Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Socialismo e Inmovilidad Económica
Selección de ContraPeso.info
20 agosto 2012
Sección: Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en: , , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Samuel Gregg. Agradecemos al Acton Institute el amable permiso de publicación.

La idea central del escrito es retar a los socialistas en el tema de la inmovilidad económica, que es el título original de la columna Challenging Liberals on Economic Immobility.

Recuérdese que “liberals” en los EEUU es la posición opuesta a la de los “liberales” fuera de ese país. “Liberals” ha sido traducido como “socialistas”, es decir, personas de izquierda.

Cuando se trata de aplicar a la economía las ideas de liberté, égalité, fraternité, los socialistas modernos siempre han tenido una fuerte fijación en el segundo miembro de esta trinidad, la igualdad.

Ella es una preocupación central de la biblia del socialismo americano moderno: el libro de John Rawls A Theory of Justice (1971). En él, un hiper-secularizado amor por al prójimo ha sido convertido en una preocupación por la igualdad en el sentido de similitud general.

Del mismo modo, la libertad económica es restringida con fuerza cada vez que existe una posibilidad factible de que su ejercicio produzca disparidades significativas de riqueza.

Así que, si bien es tentador atribuir a la administración de Obama un más o menos obvio uso de la envidia de clases en el actual ciclo electoral como resultado de los cálculos inmediatos sobre la forma de derrotar a Mitt Romney, uno no debe olvidar lo central que es para la identidad de la izquierda la interminable búsqueda de una cada vez mayor igualdad económica.

En realidad, sin ella, la izquierda moderna tiene poco en su orden del día que no sea la promoción de estilos de vida libertarios y otros fines socialmente destructivos.

En el Washington Post, sin embargo, E. J. Dionne, señaló recientemente en un artículo del 15 de julio titulado “Un reto para los conservadores” que algunos conservadores están preocupados por una aparente disminución en la movilidad económica ascendente en Estados Unidos.

Continuó, sin embargo, argumentando que países como Suecia y Alemania, que tienen más inclinaciones económicas social-demócratas parecen gozar de una mayor movilidad económica que los EEUU. Y a nadie sorprenderá saber que, en su mayor parte, Dionne ve a la mayor intervención económica del gobierno como la manera de facilitar una mayor movilidad económica en su país.

Dejando de lado el hecho de que muchos de los países citados por Dionne —entre ellos Suecia y Alemania— en realidad aplicaron liberalizaciones económicas significativas (incluyendo reducciones de impuestos y reformas del mercado de trabajo) durante la década del 2000 (una de las razones por las cuales no se encuentran entre los casos sin remedio del Club Med de Europa), la disminución de la movilidad económica, obviamente, debe preocupar a los estadounidenses que no son de izquierda.

Parte del anunciado sueño americano es que cualquiera puede lograr una considerable movilidad económica ascendente con iniciativa y trabajo duro. Si ese ideal deja de tener tracción en la realidad, entonces no sólo se abre la puerta a aquellos que ven una mayor intervención del gobierno como la solución al problema; el mismo reclamo de la singularidad de Estados Unidos se pone en tela de juicio.

El significado y la naturaleza de la movilidad económica es el tema de bosques enteros de libros eruditos y no tanto, y de artículos. Pero hay algunas cosas que he encontrado que los socialistas son reacios a considerar en cualquier discusión seria sobre este tema, entre las que no son insignificantes las causas de la inmovilidad económica en Estados Unidos.

En la izquierda, su hipótesis de trabajo tiende a pensar que los avances económicos de una persona se dan a expensas de la inmovilidad económica del resto. Pero, ¿es eso cierto?

¿La larga marcha de Steve Jobs hacia la riqueza, por ejemplo, hizo que millones de personas se mantuvieran económicamente estáticas? ¿O ayudó a facilitar una revolución tecnológica que ayudó a millones de personas directa e indirectamente a crecer económicamente mucho más allá de sus situaciones iniciales de partida, por no hablar de mejorar las condiciones de vida de miles de millones en todo el mundo?

De hecho, desde hace mucho tiempo los socialistas deberían haber considerado cómo todo tipo de programas e intervenciones del gobierno, en nombre de una mayor igualdad económica, en realidad contribuyen a la inmovilidad económica.

Piense en las miles de maneras en las que el Estado de Bienestar ha ayudado a producir familias severamente disfuncionales en las que tres generaciones han subsistido con ayudas gubernamentales y por lo tanto han permanecido aparentemente inmóviles.

Para ser justos, Dionne hace notar que algunos socialistas han reconocido las formas en las que la desintegración familiar ayuda a reducir la capacidad de la gente para superarse económicamente. Son muchos menos los socialistas que, sin embargo, reconocen el papel desempeñado por los programas de asistencia en ese proceso.

Están también las barreras creadas por el Estado regulador a las personas que quieren subir económicamente siendo emprendedores y la creando bienes y servicios que otras personas valoren. Como la Fundación Heritage señaló en marzo de este año:

“Durante los tres primeros años de la administración de Obama, 106 nuevas grandes regulaciones federales han añadido más de $46 mil millones por año en costos para los estadounidenses. Esto es casi cuatro veces el número —y más de cinco veces el costo de las principales regulaciones emitidas por George W. Bush durante sus primeros tres años. Otros cientos de reglamentos reptan por el proceso de su creación como consecuencia de la reglamentación de la ley financiera Dodd-Frank, de la Ley de Protección del Paciente y Cuidado Asequible de Salud y la cruzada del calentamiento global de la Agencia de Protección Ambiental, que amenazan con debilitar aún más una economía anémica y a la creación de empleo”.

El informe añade que los afectados por estos acontecimientos no son sólo las pequeñas empresas y empresarios (es decir, los generadores principales de la movilidad económica). También afecta a aquellas personas cuyas posibilidades de trabajo se ven disminuidas por la falta de creación de empleo, así como los consumidores que se enfrentan a precios más altos y a una elección más reducida de productos.

A esto, podría añadirse que las mismas estructuras crean incentivos perversos para los ya ricos para acercarse aún más al gobierno con el fin de usar el poder político y bloquear el avance de sus menos influyentes y más arriesgados competidores, o incluso destruirlos.

Obviamente es un problema la inmovilidad económica extendida en una sociedad que pretende valorar la libertad económica y sus oportunidades.

Pero si los socialistas están muy preocupados por esto (en lugar de verlo como un motivo más para presentar el gobierno —y a ellos mismos— como la solución de casi todos los males sociales), podrían preguntarse sí mismos si sus supuestos y políticas están entre las principales causas.

Dudo que eso suceda

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Socialismo e Inmovilidad Económica”
  1. Corina Dijo:

    Que buena informacion sobre la Administracion, Obama, me gustria que llegara a manos de los Hispanos de Estados Unidos que siguen viendo en Obama el Mesias, que les va a resolver todos los problemas siendo lo contrario, que vivir del Sistema de ayudas del Gobierno es aterrador pues estar en manos de los Burocratas que lo manejan es humillante, pero tal parece que esto no asusta a la mayoria Hispana , que siguen oyendo los noticieros en español que han llevado a los Hispanos a estar totalmente mal informados y los ha llevado a querer vivir del Sistema eternamente, pues se les ha hecho creer que todo mercen gratis, tal y como les han hecho creer a los Jovens en Chile , a los Indignados de Nuew York, y demas que protestan por la desigualdad .
    En fien que es un panoramos de terror el que le espera a Estados Unidos, si Obama es reelecto.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras