue una petición del PRI, el partido que ganó la presidencia mexicana.

Veamos esto en dos secciones. Primero, la petición. Luego, tres consideraciones, siendo la última la más importante.

Fue una noticia del pasado 16 de noviembre. Se reportó que el PRI, sus senadores, solicitó un punto de acuerdo enviado a los diputados para discutir: pedir al actual presidente “la creación urgente de un fondo contingente para rescatar a los estados y municipios agobiados por las deudas”.

Sí, un rescate financiero.

Los siete senadores que firmaron la petición dicen que “no pretenden victimizar ni liberar de culpa a los gobiernos locales e incluso reconocen que las quiebras y endeudamientos son resultado de las malas administraciones, el mal uso de recursos y la corrupción”.

A lo que se ha añadido que sorprende que no pidan que se investigue a los que llevaron a esos gobiernos al tal situación.

En resumen, todo es un rescate financiero pedido para remediar la situación de gobiernos estatales. La Federación será la fuente de los fondos.

Como antecedente, “Calderón informó al Senado el 6 de noviembre que en los últimos 12 años, la deuda de los estados y municipios ha crecido 345.7% al pasar de 90 mil 731 millones a 404 mil 409 millones de pesos”.

Por supuesto, la situación es grave. México tiene gobiernos al punto de la quiebra económica, como consecuencia de administraciones malas. Hicieron lo que aman hacer los gobernantes, gastar por encima de sus posibilidades.

La primera consideración es la obvia: poner atención en el problema, algo que no se ha hecho si se mide por la atención dada en los medios.

Hay otra consideración que ya mencioné. Esta situación de quiebra, o casi quiebra, es normal. Es la consecuencia inevitable de la pasión del gobernante: gastar más y mal, por encima de posibilidades y sin cuidado.

Esta es la gran diferencia entre el gasto privado y el público. El privado tiende a ser más cuidadoso y prudente.

Pero la que bien vale una segunda opinión es la tercera consideración. La referente a lo que se conoce como riesgo moral.

En este caso, si quienes han sido responsables de la mala administración no sufren las consecuencias de sus acciones, las conductas que a eso llevaron serán estimuladas. Habrá más casos futuros de malas administraciones de gobierno.

Visto de otra manera. Si un cierto gobernador, el que quiera usted, no sufre efectos en lo personal por causa de sus malas decisiones, esas malas decisiones serán estimuladas en otras ocasiones. Otros gobernadores harán lo mismo sabiendo que a pesar de llevar a sus estados a situaciones de crisis, ellos no sufrirán castigo alguno. Las peticiones de rescates se repetirán en el futuro.

Exagero para ser claro: si al gobernador de un estado se le mete en una jaula con leones hambrientos por haber endeudado al punto de la quiebra a su administración, tenga la seguridad de que otros gobernadores se cuidarán mucho de hacer lo mismo.

No pido tal castigo, aunque tenga tantos beneficios, pero sí ilustra lo que quiero decir.

Cada rescate que la Federación haga a gobiernos estatales y municipales, sin que haya castigo a los culpables, se convertirá en un incentivo a otros para hacer lo mismo. Esto es lo que está mal en la petición del PRI.

Un error como pocos pueden cometerse en política. ¿Por qué cometen un error de tal tamaño? No lo sé realmente, pero puede haber al menos dos explicaciones.

Una, falta de prudencia y sentido común. Sabemos que el poder tiene consecuencias negativas en la mente de las personas. Les limita su poder para pensar y razonar. Es una posibilidad real que esos senadores de PRI hayan hecho su petición bajo condiciones mentales afectadas.

Otra, lealtades mal entendidas. Sabemos que en la política existen alianzas poderosas dentro de los partidos. Alianzas que llevan a ignorar los delitos, fallas y errores de los compañeros de partido. Más aún, llevan a hacerles favores, como el sacarlos de un problema de mala administración por medio de un rescate que paga el resto de la nación.

Al final, nada que no haya sido posible anticipar. Es parte de la naturaleza del gobernante. Para él, gastar es un afrodisiaco, una droga.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras