Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Y Quién es su Guardián?
Selección de ContraPeso.info
22 mayo 2012
Sección: ETICA, Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en: , , , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Samuel Gregg. Agradecemos al Acton Institute el amable permiso de publicación. El título original de la columna es So who is our Keeper, Mr. President?

En caso de que se lo hayan perdido, el Presidente Obama visitó la República Popular de Vermont a finales de marzo.

Fue, como el Presidente recordó a sus adoradores fans en un mitin, la primera ocasión en la que un presidente en el poder había visitado la tierra del senador Bernie Sanders (independiente-Socialista Demócrata) desde 1995 (cuando otro presidente demócrata era candidato a la reelección).

Para el deleite de su público, el Presidente de EEUU usó toda la conocida retórica sobre las inversiones en energía limpia (Solyndra es, al parecer, ahora una “inversión”), sobre el galante rescate (también conocido como bail-out) de las empresas de autos de Detroit (impulsado por el sindicato de los UAW y décadas de aquiescencia de sus administraciones), y cómo una reelección es una condición sine qua non para el cambio eterno.

Escondidas en el texto, sin embargo, estaban unas pocas líneas que revelan mucho acerca de cómo el presidente Obama entiende cómo enfrentamos nuestras responsabilidades con nuestro prójimo.

Al describir la posición de sus oponentes conservadores sobre este tema, el Presidente insistió:

“Su filosofía es simple: Estás por tu cuenta. Estás por tu cuenta. Si no tienes trabajo, no puedes encontrar un empleo, mala suerte, estás por tu cuenta. No tienes atención médica —ése es su problema— estás por tu cuenta. Si naciste pobre, levántate con sus propios medios, incluso si no los tienes. Estás por tu cuenta. Ellos creen que es su —que así es como de América ha avanzado. Esa es la angosta y estrecha concepción que tienen de la libertad. Y están equivocados. (Aplausos.) Se equivocan “.

Firmemente establecidos en la mente de su público estos espantapájaros neo-darwinistas, defensores de lo que el Presidente llama “economía del estás por tu cuenta”, el Comandante en Jefe dijo entonces asegurando que, a diferencia de sus cobardes rivales, él y sus discípulos reconocieron que “yo soy el guardián de mi hermano, yo soy el guardián de mi hermana.”

Pero, ¿quién es el “yo” que el presidente Obama tiene en mente?

Mirando cuidadosamente su discurso, no son ciertamente las asociaciones libres y las comunidades que Alexis de Tocqueville pensó que hacían tan diferente y vivo a los EEUU del siglo XIX en comparación su estatizada Francia natal.

No: nuestro “guardián” número uno, en la mente de nuestro presidente, es el gobierno federal.

Todo esto se hace evidente al fijarnos en las ideas para “reconstruir a los EEUU” que figuran en el discurso. Todo se trata de inversiones del gobierno en las cosas que iban mucho más allá del tipo de obras públicas que nada menos que Adam Smith pensaba que los gobiernos deben emprender.

Prácticamente todas las propuestas suponen más gastos del gobierno en cosas como energía limpia (otra vez) y el favorito de siempre, el tren de alta velocidad (suspiro).

Incluso cuando el Presidente propuso algo sensato, como suspender los “regalos de los contribuyentes a la industria petrolera que rara vez ha sido  más rentable”, se apresuró a añadir que ahora era el momento de “aplicarse al doble en la energía limpia, la que nunca ha sido más prometedora —solar y eólica y biocombustibles y energía eficiente, baterías eléctricas “.

Al parecer, nuestro líder no se ha dado cuenta de que incluso algunos gobiernos europeos, muchos de los cuales han entregado tantos recursos como ha sido posible a los políticamente bien conectados, políticamente correctos compinches-capitalistas en los últimos 15 años, están concluyendo que es probable que muchos de estos proyectos no sean económicamente viables, ni ahora ni en un futuro lejano.

Dejando, sin embargo, todos estos puntos ciegos, es especialmente notable que al insistir en que debemos cuidar de nuestro prójimo, el Presidente no dijo nada sobre el papel de las asociaciones de voluntarios —o de cualquier establecimiento no gubernamental que sea— para abordar los desafíos sociales y económicos.

Tampoco mencionó nada sobre el trabajo a menudo desinteresado de amar a nuestro prójimo realizado por las mismas organizaciones religiosas, cuya libertad constitucionalmente garantizada (y natural) para vivir, actuar y servir a los demás de acuerdo a sus creencias, está siendo restringida irracionalmente por los segmentos más macabros de su Administración en nombre de la “selección (choice)”.

Como a todos los buenos rawlsianos, al presidente Obama le resulta difícil comprender la posibilidad de que las comunidades y asociaciones privadas a menudo podrían ser mejores que los gobiernos para ayudar a nuestro prójimo necesitado.

En su lugar, su instinto es buscar inmediatamente una política enfocada en una solución estatal.

Si el Presidente invirtiera algo de tiempo explorando el concepto de justicia social, descubriría que sus primeros expositores —en su mayoría teólogos católicos italianos de mediados del siglo XIX— pensaban que ella debe realizarse principalmente a través de asociaciones e instituciones de la sociedad civil, con el gobierno jugando un papel secundario de ayuda.

Uno de los límites de la imaginación moral de nuestro Presidente es que parece no poder reconocer que sus oponentes no son un montón de narcisistas randoides.

La gran mayoría de ellos, de hecho, creemos que somos guardianes de nuestros hermanos. También reconocemos que hay algunos problemas —incluso muchos— que los mercados no pueden resolver.

Pero tampoco creen que los estadounidenses de alguna manera deben delegar en masa la mayor parte de las obligaciones concretas de carácter personal ante los necesitados, dándolas a funcionarios electos y funcionarios públicos.

Por el contrario, comprenden, como Tocqueville escribió, que “La moral y la inteligencia de un pueblo democrático estaría en mucho peligro al igual que su comercio y su industria, si alguna vez un gobierno usurpara totalmente el lugar de las asociaciones libres.”

Esto, al parecer, es algo que nunca entenderán progresistas.

Nota del Editor

La cita de B. Obama, en inglés, es esta, en la que habla de los conservadores:

Their philosophy is simple:  You are on your own.  You’re on your own.  If you are out of work, can’t find a job, tough luck, you’re on your own.  You don’t have health care, – that’s your problem – you’re on your own.  If you’re born into poverty, lift yourself up with your own bootstraps even if you don’t have boots.  You’re on your own.  They believe that’s their — that’s how American [sic] has advanced.  That’s the cramped, narrow conception they have of liberty.  And they are wrong.  (Applause.)  They are wrong.

Quizá la parte más valiosa de la idea de S. Gregg sea eso de “los límites de la imaginación moral” que parecen sufrir los progresistas. Suponen ellos que todo problema de ayuda al necesitado tiene una solución gubernamental.

Es exactamente la misma falta de imaginación que se sufre en las propuestas de los candidatos a la presidencia en México ahora mismo. En esas propuestas no hay cabida para la posibilidad de que sea alguien más que el gobierno quien solucione problemas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “¿Y Quién es su Guardián?”
  1. Corina Dijo:

    Solyndra entro en bancarrota , y asi el dinero de los Contribuyentes se fue ha ido en pagar la corrpcion del Gobierno de Obama, como el plan de estimulos que triplico la deuda de la Nacion que no creo empleos, y Asi sucesivamente, se han gastados el dinero de los Impuestos, en viajes de lujo de los empleados del Gobierno de Obama, y todavia pretende que Gobierno se haga cargo del Bienestar de la poblacion, pero un Gobbierno corrupto solo se hace cargo del bienestar de los que estan en cargos claves, que son los que gozan, las grandes cantidades de impuestos invertidas, ´por el Gobierno segun ellos para el bienestar de la poblacion en general.
    Pero tal parece que Obama ve con gran deleite que Estados Unidos, acabe como Europa , como España Grecia Portugal, y aun Francia e Inglaterra que tienen grandes problemas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras