Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Sesgos Noticiosos y Elecciones
Eduardo García Gaspar
28 mayo 2012
Sección: MEDIOS DE COMUNICACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es un reclamo fascinante. Tiene su lógica. Su idealismo y razón.

Pero también resulta demasiado soñador y utópico, muy alejado de la realidad inevitable.

Me refiero a lo reportado sobre protestas y marchas que están “en contra de lo que consideran una ‘cobertura sesgada’ de parte de algunos medios de comunicación del proceso electoral presidencial”.

¡Bienvenidos a la realidad! Así es nuestro mundo y no puede cambiarse.

Siempre y sin remedio, mucho de las noticias tiene sesgos en todas partes del mundo. Los más notables casos son seguramente los de Cuba y Venezuela, pero también en Argentina se tienen.

Lo que importa no es tanto el sesgo en sí mismo como su origen.

Usted puede tener un sesgo noticioso por simpatía ideológica del medio con alguna doctrina. El caso del New York Times es muy citado, con su simpatía hacia los demócratas y puntos de vista progresistas. Otros medios son más conservadores, como FoxNews.

Así es el mundo y no puede evitarse.

Pero hay una solución. Las personas tienen a su disponibilidad muchos otros medios. Ignorarán algunos, se expondrán a otros. Y en esa variedad satisfarán su necesidad de información.

Más aún, satisfarán sus simpatías también, inclinándose por medios con cuyas ideas estén de acuerdo. Un amigo siempre cita a La Jornada para los de izquierda.

En pocas palabras, no es realista esperar de un medio una cobertura de noticias que todos consideren aceptable y objetiva. Alguien de izquierda verá con recelo al Wall Street Journal, mientras que un liberal lo verá con respeto.

Es un choque de mentalidades, generalmente, lo que produce las impresiones de sesgos en las noticias. Normal y cuestión de todos los días.

Sin embargo, hay otro tipo de sesgo que puede tenerse en las noticias. Uno que ya no es producido por preferencias ideológicas del medio y sus reporteros. Este tipo de sesgo es lo que llamamos censura y consiste en una amenaza abierta o encubierta en contra del medio.

Típicamente la realiza el gobierno intentando evitar noticias negativas a su desempeño (Venezuela, Ecuador y Cuba vienen a cuento).

Este tipo de censura gubernamental se aplica a todos los medios y así es fácilmente reconocida, como, por ejemplo, China y su control sobre Internet, además del resto de los medios.

Esto me lleva a la protesta en México, que es “contra algunos medios de comunicación” a los que se acusa de tener coberturas electorales sesgadas.

No es nuevo en México. Recuerde usted la famosa idea de que el noticiero 24 Horas mentía. Y sin duda lo hacía.

Igual que la queja que ahora parece tenerse: Televisa en específico tiene una cobertura sesgada que favorece a uno de los candidatos. Si usted cree que es cierto, verá sus noticias con sospecha o dejará de verlas.

No es un caso aislado. En EEUU las principales cadenas son notablemente progresistas y favorecen a los Demócratas. Así es el mundo.

Lo que creo que bien vale una segunda opinión es una idea doble. Protestar contra coberturas sesgadas es inútil. Siempre las habrá, en Televisa, en La Jornada, o en Pravda y Granma.

Pero una protesta que sí es productiva es la de la multiplicación de los medios. Cuantos más haya, mejor. De entre todos ellos, las personas seleccionarán los que consideren mejores y serán ellos casi siempre los que tengan el mismo sesgo ideológico que la persona.

Es decir, el problema no es tanto el de coberturas sesgadas en las noticias, como el no tener diversidad de medios en televisión. Los reclamos están dirigidos a la televisión mexicana, con dos cadenas solamente de televisión abierta.

No hay reclamos de sesgos en periódicos, ni en radio, sin en revistas, ni Internet. Esto apunta hacia la solución que sí conviene, la de tener más opciones de televisión.

Cuando, hace tiempo, TVAzteca ofreció un programa noticioso nocturno, nuevo y fresco, se redujo la audiencia de Televisa. Gracias a la competencia, las televisoras mejoraron la calidad de sus noticias. Televisa reaccionó cambiando su programa. Esta es la clave de la solución.

Es decir, pedir a “algunos medios” coberturas no sesgadas es un objetivo sin sentido. Nunca se sabrá qué es eso de no sesgadas. Pero si se reclama la existencia de más medios, especialmente cadenas de televisión, la solución comenzará a darse por sí misma.

Post Scriptum

Una persona explicó la protesta contra “algunos medios” refiréndose a la televisión mexicana en general: los partidos y uno de ellos en particular, sesga su información en favor de un candidato, lo que da a éste una ventaja en su campaña. El sesgo intencional del medio es producido por, dijo, dinero abundante y promesas de tratos preferenciales futuros.

Puede ser. Sin embargo, mi punto se mantiene. Pedir que los medios no tengan sesgos es igual a pedir que las personas no los tengan, una meta imposible. La solución está en la multiplicación de los medios.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras