Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Actitud Fiscal Ciudadana
Eduardo García Gaspar
1 agosto 2013
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es otro caso sorprendente. El de encontrar una expresión que resume una gran idea.

La expresión razonable de algo que uno trae en el cerebro y que no ha podido verbalizar.

Para eso sirven los libros, algunos de ellos al menos.

Si toma usted el de Sneider, F., y Williams, C. C., Shadow Economy, publicado hace poco, encontrará una idea que vale oro.

La llaman “tax morale” y tiene su tiempo. No fueron ellos sus creadores, pero resulta que en esa obra apuntan que es la principal causa de la evasión de impuestos y de la economía subterránea.

En español puede ser llamada “moral fiscal”, en el sentido de ánimo fiscal, de sentido del deber de cumplimiento de pagar impuestos.

La definición de este ánimo fiscal que lleva al ciudadano a pagar sus impuestos tiene sus elementos. Todos ellos los producen las percepciones de las personas y la manera en la que ellas reaccionan ante las obligaciones fiscales.

Quizá la mejor forma de expresarla es la de “actitud fiscal” de los ciudadanos. Y esa manera de reaccionar en el momento de decidir pagar o no impuestos está formada por una serie de percepciones que las personas se han formado.

Primero, una percepción general de justicia del sistema fiscal y que producen elementos como los siguientes.

La percepción de que todos o casi todos pagan impuestos y pagan lo que les corresponde. Si las personas tienden a pensar que el no pagar impuestos es una costumbre generalizada y que no pagan quienes deberían pagar, ellas tenderán a evadirlos en lo que puedan. O viceversa.

Otra percepción particular es la de la imagen general del gobierno y los gobernantes. Si las personas ven a su gobierno negativamente, será mayor la probabilidad de que decidan evadir impuestos. Percepciones de ineficiencia, de corrupción y similares, alimentarán la intención de evadir impuestos.

En México, por ejemplo, una noticia común de la que ésta es sólo una muestra, producirá una actitud fiscal negativa:

“Diputados locales se adjudicaron un “doble regalo”: se aprobaron un incremento salarial de 3 mil pesos y un “bono de gestoría” de hasta 35 mil pesos por mes, con el que presuntamente efectuarán trabajo asistencial en sus respectivos distritos” Proceso, 20 febrero 2013.

Conectada a la anterior es otra percepción, la de la calidad de los servicios públicos y del funcionamiento de las instituciones. Si el ciudadano percibe que sus impuestos pueden verse en buenas calles, policía y demás, tenderá a aceptar pagar sus impuestos. Y lo opuesto, cuando no percibe que sus impuestos se ven en buenos servicios e instituciones.

Una nota como la siguiente, que abundan, eleva la percepción de malos servicios:

“Ante las revisiones que ejerció ayer miércoles la Dirección de Obras Públicas del Municipio por anomalías en la aplicación de la base de microcarpeta sobre el pavimento de la avenida Panamericana, la empresa Gexiq no había enviado hasta esta mañana la máquina especializada que realiza esta función”. El Diario MX, Juárez, 13 junio 2013.

Igualmente, también influirá en el mismo sentido la percepción de la justicia específica del sistema fiscal. La persona valorará la justicia del sistema en si se pagan los impuestos que en justicia deben pagarse, si esos recursos se usan con eficiencia y en bien de la sociedad y si el trato de la autoridad fiscal es amable y objetivo.

Esas y otras percepciones que el ciudadano tiene del gobierno crean eso que se llama moral fiscal o actitud fiscal del ciudadano. Su predisposición a pagar impuestos o a evadirlos. Y es una causa central de la evasión de impuestos, la mayor de todas.

Hay otra percepción que es más general, según esos autores, la del nivel moral general de la sociedad.

Donde la moral sea laxa y se perciba que pocos respetan la ley, tenderá a haber más evasión que donde suceda lo contrario. En México, por ejemplo, existe el dicho “el que no transa no avanza”, entendiendo “transa” como embuste, engaño, como justificación de una moral que no se respeta.

La idea, que jamás había escuchado antes, resume muy bien una noción razonable: las personas tenderán a evadir impuestos cuando perciben que su gobierno no merece ese pago. Que el ciudadano no recibe lo que da.

Post Scriptum

El libro consultado es el de Sneider, F., y Williams, C. C. (2013). Shadow Economy. Institute of Economic Affairs. Puede ser descargado gratis en Institute of Economic Affairs.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Actitud Fiscal Ciudadana”
  1. Alejandro Dijo:

    El problema es que la percepción de la gente es una excusa para continuar con una cultura de ilegalidad. ¿Cuántas veces hemos oido eso de “yo no les voy a dar más dinero a esos rateros, ya tienen mucho” cuando se habla de impuestos?. La gente cree que vivimos en una meritocracia, en la que creemos que las obligaciones son en base a merecimientos. Sin embargo, esto no es de merecimientos o percepciones, sino de obligaciones que son idénticas para unos y para otros. Durante muchísimos años se ha permeado esa cultura que solapa la transa y el embuste ante la impotencia de resolver conflictos desde la autoridad. Es la vía fácil a tener que lidiar con el gobierno. Preferimos una mordida, un mal arreglo que tener que enfrentarnos a un gobierno que muchas veces resuelve (cuando lo hace) tarde y mal a las necesidades de sus ciudadanos. Pasamos del gobierno siempre que podemos, es la verdad. Pero por otro lado, no hacemos absolutamente nada por cambiar eso. México requiere un cambio en muchos aspectos, en su gobierno pero también en la moral de las personas, necesita volver a elevar valores como el respeto, la caridad, la solidaridad, la honestidad, entre otros, que son cosas que en el discurso se oyen muy bonitas pero que nadie quiere practicar.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras