Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Ciudadano, Pieza Clave
Leonardo Girondella Mora
15 mayo 2013
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Hay un elemento democrático que suele ser relegado —dado como un hecho cuando en realidad es una hipótesis que en la mayoría de las veces es demasiado aventurada. Lo que afirmo es que se olvida, al hablar de democracia, del ciudadano.

Esta omisión del ciudadano en un régimen democrático es lo que exploro en lo que sigue.

&&&&&

1. Creo que es una realidad aceptada que la democracia es una palabra de connotaciones tan positivas que donde sea que se use, recibe una aprobación casi unánime —este es un fenómeno de exaltación desorbitada de la democracia y que produce el olvido que deseo examinar.

En otras palabras, es tanto y tan intenso el frenesí democrático de la actualidad que por tanta emoción y hervor, deja de poner atención en el papel que el ciudadano juega en el sistema —y que es mucho mayor al pensado.

2. En un sistema democrático, el elemento central es la persona, el ciudadano —de entre ellos saldrán gobernantes y gobernados. Es decir, en un gobierno democrático no debe esperarse encontrar al tipo ilustrado de persona que suponen los sistemas aristocráticos.

Tocqueville (1805-1859) lo expresó de manera magistral: “Observad ante todo que en un Estado democrático los gobernantes son menos honrados y menos capaces, los gobernados son más ilustrados y más atentos”.

3. Esa dualidad es la que contiene el olvido al que quiero acentuar. Creo que en estos tiempos la atención ha sido centrada en los gobernantes, relegando a los gobernados.

Basta examinar las campañas electorales de cualquier parte para confirmar que la atención nacional es colocada en los candidatos y sus partidos —por efecto natural, se habla de ellos como la clave del destino nacional, personas de las que dependerá el bienestar de todos.

Y se llega a entender que el problema político será resuelto con la selección de los mejores entre esos candidatos a diferentes puestos. Es la falla a la que se refiere K. Popper (1902-1994) como el error de Platón: poner toda la atención en el quién gobierna olvidando el cómo se gobierna.

4. Lo que quiero es ampliar ese cómo se gobierna para incluir no sólo el tipo de gobierno y sus instituciones —destinadas esencialmente a evitar un gobierno desmedido y demasiado poderoso.

Quiero explícitamente añadir en el cómo se gobierna al ciudadano de un régimen democrático —la persona que con su voto elige gobernantes y es parte de la política del país el resto de su tiempo.

Pienso que el ciudadano de tiempos democráticos debe tener al menos las dos cualidades siguientes:

A) Estar atento a la política, que es lo mismo que estar informado sobre el acontecer político de su país —lo que lleva a acciones como amplia lectura de periódicos y otros medios informativos escritos, así como a exposición a noticieros de otros medios.

B) Tener valores y creencias políticas arraigadas —es eso de ser ilustrados como lo calificó Tocqueville. Es tener cultura política, ideas sobre el tema, aunque no sean muy desarrolladas ni refinadas —las suficientes como para evaluar con sentido común a sus gobiernos y tener intuición suficiente como para pensar en las consecuencias de los actos de gobierno.

5. Sin esas dos cualidades, concluyo, será difícil lograr un régimen democrático estable y sólido —y será de extrema facilidad que su gobierno se expanda y deje de ser realmente democrático.

Un caso concreto de esta posibilidad —y que sucede en todas partes— es el gobierno que acostumbra a sus gobernados a dejar de lado sus ideales políticos sustituyéndolos con dádivas y favores. Lo que eso produce es una situación en la que el ciudadano abandona sus valores políticos o nunca los desarrolla.

&&&&&

Lo que he tratado de hacer es resaltar el olvido que es común en el frenesí democrático de estos tiempos —el olvido de que el ciudadano es la pieza clave de la democracia. Sin un electorado atento a la política y sin valores para juzgar las acciones de gobierno, la democracia sólo existirá de nombre.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Electorado. Hay allí columnas que tratan esta variable olvidada de la política, el papel, las opiniones y las responsabilidades del ciudadano.

La idea de Girondella es valiosa al complementar la de Popper. Olvidar el cómo se gobierna es un error común, al que lleva la atención desmedida en quién gobierna. Pero el cómo se gobierna depende en la mayor parte de la existencia de un electorado ilustrado que es capaz de profundizar en las acciones de su gobierno.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras