Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Bobadas del Inteligente
Selección de ContraPeso.info
1 octubre 2013
Sección: EDUCACION, Sección: AmaYi
Catalogado en: ,


¿Cuál es la razón por la que personas inteligentes creen en cosas estúpidas? Es el título del capítulo 13 de la obra de Ben Goldacre. No es una causa solamente, son varias, seis tratadas en detalle. Ellas explican ese fenómeno diario, el de gente razonable que toma como cierto lo que es falso.

El libro usado para este resumen es el de Goldacre, B. (2009). Bad Science. Fourth Estate (GB).

La naturaleza del libro de Goldacre queda clara en su objetivo, el destapar lo que está detrás de curanderos, estadística mal interpretada o débil, periodistas que comercian con el miedo y conductas reprobables de farmacéuticas.

El Dr. Ben Goldacre muestra en el libro datos médicos poco fiables, anuncios engañosos de cosméticos, aseveraciones dudosas de acupuntura y homeopatía, falsedades sobre vitaminas y toxinas.

El resumen del libro dice que “Ben Goldacre nos lleva en un divertido, estimulante y en definitiva alarmante viaje a través de la mala ciencia que todos los días alimentan a simuladores y charlatanes”.

Todo eso plantea la interrogante inevitable, la de qué suceden en la mente de personas razonables, inteligentes y educadas que les hace aceptar lo que a todas luces es dudoso, incluso falso e imposible. La respuesta que da el autor es lo que se examina en lo que sigue.

Hay varias causas, la primera de ellas es la aleatoriedad, mejor dicho, la habilidad innata del ser humano para encontrar sentido, incluso en lo que no lo tiene. Gracias a esa capacidad damos sentido a lo que nos rodea, pero también, si se lleva a extremos, hará ver lo que no existe.

Por ejemplo, tomar un disco de una banda de rock, reproducirla al revés y buscar formas, dar sentido a los sonidos que eso produce. Sonidos a los que trataremos de dar una interpretación, así sea una colección extraña y sin orden.

O bien, el encontrar rachas de ganar en algunos juegos donde los análisis estadísticos no encuentran nada. Esta debilidad de nuestro intelecto ha sido demostrada en laboratorio y simplemente confirma que nuestras intuiciones pueden tener fallas notables cuando tenemos en frente datos que no muestran nada… pero no importa, trataremos de darles algún sentido.

Segunda causa, el fenómeno de regresión a la media, es decir, las cosas tienden a regresar a su estado natural. Cuando algo se va a sus extremos, hay buena probabilidad de que vuelva al medio que es normal.

En el terreno de la salud, que es el del libro, esto sucede con frecuencia. Una persona se siente mal, acude a varios médicos, incluso a remedios extraños. Cuando su salud regrese por sí misma a su estado normal, la persona atribuirá la solución al último auxilio usado, así sea tomar pildoritas con azúcar.

Esta regresión a la media es poco reconocida. No se percibe su patrón en la información y se busca la causa, inexistente, del alivio. La regresión normal se interpreta erróneamente atribuyendo una causa a lo que de todas maneras habría sucedido, una causa falsa.

Esto, como lo anterior, ha sido comprobado en estudios: incluso con datos aleatorios las personas encontraron causas de sus cambios.

Tercera razón, el sesgo hacia lo positivo. Tenemos una inclinación natural a dar más valor a la información que confirme una hipótesis. Se busca con más insistencia aquello que confirme una cierta idea que se tiene.

Visto del otro lado, esto produce desechar información que la niegue y si ella existe, se le resta importancia. Es decir, se busca más información que confirme la hipótesis y a ella se le da más valor. Otra tendencia también comprobada en estudios.

Cuarta razón, la que todos conocen. El sesgo de las creencias anteriores. Las opiniones propias, las creencias arraigadas en la persona, sesgan su interpretación de la información que le llega. La interpretara de manera que ella concuerde con lo que ya piensa.

Otra cosa que ha sido confirmada en estudios: la evidencia que contradiga la opinión propia tenderá a ser cuestionada con más intensidad que la que confirme esa opinión. Por ejemplo, el caso de quien usa la anécdota de su curación usando vitamina C a pesar que que ningún estudio exista que comprueba que eso es posible.

Quinta razón, la disponibilidad. Cuando mas disponible sea la información, más prominente se volverá, desproporcionadamente destacada. La atención suele dirigirse más hacia lo que se percibe como excepcional e interesante.

La evidencia anecdótica de un par de curaciones usando un método extraño es un ejemplo de esta disponibilidad desproporcionada. Esa información carece del valor que tendría un estudio médico bien realizado, pero también esas historias llevan en sí mismas emociones fuertes e imágenes impactantes.

Un bien realizado estudio médico, con grupos de control y buena cantidad de tablas estadísticas, nunca podrá tener la disponibilidad mental que poseen las curas milagrosas y los reportajes que crean miedo, usando historias personales.

La última de las razones que menciona Goldacre es la de las influencias sociales. Se refiere a la presión de grupo que fuerza a la persona a estar de acuerdo con el resto. No sólo eso, nosotros mismos seleccionamos estar con personas que confirman nuestras ideas.

La repetición constante de la idea dentro del grupo que la comparte, la convierte en una noción arraigada, tomada como real y verdadera. No importa que exista información que la contradiga, o que simplemente no exista en un sentido o el otro, la idea será sostenida.

Lo que ha hecho Goldacre en lo anterior es una gran idea. Hay causas, confirmadas, que muestran la realidad de personas razonables que creen en tonterías, de gente inteligente que toma como cierto lo falso.

Mientras que el campo del autor es el de la medicina y la salud, esas mismas seis razones pueden usarse en muchos otros campos.

Las discusiones sobre política y economía están llenas de ellas, algunas mencionadas como un extra al final del capítulo: la tendencia a sobre valorarse a sí mismo, o la idea de agrupar rasgos positivos en algo y el rechazo a lo que nos parece que va contra nuestra intuición.

Quizá con eso pueda resumirse la idea central de ese capítulo. Hay asuntos y temas en los que las intuiciones llevan por caminos equivocados, como en la determinación de relaciones causales, lo que acarrea riesgos severos de inexactitud y error.

Nota del Editor

Recuerda la idea de Goldacre a muchas de las situaciones en las que se habla de algún tema que es vital para las personas.

Esas seis causas por las que se cree en bobadas pueden verse con relativa facilidad entre quienes apoyan al socialismo y quienes lo reprueban; así como entre quienes defienden al Catolicismo y quienes lo atacan.

Todos ellos encuentran sentido en lo que no lo tiene, ven causas que no existen, se inclinan por su hipótesis, usan información selectiva, ignoran evidencia compleja, acuden a evidencia anecdótica y la repetición les hace tomar como real lo que no es más que una opinión sin sustancia.

En todo esto, los medios informativos juegan un papel central y no lo desempeñan usualmente con éxito.

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info:Razonamiento. También en ContraPeso.info: Bobadas.

 

La colección completa de resúmenes de AmaYi en tres partes, puede encontrarse aquí:

Ideas Económicas

Ideas Políticas

Ideas Culturales

La sección AmaYi de ContraPeso.info fue fundada en septiembre de 1995 y desde entonces publica un resumen mensual de grandes ideas encontradas en diferentes publicaciones.



1 comentario en “Bobadas del Inteligente”
  1. Franco Gamero Dijo:

    Otro excelente escrito. ¿Dónde estaban cuando más los necesitaba? Lo sabía pero no podia expresarlo en tan Buena forma como el autor de esta columna. Gracias. Merece ser traducido.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras