Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Trabajar: Fin Sobrenatural
Selección de ContraPeso.info
15 mayo 2012
Sección: NEGOCIOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


ContraPeso.info presenta una idea de Kishore Jayabalan. Agradecemos al Acton Institute el amable permiso de publicación. La idea central del escrito es resaltar la dignidad sobrenatural del trabajo.

Con escasas fanfarrias, la oficina del Vaticano encargada de las cuestiones sociales y económicas ha publicado una declaración pro-empresarial que seguramente será anatema para las facciones de Occupy Wall Street/Michael Moore dentro de la Iglesia y de la sociedad.

Para el resto de nosotros, esto debe ser una buena noticia porque nos ayuda a comprender a la causa del crecimiento, que son los negocios, dentro de su contexto propiamente moral y, en verdad, religioso.

Habiendo crecido en Flint, estudié allí en escuelas católicas, y me acostumbré a escuchar todo sobre la preocupación de la Iglesia por los pobres y las clases trabajadoras.

Eventualmente me volví católico y trabajé en el Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz en Roma, la misma oficina que publicó, el 30 de marzo, La Vocación del Líder de Negocios (PDF).

El documento fue el resultado de una amplia colaboración entre empresarios, académicos católicos y funcionarios del Vaticano, y eso se nota en el reporte final.

La Vocación del Líder de Negocios toma a la creación de riqueza como un esfuerzo serio, un llamado que el mismo Dios hace a muchos de nosotros con el fin de servirle a Él y a nuestros semejantes.

Puede ser más fácil de describir el contenido de la declaración del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz diciendo lo que es explícitamente no es.

No es una declaración de política sobre los méritos de regulaciones financieras, como la Sarbanes-Oxley o el Tobin-Tax. No es un llamado a la acción para tomar por asalto las barricadas y “expropiar a los expropiadores”, la vieja expresión marxista para el derrocamiento de los capitalistas.

Y no es una declaración que intenta desalentar a los fieles cristianos de participar en la compra y venta de bienes y servicios, como si se tratara de una manera sucia, de mala reputación, pero necesaria a veces, de ganarse la vida.

No es tampoco exactamente un manual práctico para los ejecutivos y directivos ocupados que se esfuerzan por vivir su fe en el lugar de trabajo. Sin embargo, la Vocación del Líder de Negocios quiere movernos e inspirarnos a “ver, juzgar y actuar” con sabiduría y prudencia.

Debemos recordar que Jesús mismo advirtió que los “hijos de las tinieblas” son más astutos que los “hijos de la luz”, es decir, que aquellos que tienen una visión completamente mundana parecen ser mejores al hacer las cosas que los más espirituales entre nosotros.

Por supuesto, Jesús estaba en lo correcto; también les dijo a sus discípulos ser “tan astutos como serpientes e inocentes como palomas”.

Al llamar al trabajo una “vocación”, la Iglesia da sentido sobrenatural a nuestro trabajo diario, uno que todas las personas pueden adoptar, independientemente de si trabajan en la parte superior de la estructura corporativa o en la línea de montaje.

La Iglesia sabe muy bien que las categorías como las de ricos y pobres son a menudo cambiantes y relativas, por lo que la Iglesia habla a la humanidad en su conjunto. Esto puede presentar algunas dificultades particulares para los funcionarios del Vaticano que tienen que escribir documentos, tales como el reciente.

Las condiciones de, por ejemplo, Singapur, a menudo variarán considerablemente de los de Southfield, por lo que no existe una política universal para solucionar todos nuestros problemas económicos.

Pero esta es precisamente la razón por la que la voz de la Iglesia es tan necesaria hoy en día. Escuchamos muchas voces que nos dicen que el trabajo, especialmente el trabajo duro y honesto es para los tontos, que debemos tomar el camino más fácil, aunque esto signifique recibir un gran bono sin merecerlo o cobrar un cheque de desempleo en lugar de trabajar.

Tales tentaciones niegan que haya dignidad alguna en un trabajo bien hecho y realizado no sólo por un salario, sino como un servicio.

Nota del Editor

Concuerdo plenamente con la idea de que en el trabajo humano existe un elemento sobrenatural, íntimamente asociado con Dios y que liga al trabajo con una vocación de servicio al resto. Sin embargo, hay un elemento en la columna de Kishore Jayabalan que me produce inquietud.

Cuando dice que “no existe una política universal para solucionar todos nuestros problemas económicos”, algo me indica que sí existe y que es una política universal sustentada en la naturaleza misma del ser humano, especialmente su libertad.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras