Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Acumulación Capitalista
Eduardo García Gaspar
4 diciembre 2013
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es una opinión estándar. Al menos en mi experiencia.

Como una especie de uso y costumbre al discutir sistemas económicos.

Bien vale una segunda opinión examinarla con pausa.

La expresó muy bien un lector que comentó una columna en esta página.

Dijo él en su primera parte lo siguiente:

“El capitalismo es malo porque permite la acumulación de la riqueza y el poder en manos de unos cuantos. La misma democracia y libertad de los pueblos se ve amenazada por el llamado “capitalismo salvaje”, porque concentra el poder en las manos de unos cuantos ricos o adinerados que disponen cómo se maneja la vida de una nación, son dueños de los capitales, de las grandes empresas, de los medios y hasta de la educación y salud del pueblo.”

Vayamos paso por paso. Primero afirma que el capitalismo acumula y concentra riqueza y poder en unos pocos, los dueños de las grandes empresas. El miedo a la acumulación de poder y riqueza es válido, realmente una preocupación legítima. Es lo que hizo establecer la división de poderes en los gobiernos, por ejemplo,

Sin embargo, hay algo fascinante en esta crítica. Si alguien le tiene que temer a la concentración de poder y riqueza en una nación, su enemigo principal no sería el capitalismo, sino el socialismo. Es éste quien concentra, como ningún otro sistema, el poder y la riqueza en un ente social, el gobierno.

El capitalismo, es cierto, puede tener empresas grandes y poderosas, que abusen de su poder. Pero contiene un mecanismo que aminora esos abusos, la competencia libre. El socialismo no contiene ningún mecanismo de ese tipo y en él, los abusos de poder son mucho más probables que en el capitalismo.

La segunda parte dice lo siguiente:

“Otra de las cosas malas del capitalismo es su etapa imperialista que invade a otros pueblos para imponer sus decisiones o para arrebatarle sus riquezas naturales, como el petróleo árabe por ejemplo”.

El capitalismo, es cierto, crea más riqueza y poder para una nación y eso puede ocasionar situaciones de abuso con otras naciones. Pero lo mismo puede suceder con naciones socialistas que se entrometen en otras naciones.

Esta intromisión, me parece, es más una decisión gubernamental independiente del sistema económico, es más una decisión gubernamental y de sus intereses políticos.

Hasta donde sé, por ejemplo, el petróleo árabe ha sido comprado, como el venezolano y el mexicano, a precios muchas veces sustanciales por países capitalistas (no tanto “arrebatado”).

En la última parte, el comentario afirma lo siguiente:

“Con el capitalismo se ha multiplicado los males sociales, como en EEUU donde el consumo de drogas ocupa el primer lugar en el mundo. También el pandillaje, la prostitución infantil, la violencia con las armas, los suicidios, etc.”

La visión es un tanto unilateral, reflejo de un deseo de culpar a alguien de todo lo malo. Pero tiene una solución simple, la de hacer preguntas.

¿Son las pandilla maras y la violencia con armas algo que sólo suceda en donde hay capitalismo? La realidad no apoya esto. Hay países en los que las pandillas son numerosas y la violencia armada extrema, pero no son capitalistas.

Igual con la prostitución infantil y otras cosas degradantes. No son fenómenos asociados sólo con lugares en los que exista libertad económica razonable. Sus causas parecen ser otras, como la pérdida de valores, la caída de creencias religiosas, y otras más.

Mi propósito no ha sido defender al capitalismo, sino defender al sentido común, a las formas razonables de pensar.

Los tiempos actuales han hecho que las opiniones personales se degraden en valor. Ya que cada quien tiene opiniones al por mayor, su valor se vuelve nulo. Solamente puede ser recuperado por medio del razonamiento sólido.

Este es un caso lamentable de una opinión sin fundamento, que merece ser examinada. El capitalismo puede ser criticado, pero si lo hacemos, hagámoslo bien.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras