Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
10 Culpables, 1 Inocente
Selección de ContraPeso.info
1 julio 2013
Sección: FALSEDADES, Sección: AmaYi
Catalogado en:


Sucede a menudo que frases y expresiones sin contenido sólido se repiten suponiendo que ellas contienen dosis de gran sabiduría. Es el caso de los clisés, entre los que destaca el de “Es mejor que 10 culpables estén libres a que un inocente sea condenado”.

¿Lo es realmente? No, no lo es, al menos si la frase es interpretada literalmente y aplicada fuera del contexto del caso concreto al que quiere referirse. De aquí la utilidad de examinar con profundidad el fondo de esas frases y expresiones, lo que hace de la obra de Goldberg algo realmente útil para el interesado en asuntos políticos.

La idea fue encontrada en Goldberg, J. (2012). The Tyranny of Cliches: How Liberals Cheat in the War of Ideas. Sentinel HC., pp. 153-158.

Es un recurso en las discusiones. Es el uso de frases hechas, clisés que suponen tener un contenido profundo y razonable, cuando no lo tienen.

Hay muchas de esas frases y conocerlas es útil para quienes tienen el deseo de ir más allá de la superficie del tema discutido. El libro de Golberg ayuda a esto.

Esta sustentado en una gran idea: las discusiones de temas importantes pueden ser ganadas usando trampas, esos clisés, esas frases huecas. El libro analiza muchas de las frases más populares usadas en la actualidad.

Frases que explotan engañosamente nociones sobre pragmatismo, dogma, violencia, juventud, democracia, espiritualidad y otras, expresadas en frases que se colocan a gusto en cuanto se pierde una argumento.

En lo que sigue se ilustra la idea general de Goldberg con uno de los clisés, el de los diez hombres culpables.

La frase usada es la de que más vale que diez culpables estén libres a que un inocente sea condenado. La idea es clara, aunque los números puedan variar en cada caso.

La comparación supone que más vale que X número de culpables sean liberados que un inocente sea condenado. Donde X puede ser cualquier número.

El autor inicia el capítulo con un caso, el de un hombre que es acusado de asesinato. Se sabe que es un buen hombre, que ha vivido con decencia y honestidad. Los medios cubren la noticia y debaten su inocencia y culpabilidad.

De seguro, surge la frase, “Es mejor que 10 culpables estén libres a que un inocente sea condenado”.

No es una idea reciente. Se le conoce como la fórmula de Blackstone, de 10 a 1, formulada en su origen como la de que más vale que 10 culpables escapan a que 1 inocente sea condenado. Incluso tiene un antecedente bíblico, en la discusión de Abraham con Dios, en el Génesis, sobre la destrucción de Sodoma.

Goldberg sostiene que la frase es falsa, que no es verdad que sea mejor que 10 culpables sean liberados a que 1 inocente vaya a la cárcel.

La noción puede ser “mejor” por razones dogmáticas, porque en realidad no es mejor que 10 culpables permanezcan libres.

Volviendo al caso inicial, el del hombre que ha llevado una vida decente. Ha trabajado y se ha dedicado a tareas como cualquiera, cuidar a su familia, ahorrar. ¿Qué han hecho los 10 culpables mientras tanto?

Sabemos que han cometido delitos y son culpables porque eso mismo acepta la frase. Culpables de crímenes que no son aclarados. No es posible suponer que sean culpables de faltas como exceso de velocidad o similares.

Sabemos cosas sobre los criminales. La gran mayoría no son culpables de un crimen solamente. Sabemos que los criminales violentos cometen más crímenes después de ser liberados. Su conducta es repetitiva. Un pequeño número de criminales es responsable de un gran número de crímenes.

No sólo está el número de crímenes cometidos, también debe considerarse en costo de ellos. Sabemos que esos costos llegan a millones de dólares por el total de la vida de un criminal.

Con estas consideraciones, en el caso de la persona de vida honesta acusada de un crimen se dice que es mejor que ella sea considerada inocente a costa de liberar a diez criminales que mantendrán su carrera criminal dañando a centenas de futuras víctimas.

El dilema lleva al extremo de proponer que si se quiere evitar totalmente la condena de un inocente ello sólo puede lograrse no condenando a absolutamente nadie. Esta es la conclusión de la frase cuando se lleva al extremo interpretándola de manera literal.

Si en cambio se interpreta como un principio, la cosa se vuelve algo muy diferente. Significa que si se yerra en el juicio, el yerro debe favorecer al acusado.

Está inspirado en la idea de que las personas no deben ser castigadas por crímenes que no cometieron. Esto es natural y obvio. Algo a lo que nadie se opone y se trata de proteger a quienes han sido acusados falsamente.

Una sociedad en la que se considere aceptable castigar al inocente no puede prosperar. Pero tampoco lo puede hacer una sociedad en la que se considere que no debe castigarse al culpable.

Por eso es que es absurdo soltar a una armada de asesinos a cambio de asegurar que no se condene a un inocente. Un gobierno que haga esto no cumple con su obligación de proteger a los ciudadanos.

Lo anterior es comprendido con facilidad y entonces se comprende también que en un mundo imperfecto son imposibles de evitar los errores.

Para evitar condenar a absolutamente todo inocente se requeriría poder condenar al culpable más allá de toda y cualquier duda, en lugar de condenar cuando exista culpabilidad más allá de una duda razonable. En pocas palabras, dice el autor, “hacemos lo mejor que podemos”.

A los acusados se les dan abogados, se les pide demostrar culpabilidad sin duda razonable, frente a un juez encargado de ver que se haga justicia, usando a un tribunal; se permiten apelaciones. Aún así, los errores son posibles.

El clisé de los 10 culpables tiene riesgos cuando es usada cuando se usa sin especificidad. Ella cambia los planos, del específico al general, cuando se discute la inocencia o culpabilidad de un caso concreto.

Si la persona acusada de asesinato, que ha llevado una vida decente, es inocente, no tiene sentido qué es lo que se haga con los 10 culpables. Y si es culpable, pues lo es.

Cada caso es específico y concreto. Introducir el tema de otros 10 casos de culpables es igual a cambiar el tema, buscando un mecanismo que permita darse a sí mismo la razón. A quien eso diga, la mejor respuesta que puede dársele es decir¿ “¿Y qué con eso?”

Nota del Editor

El valor de la idea de Goldberg está en la utilidad de lo que dice. El caso del clisé de los 10 culpables es sólo una ilustración de lo que sucede: una frase hecha, de apariencia razonable, resulta vacía y cuando se usa impide el progreso de una discusión que podría ser productiva.

Frases y expresiones y nociones que tienen un efecto negativo en conversaciones y discusiones que de otra manera podrían producir riqueza para las partes. Cosas como acusaciones de dogmatismo, de separación de iglesia y estado, de diversidad, de justicia social, de leyes vivas, de violencia generando violencia y otras más.

Esta página ha dedicado una sección al tema, en ContraPeso.info: Clisés. Esas frases hechas, breves, contagiosas, repetibles y erróneas son la esencia de la cultura pop, la que es notablemente resistente al uso de la razón.

La colección completa de resúmenes de AmaYi en tres partes, puede encontrarse aquí:

Ideas Económicas

Ideas Políticas

Ideas Culturales

La sección AmaYi de ContraPeso.info fue fundada en septiembre de 1995 y desde entonces publica un resumen mensual de grandes ideas encontradas en diferentes publicaciones.



2 Comentarios en “10 Culpables, 1 Inocente”
  1. Patricia Dijo:

    hola, a todos los que hacen posible Contrapeso, llevo ya varios meses leyendolos, y en verdad me agrada mucho el contenido que difunden, es por eso, que les pido que de ser posible publiquen un artículo acerca de los feminicidios,y su impacto en la sociedad.

    Gracias por su atención

    Saludos
    Patricia

  2. Antonio Dijo:

    Interesante y muy bien trabajada reflexión. Sería bueno relaccionarlo con la situación actual en la que el feminismo ha logrado invertir la carga de la prueba a los hombres (como en la inquisición, el acusado debe demostrar que es inocente, muchas veces desde la carcel) y las repercusiones en la sociendad de esa ruptura del estado de derecho. El slogan “antes 10 culpables libres que 1 inocente en la carcel” se ha transformado en un “antes 100 inocentes en la carcel que 1 mujer maltratada” Atentamente, Antonio.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras