Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Votará Usted el 1 de Julio?
Selección de ContraPeso.info
28 mayo 2012
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Jorge Ramón Pedroza. Agradecemos al autor el amable permiso de publicación. La idea central del escrito es examinar las tendencias del abstencionismo en México y sus causas.

Una vez que hemos estudiado las tendencias estadísticas de los 3 principales candidatos presidenciales y de los indecisos, en la quinta entrega de esta serie analizaremos a quienes no están representados en los resultados de las casas encuestadoras.

Nos referimos a los abstencionistas.

Los abstencionistas no están representados en las encuestas por una sencilla razón, no están incluidos o están escondidos.

La metodología de los estudios electorales debe incluir una importante pregunta para “filtrar” a quienes no van a votar, porque lo que se busca es predecir el resultado de la elección y los abstencionistas lógicamente no van a contar en ella.

Es así que un buen sondeo de los votantes tiene la siguiente”pregunta filtro”: ¿Piensa usted votar el primero de Julio? Si el entrevistado dice que NO, simplemente no se le aplica la encuesta.

No hemos encontrado ninguna casa encuestadora que reporte el dato de cuántos ciudadanos responden que NO a esta pregunta. En apariencia podría ser bueno conocer esta cifra para tener una idea del índice de abstención.

La realidad es que es una pregunta a la que algunos votantes dirían que SI, aunque no piensen votar, porque que no se ve bien ser abstencionista.

En otras palabras además de no incluir a los “abstencionistas confesos” que manifiestan abiertamente que no van a votar, también habría “abstencionistas encubiertos” en los resultados.

Al momento no sabríamos la proporción de estos con los datos publicados por las encuestadoras.

Lo que sí conocemos es el abstencionismo real de las últimas elecciones. Constituido en 1990, el Instituto Federal Electoral (IFE) ha reportado la cifra de las elecciones nacionales desde las intermedias del Congreso en 1991.

Un patrón evidente es el aumento de ciudadanos que no votan en las elecciones intermedias, que incluyen únicamente Diputados y Senadores del Congreso, versus las elecciones que incluyen al Presidente de la República.

Es lógico que así suceda, si asumimos que el ciudadano atribuye mayor importancia al poder ejecutivo que al legislativo. Además de que el nivel de ruido electoral es mucho mayor en las elecciones presidenciales.

Sin embargo, e independientemente de estas alzas presidenciales y bajas intermedias, cuando vemos la “película” a través de los últimos 20 años resulta claro que el abstencionismo es un fenómeno que ha ido consistentemente a la alza desde 1991.

En la siguiente gráfica graficamos la tendencia estadística del abstencionismo tomando como base los datos duros del IFE.

El menor nivel de abstencionismo en las últimas dos décadas se registró en la elección presidencial de 1994, cuando representó solamente el 23% de no votantes.

Pero a partir de ahí,en las dos elecciones siguientes para el ejecutivo federal el abstencionismo subió a 36% en el 2000, y a 41% en el 2006.

La misma tendencia se observa en los comicios intermedios del poder legislativo, de 34% en 1991, a 42% en el 97, hasta un máximo de 58% en 2003, para bajar ligeramente a 55% en el 2009.

Es difícil tratar de entender porque ha venido subiendo el abstencionismo.

Las presidenciales de1994 estuvieron marcadas por el dramático homicidio de Luis Donaldo Colosio; en el 2000 la posibilidad real de la alternancia debió haber alentado a más ciudadanos a votar; y en el 2006 la polarizada competencia entre el PAN y el PRD tampoco disminuyó la tendencia a no votar.

Para tratar de entender el fenómeno del abstencionismo hay que preguntarnos por qué la gente no vota.

Al respecto hay varias explicaciones que pueden coexistir para explicar el comportamiento de los no votantes y su importante proporción entre el electorado.

• La primera hipótesis es que hay gente que no vota porque está contenta con el gobierno, no votan porque no creen necesitar un cambio importante. Al fin y al cabo, pensarían ellos, con cualquiera que quede nos va ir igual de bien.

• Otra idea representa precisamente lo contrario, estos abstencionistas son ciudadanos que están tan disgustados, que no votar es su manera de expresar su descontento con el gobierno. Quizá podríamos incluir aquí a aquellos que ejercen el “voto nulo” echando a perder su boleta tachándola completamente.

• Un tercer grupo de abstencionistas serían los indiferentes. Simplemente no les importan las elecciones porque no les interesa la política.

• Finalmente estarían los perezosos. Puede que tengan alguna preferencia pero dicho simple y llanamente les da “flojera” ir hasta la casilla en un domingo de descanso, y quizá de fútbol.

Independientemente de las razones que tengan para no votar, si la tendencia estadística de los últimos 20 años persiste, el abstencionismo rondará por arriba del 40%.

Esta es la verdadera “mayoría silenciosa” que sobre un padrón de más de 70 millones de electores, representan entre 28 y 35 millones de votos. Muchos más votos que los que obtendrá el candidato ganador de la elección el primer domingo de Julio.

¿Cómo despertarlos?

Nota del Editor

Jorge Ramón Pedroza es Ph.D. en Mercadotecnia y Comunicación por la Universidad de Texas en Austin.  Después de dirigir su propia agencia de publicidad por 20 años, ahora se desempeña como consultor en materias de comunicación y mercadotecnia.  Además cuenta con 30 años de experiencia impartiendo cursos universitarios en 10 países diferentes.

En el momento de publicar esta columnna, faltan 34 días para las elecciones.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras