Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una Historia, Cinco Amigos
Leonardo Girondella Mora
19 septiembre 2012
Sección: Sección: Listas, Y FABULAS E HISTORIAS
Catalogado en:


Un correo —que circula repetidamente por Internet— cuenta la historia de amigos que se reúnen a tomar una copa un día a la semana.

Lo que sigue es mi versión de esa historia.

&&&&&

Cinco amigos llevan años de reunirse todos los jueves a tomar una copa. Siendo de costumbres establecidas, siempre toman lo mismo y consumen siempre una cuenta que suma 1,000 pesos —con cada uno consumiendo lo mismo.

  • Adrián paga 200
  • Benito paga 200
  • Carlos paga 200
  • David paga 200
  • Edgar paga 200

Un cierto día leen un libro sobre la inequidad en el ingreso y la justicia de los impuestos progresivos, lo que les lleva a proponer y aceptar una división de la cuenta de las copas distinta a la anterior —los dos primeros, de ingresos más bajos, no pagan sus tragos y la distribución de la cuenta queda así:

  • Adrián paga 0
  • Benito paga 0
  • Carlos paga 200
  • David paga 300
  • Edgar paga 500

Un cierto día, el dueño del bar les ofrece un descuento de 250 pesos por ser clientes frecuentes, lo que ellos agradecen mucho. A continuación, discuten cómo distribuir ese descuento. Uno de ellos propone dividir esa rebaja en cinco partes iguales, lo que daría como resultado:

  • Adrián recibe 50
  • Benito recibe 50
  • Carlos paga 150
  • David paga 250
  • Edgar paga 450

La situación les parece absurda: no tiene sentido que a los dos primeros se les pague por beber lo mismo que los otros. Buscan otro sistema.

El dueño del bar les ofrece una solución, en la que el reparto del descuento da como resultado la siguiente distribución de la cuenta:

  • Adrián paga 0
  • Benito paga 0
  • Carlos paga 140 (60 menos que antes)
  • David paga 220 (80 menos que antes)
  • Edgar paga 390 (110 menos que antes)

Todos están en una buena posición —los dos primeros mantienen su consumo sin costo y los tres restantes pagan ahora menos que antes.

Mientras beben sus copas tiene lugar la conversación siguiente.

— Tú, Edgar, el más rico de todos es el que se ha beneficiado más, con 110 pesos de descuento —exclama Adrián— y David ha recibido un descuento de 80 pesos. A mí no me han dado nada

— Sí, sí —dice Benito—, de los 250 pesos de descuento yo no he recibido nada tampoco. No creo que sea justa esa inequidad que va contra los derechos humanos.

— Yo sólo he recibido 60 pesos del descuento —agrega Carlos, que se les ha unido— y ustedes dos, David y Edgar, han concentrado el beneficio en sus manos. Es un sistema que explota a la gente y concentra la riqueza.

— Pero si tú, Adrián, y tú, Benito, siguen en una posición de privilegio —dice David—. Pueden seguir bebiendo gratis. La posición de ustedes dos es mejor que la mía, antes pagaba 300 pesos y ahora pago 220, menos pero sigo pagando.

— Estoy de acuerdo con David —dice Edgar —, la mejor posición es la de quien no paga y me parece que es envidia lo que les hace decir esas cosas.

Concluyen Adrián, Benito y Carlos que no importa lo que digan los otros dos, que el sistema los explota y agarran a David y a Edgar a la salida del bar y les dan una paliza.

Al siguiente jueves, a la misma hora, llegan Adrián, Benito y Carlos, pero no aparecen David ni Edgar. El dinero que Carlos lleva para pagar su parte usual no es suficiente ahora para pagar la cuenta, ni siquiera la mitad.

&&&&&

Cerca de la mesa donde estaban sentados, sin embargo, se encuentran reunidos López Obrador, Hugo Chávez y Cristina Kirchner. Han escuchado ellos el problema de falta de dinero y les ha indignado que David y Edgar se hayan mostrado sin la solidaridad social que debe mostrarse en estos casos.

Les piden congraciarse con esos dos amigos y reunirse de nuevo el jueves siguiente, cuando también esos tres políticos estarán presentes.

Llega así el día y, tras persuadirles, vuelven los cinco amigos a esa mesa, a la que se han añadido Chávez, López y Kirchner. Estos tres sueltan largos discursos que en resumen piden que los cinco amigos confíen en ellos para solucionar el problema. Todo lo que se necesita, dicen, es que se transfieran fondos de los cinco a ellos tres.

Y es así que a cada uno de ellos le piden las cantidades siguientes:

  • Adrián no aporta fondos, porque ya pagaba 0.
  • Benito tampoco aporta por la misma razón.
  • Carlos paga 1,400 (diez veces más)
  • David paga 2,200 (diez veces más)
  • Edgar paga 3,900 (diez veces más)

Con esas aportaciones, que ellos manejarán, dicen los tres políticos, se pagará la cuenta de esos cinco amigos en diez ocasiones distintas, de manera que ellos ya no discutan entre sí. La propuesta tiene sentido y los amigos aceptan.

Pasa el primer jueves después del trato y los tres políticos pagan la cuenta de los amigos. Lo mismo sucede al segundo jueves y también al tercer jueves. Pero el cuarto jueves, cuando salían del bar, el mesero les detiene pues su cuenta no había sido pagaba. Sorprendidos se acercan a la mesa de los políticos y les comentan lo sucedido.

— Es cierto —dice Kirchner—, no hemos cubierto el costo de su consumo de hoy. Me imagino que tenemos que exigir que su cuenta se reparta entre toda esta gente que está en el bar.

— Es cierto —dice Chávez—, los fondos que nos dieron ustedes se han terminado, pero esto es un logro bolivariano y es que con esos fondos suyos hemos pagado también nuestros consumos en el bar, como un costo de ayuda social y convivencia entre ustedes.

— Es cierto —dice López—, tomé sus fondos para mi campaña presidencial, que pienso continuar al menos unos cuarenta años y porque yo sé mejor que ustedes lo que les conviene.

Los cinco amigos se retiran después de pagar su cuenta con un arreglo al que llegaron rápidamente y que era el siguiente:

  • Adrián paga 150
  • Benito paga 150
  • Carlos paga 150
  • David paga 150
  • Edgar paga 150

Nota del Editor

Hay más historias de este tipo en ContraPeso.info: Fábulas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras