Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Socialismo y Moral
Leonardo Girondella Mora
12 noviembre 2012
Sección: ETICA, Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en: ,


Es un fenómeno frecuente el comparar al socialismo con el capitalismo en la dimensión altruismo-egoísmo. Al socialismo se le asocia con el altruismo y al capitalismo con el egoísmo.

Un ejemplo de esta manera de pensar es un comentario a una de las columnas publicadas en esta página —afirma el comentario:

En el sistema capitalista quien tiene el dinero tiene el poder y la libertad está entendida como libertad individualista, permitiendo que ésta pase por encima de otras personas o de la propia naturaleza. La libertad colectiva no se contempla, por ello el capitalismo es un sistema que favorece el egoísmo.

Otro comentario a la misma columna sostiene otra idea similar:

… los líderes del sistema [capitalista] como tal destacan por su egoísmo para sí mismos y para los de su clase. En cambio las personas al mando en un sistema socialista buscan el bien de la sociedad.

Las dos citas muestran con claridad el fenómeno al que me refiero y que consta de dos elementos:

• Al capitalismo se adjunta con frecuencia el adjetivo egoísta y sus similares: individualista, codicioso, y otros más.

• Al socialismo se adjunta el adjetivo opuesto, altruista y sus similares: bienestar social, bien colectivo, preocupación social.

La consecuencia de ese fenómeno es la natural —se concluye que el socialismo es moralmente superior. En lo que sigue examino la solidez de esa argumentación.

&&&&&

• Capitalismo y socialismo son dos sistemas económicos y nada más que eso —pero altruismo y egoísmo son dos rasgos humanos que se tienen con independencia del sistema económico que se tenga.

Se puede tener egoísmo y altruismo en cualquiera de los dos sistemas y con la misma intensidad —el socialismo no anula al egoísmo, ni el capitalismo cancela al altruismo.

• Uno de los comentarios anteriores dice que “quien tiene el dinero tiene el poder”. Es cierto, quien es propietario de recursos tiene poder. En un sistema capitalista ese poder se encuentra fragmentado en diferentes personas y en un sistema socialista ese poder se encuentra concentrado en el gobierno.

Es decir, el socialismo es un sistema que concentra dinero, es decir, poder en los gobiernos. Dentro de un sistema capitalista ese poder se encuentra fragmentado entre mayor número de personas —por lo que si se quiere evitar concentración de poder es mejor el capitalismo (la conclusión opuesta a la creída).

• El otro comentario afirma que, “… las personas al mando en un sistema socialista buscan el bien de la sociedad” —por inferencia, las personas al mando en un sistema capitalismo no buscan el bien de la sociedad.

Nada existe que garantice que los gobernantes bajo un sistema socialista sean mejores que bajo un gobierno capitalista —la suposición es gratuita e imposible de sostener. Los gobernantes, bajo cualquier sistema, son seres humanos con virtudes y vicios.

Es posible elegir gobernantes malos en un sistema socialista y también en un sistema capitalista —nada existe en esos sistemas que garantice que elegirá gobernantes con más inclinación a buscar el bien de la sociedad.

• También se afirma en un comentario que en un sistema capitalista la “libertad está entendida como libertad individualista, permitiendo que ésta pase por encima de otras personas o de la propia naturaleza”. Esta afirmación tiene dos partes.

Primero, es cierto que el capitalismo fomenta la libertad y la defiende —este es su base central. Y, sí, la comprende de manera personal, individual. Para el capitalismo, cada persona es su consideración mayor.

Segunda, es al menos debatible que esa libertad en el capitalismo sea tal que sea legítimo y permitido el que se dañe a otros —si el capitalismo defiende a la libertad personal, la defiende para todos, sería incongruente que la defendiera sectorialmente.

• Se hace otra afirmación: “La libertad colectiva no se contempla [en el capitalismo], por ello el capitalismo es un sistema que favorece el egoísmo”. Esta crítica sostiene que el capitalismo es un incentivo al egoísmo y que, por oposición, el socialismo es un incentivo al altruismo.

Insisto, bajo los dos sistemas se tienen posibilidades de egoísmo y de altruismo —pero esta crítica va más allá: dice que el capitalismo crea incentivos para que la gente sea torne más egoísta. ¿Cierto? No hay prueba que lo sostenga.

Dentro del capitalismo, los ingresos personales dependen de atraer clientes que son libres de ir con otros proveedores —su egoísmo está frenado por el cuidar a sus clientes. Dentro del socialismo no existe ese incentivo que limita al egoísmo y, peor aún, el poder concentrado en el gobierno no tiene los frenos que posee el capitalismo.

&&&&&

Creo haber mostrado que el asociar al socialismo con el altruismo y al capitalismo con el egoísmo es una idea débil y sin fundamentos —incluso, de cierta manera indirecta podría hablarse de exactamente lo opuesto.

Finalmente apunto que a pesar de todo razonamiento y evidencia, el clisé permanecerá arraigado en algunas mentes —seguirán ellas pensando que el socialismo es moralmente superior porque es altruista y más humano. Un clisé como pocos en la política.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras