naturaleza humana

Definición de identidad personal. Una noción propia de las visiones que respetan la individualidad humana. Sus cuatro elementos y riesgos de mal uso.

.

Definición de identidad personal

Ella puede ser comprendida como:

Una noción multivariable, que reúne en un todo identificable y diferente a los múltiples rasgos de una persona específica e individual, definiéndola como un ser único, dinámico, social e irrepetible, que se asocia con otros.

Cuatro elementos de la identidad personal

La anterior definición tiene cuatro elementos centrales. Se examinan en lo que sigue.

1. Una persona específica e individual

La identidad personal es una noción que coloca su atención en la persona individual. Considera a cada una de ellas por separado, como un ser diferente y distinto. Como alguien con una identidad única que es irrepetible.

El elemento más simple de la individualidad es el nombre de la persona, junto con datos personales como nacionalidad, religión, edad, estudios, trabajo y muchos más.

Todos ellos, en su conjunto, forman un perfil individual o personalidad muy específica. A la que se añaden cualidades físicas como estatura, fortaleza, salud, capacidades y debilidades.

Pero lo más notable es la persona con la capacidad de decir «yo» y como consecuencia poder relacionarse con otros «tús». Entendiéndose todos como seres diferentes que pueden actuar de diversas maneras y sustancialmente diferentes a otros animales.

Es exactamente lo opuesto a la base colectiva que niega a la identidad personal. A la que entiende solo como una parte de un grupo que define a todos los allí incluidos y que se llama colectivismo.

2. Multivariable, facetas múltiples

La identidad personal es una noción multivariable, es decir, está formada por una diversidad de aspectos, facetas y atributos. Todos ellos forman una combinación imposible de repetir jamás y definen a la persona en su totalidad.

No existe un rasgo único de personalidad, ni siquiera unos cuantos. Esos rasgos son innumerables.

Una larga lista de rasgos anteriores y que también incluyen atributos de personalidad, gustos, agrados, actitudes, opiniones, hábitos, aptitudes, especialidades, conocimientos, inclinaciones, vicios, virtudes y otros muchos más.

3. Dinámica y cambiante

Es una noción dinámica, es decir, se modifica y altera en el tiempo. Pero aún así siempre permanece unida en su esencia a la persona única e individual.

Un ejemplo claro de esto es el atributo que define a la identidad personal en un momento dado, como el ser un estudiante. Tiempo después, ese elemento desaparecerá como tal y otros emergerán, como el ser profesionista.

A pesar del cambio, la identidad permanece en la persona, como cuando ella cambia de opinión en algún tema, pero sigue siendo la misma en una trayectoria de vida.

Este rasgo de dinamismo cambiante es muy notable, ya que al mismo tiempo que admite cambios, incluso sustanciales, conserva una misma identidad a través del tiempo, desde la concepción hasta la muerte (y para muchos, incluso después)

4. Asociación con otros

La diversidad de atributos, aspectos y rasgos de la identidad personal tienen una consecuencia llamativa. Al mismo tiempo que la persona es única y diferente es capaz de relacionarse con otros con identidad personal separada.

Cada uno de esos rasgos puede ser el origen de un sentido de relación con otras personas con las que se comparte ese mismo rasgo.

Un ejemplo de esto es la afición por el deporte, lo que puede llevar a la persona a sentirse parte del resto que también tienen esa afición. Un caso muy ilustrativo es el de los fans de equipos de futbol.


Identidad personal: sus peligros

De la enorme cantidad de rasgos que forman cada identidad personal, algunos han recibido más atención que otros.

Grupos totalizadores

Es frecuente que se pierda la dimensión multivariable y con ello la riqueza de las múltiples facetas de la identidad personal. Un peligro de unidimensionalidad simplista o reduccionismo.

Por ejemplo, es frecuente que la raza o la nacionalidad reciban gran atención. Eso ha dado pie a la formación de grupos de personas unidimensionales: orientales, blancos, negros, franceses, rusos, argentinos. Y origina distorsiones en asuntos de discriminación.

Igualmente se usan otros atributos, como sexo, edad, religión, para formar grupos de personas con ese solo rasgo en común. Es la unidimensionalidad pobre que se sufre al hablar solo de mujeres, hombres, cristianos, musulmanes, judíos y demás, sin considerar otras facetas.

No es indebido poner atención en uno de esos rasgos y con él formar grupos de personas, aunque teniendo cuidado no olvidar que el rasgo usado es uno de los muchos que forman la identidad personal y el único.

Esto sucede con frecuencia cuando se hacen generalizaciones usando como base unidimensional a obreros, clase media, campesinos, empresarios.

Cada uno de esos grupos está formado por identidades personales extraordinariamente diversas y no reconocerlo puede conducir al clasismo.

Es una imposibilidad real creer identificar a una persona usando sólo uno de los elementos de su personalidad, como el ser mujer, o ser español, o ser obrero, y sobre esa única base pensar que se le conoce bien.

También es necesario reconocer que usar algún rasgo de la identidad personal siempre crea dos grupos, el de personas que poseen ese rasgo y el de personas que no lo tienen —lo que puede crear sentimientos de animosidad y odios entre grupos, algo que debe evitarse.


La identidad personal en resumen

La identidad personal es una noción positiva porque crea un sentido de individualidad digna y valiosa, pero mal empleada tiene riesgos de importancia.

Puede, por ejemplo, dar origen a conflictos raciales indeseables, de un grupo contra otro, Lo mismo que puede suceder cuando se forman grupos con una identidad religiosa o moral y que conduce a guerras culturales.

Mal empleados, los grupos basados en un solo rasgo de la identidad personal dan origen a estereotipos nacionales y generalizaciones precipitadas. Por ejemplo, cuando los argentinos o los mexicanos o los estadounidenses se ven como todos iguales entre sí.

El mal uso de grupos formados con un rasgo solamente de la identidad personal llega a extremos peligrosos en teorías que usan ese único rasgo para explicar a las sociedades. Como quien explica a la historia como producto de lucha entre clases, o de diferencias religiosas.

Incluso, en regímenes políticos populistas, la formación de grupos de un único rasgo es de ayuda al gobernante para mantenerse en el poder con engaños —lo que es una práctica común del populismo que crea víctimas y villanos en la sociedad.

En cambio, los grupos formados por uno sólo de esos rasgos, son univariables, y pierden la riqueza individual personal. Son una simplificación demasiado extrema que debe usarse con cuidado.

Finalmente, regresando a la primera faceta, que es la esencial, la identidad de la persona está en su capacidad de decir «yo» y como consecuencia poder relacionarse con otros «tú». Lo que implica que existe una conciencia propia de separación de identidades con las que puede haber interrelación mutua y que es única de los humanos.

Eso lo que hace que la persona sea entendida como un sujeto, no nada más como un objeto.

Por ejemplo, la Biología puede estudiar a la persona, considerando que ella es un objeto capaz de ser explicado en términos biológicos, pero no puede alcanzar su entendimiento como un sujeto con identidad personal única que se percibe a sí mismo como distinto a otros.



Y algo más…

Debe verse:

¿Qué es política de identidad? Definición y efectos

Otras ideas relacionadas:



[Actualización última: 2020-08]

.

Notas extras acerca de la identidad personal

En otras partes existen definiciones, como estas:

«La identidad personal es la percepción individual que una persona tiene sobre sí misma; es la conciencia del existir. Son una serie de datos que se adquieren a lo largo de la vida, capaces de moldear el patrón de conducta y la personalidad. Su desarrollo comienza cuando el niño, ya consciente tanto de la presencia de otros como la suya en el mundo, paso a paso procesa el papel que representa para la sociedad». conceptodefinición.de

«La identidad personal está constituida por el conjunto de características propias de una persona que le permite reconocerse como un individuo diferente a los demás. La identidad personal también se refiere al concepto que cada individuo tiene de sí mismo; se construye en función de lo que cada persona percibe, sabe y tiene conciencia de que es, y la distingue del resto». significados.com

No son malas definiciones, pero ellas pierden la riqueza total del significado del concepto.