Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una Muerte, Dos Miedos
Leonardo Girondella Mora
30 agosto 2012
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


El hecho de que sea un tema del que se aleja la gente es causa suficiente como para tratarlo —el tópico de la muerte y en concreto, las razones por las que se evita hablar de ella.

La muerte es una realidad conocida por todos —tan conocida como fuertes son los intentos de evitar hablar de ella. Una situación desafortunada, que fomenta la ignorancia sobre la naturaleza humana.

En lo que sigue, expongo algunas de las razones por las que el tema es abandonado en las conversaciones —perdiéndose así la oportunidad de examinar la propia vida.

&&&&&

El tema se abandona por una razón central, el miedo —se teme a la muerte: demasiado acostumbradas a la vida corporal, las personas con mucha razón sienten miedo a morir. Ese miedo tiene causas que es posible ver de cerca.

Primero, las circunstancias de la muerte personal —la forma, el proceso, el tiempo que toma a la muerte llegar una vez que se siente certera y real. Especialmente, creo, se teme a la enfermedad larga y dolorosa.

Este miedo permite entender dos posibles reacciones ante las circunstancias del proceso de morir.

• Habrá quienes prefieran la muerte sorpresiva e inmediata —la que no da aviso previo. La idea es evitar el dolor de un proceso largo y el shock mental del darse cuenta que hay una cuenta regresiva corta.

• Otros habrá que prefieran la muerte anunciada con tiempo, con independencia del dolor y sufrimiento —la que permita preparación y asimilación, con conciencia completa de lo que sucede a uno. Presenta esto una oportunidad de examinar la vida propia.

Segundo, los varios miedos a lo desconocido —a la falta de información sobre lo que realmente sucede después de la muerte. Nadie tiene evidencias totalmente certeras sobre lo que pasa después. Todo lo que se sabe al respecto es especulación.

Estos miedos a lo posterior son de varios tipos.

• Unos verán con temor indecible una posibilidad, la de la destrucción total de su persona —el ser convertidos en nada, el desaparecer del todo. Es un miedo a la creencia de morir en serio, para siempre.

Creo que es el miedo propio de quienes creen que la persona humana es un accidente biológico y que no creen en la vida futura —su miedo es a desaparecer totalmente, dejando unos pocos recuerdos temporales en algunas personas mientras ellas vivan.

No puedo descartar en estas personas, otro posible miedo quizá muy oculto en ellas —el de pensar que estaban equivocadas, que sí existe otra vida después de la muerte y tener que enfrentar esa posibilidad directamente.

• Otros verán con temor lo desconocido, el no saber nada firme sobre lo que sigue después de la muerte —es una inseguridad general, una ignorancia amplia sobre lo que sucede después de la muerte.

Quizá este miedo ser propio de quienes no pensaron mucho sobre el tema, de quienes lo evitaron creyendo que su muerte estaba lejana y no merecía atención. Al darse cuenta de estar muriendo no saben cómo asimilarlo —no tienen conceptos ni ideas para entender a la muerte.

• Por último, otros verán con temor a la muerte a la luz de su duda central —¿serán merecedores del premio divino o no?

Este miedo a la muerte es propio de las personas religiosas, convencidas de que existe una vida posterior a la terrenal, en la que Dios recompensa las buenas acciones y castiga las malas. Este miedo es el de pasar por el Juicio Final. ¿Habrá sido su vida mala a los ojos de Dios y por eso serán condenados?

Tampoco puede descartarse en estas personas otro miedo, el de que no exista Dios, que en realidad la persona desaparece totalmente después de morir.

&&&&&

Finalmente, la visión esquemática de los miedos a la muerte se acomoda a la idea de la apuesta de B. Pascalno se tiene información que pruebe fuera de toda duda la existencia de una vida futura posterior a la muerte.

El único conocimiento contudente, reconocido por todos es la muerte y la descomposición corporal posterior.

Hasta allí llega el conocimiento indudable —el resto es producto de razonamientos, especulaciones, teorías y escritos de Revelación, que crean opiniones diversas sobre el tema de la muerte, un tópico que se hace mal en ignorar.

Ignorarlo es perder una oportunidad de examinar la vida propia —una pérdida muy sensible.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema general en ContraPeso.info: Naturaleza Humana. Sobre el tema específico, hay más ideas en ContraPeso.info: Muerte.

Evitar hablar de la muerte, creo, es una parte de un síndrome mayor que rehuye los temas más profundos e importantes de la vida.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras