Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Repictomanía, Saloyos
ContraPedia ContraPedia
27 marzo 2012
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


Repictomanía

Repictomanía es un término que designa a la costumbre de realizar dibujos de la más extraña naturaleza durante las reuniones de negocios o de similar tipo, en las que la persona es forzada a permanecer sentada escuchando lo que otra está diciendo y lo que generalmente es profundamente aburrido y fastidioso.

Es natural que la repictomanía haya sido considerada como una actividad de mayor reto intelectual que la relletra, según se ha demostrado sin duda alguna por los estudios del Centro de Negocios de Angmagssalik, Groenlandia, cuyos miembros obtuvieron el primer y tercer lugar de la Bienal de Arte Pictórico del lago de Cadibarrawirracanna en Australia.

El caso más extremo de repictomanía fue registrado por la Unión de Empresarios con Función Social de Huehuetlán el Chico, Estado de México, cuando uno de los asistentes acudió a una conferencia levando consigo un equipo completo de pintura al óleo.

Se trató de una conferencia sobre el tema de la construcción de empresas geotérmicas en Huacareta, Bolivia y su relación con los esquemas globales de monetarismo, presentada por eminentes catedráticos del Centre of Economic Studies de Kankan, Guinea.

Por otro lado, en la ciudad de Nueva York existe una galería especializada en arte de la repictomanía, misma que tiene una empresa subsidiaria de limpieza de oficinas en la localidad.

De esta manera, los encargados de la limpieza tienen la responsabilidad de recolectar todos los papeles abandonados en las salas de reuniones, para llevarlos a la mencionada galería, en la que mes a mes son exhibidos esos papeles.

No debe ser un mal negocio, pues se sabe de varias empresas que han adquirido algunas de esas piezas del arte espontáneo en precios elevadísimos, especialmente una de ellas, por la que se pagaron varios millones de dólares y que era un dibujo de un perico con sombrero flamenco, sobre un papel gris de un reporte financiero con la palabra “confidencial”.

 

Saloyos

Dentro de los temas culinarios y de mesa, se da el nombre de saloyos a las perforaciones que tienen los saleros y los pimenteros, mismos que cumplen una doble función, pues al mismo tiempo que permiten salir al material de su interior, cumplen la misión de identificar el material que contienen.

Por ejemplo, muchos pimenteros sólo tienen una perforación, o bien sus perforaciones forman una P, mientras que los saleros tienen diseños mucho más libres y espontáneos.

Desde luego, esta labor de identificación del material se torna una cuestión de insuperable importancia en los casos de saleros y pimenteros opacos que no permiten ver su interior, como los de plata y otros metales que quieren parecer la plata.

Los saloyos, como casi todo, ha sido sujeto de regulación estatal. Lo que se ha pretendido es aplicar el principio físico del Dr. Wilhem Pfaffworburg, que señala que la cantidad de sal que sale de un salero es proporcional al tamaño de la perforación usada.

Por tanto, los gobiernos queriendo que se consumiera menos sal, redujeron por ley el número y tamaño de los saloyos en lo que gastaron varios millones sin resultado aparente.

ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras