Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Comienza por Ti Mismo
Eduardo García Gaspar
31 julio 2013
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Alista Peña Nieto Cruzada contra Empleo Informal… El secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete informó que mañana el Presidente anunciará esta cruzada que pretende erradicar la informalidad de 30 millones de trabajadores”. Excélsior, 21 julio 2013.

No es la primera vez que algo así se intenta. Tampoco el el único lugar en el que se hace. Es el terreno de la informalidad. O de la economía subterránea, oculta, o como quiera llamársele. Según el reportaje,

“Alrededor de 30 millones de trabajadores están en situación de informalidad que, entre otras cosas, limita su derecho a empleos de calidad y hace inviables los proyectos de modernización y competitividad que a escala global tiene el país”.

¿Es un problema? Claro que lo es. Uno que vale la pena ver de cerca, siquiera un poco.

La economía oculta opera fuera del marco legal que le da más oportunidades de prosperar. En ella los contratos son fácilmente violados, es posible la violencia, los trabajadores ganan menos y tienen menos protección. Tampoco pagan impuestos, ni tienen acceso a financiamiento.

La definición de economía informal no tiene gran complicación: producción y venta de bienes y servicios legales que intencionalmente se oculta de la autoridad por conveniencia propia.

Todo lo ilegal, como drogas, se excluye, igual que la piratería y las falsificaciones. Es la serie de actividades legales que se disimulan para evitar la intervención estatal.

Su solución central tiene que considerar las razones por las que quien realiza esas actividades no quiere que lo sepa la autoridad. Sabiendo esto será posible tener remedios más efectivos.

Afortunadamente hay un pequeño libro de Sneider, y Williams, de este año, que nos dice eso precisamente.

Los empresarios quieren permanecer en el anonimato por varias causas.

Una de ellas es evitar el pago de impuestos. No es complicado entenderlo e incluso puede verse que conforme los impuestos se eleven o compliquen, tenderá a haber más economía oculta. La solución a esto puede ser imaginada por cualquiera.

Otra de las causas, es el costo de la seguridad social y beneficios dados a empleados. Cuanto más exija la ley dar al empleado en adición al sueldo que recibe, habrá más tendencia a la economía informal. Es fácil entender esto: el costo del empleado se eleva y eso disminuye la demanda de trabajadores. Economía de primera año.

Tercero, otra variable de costos, el de las regulaciones legales. Son las condiciones de mercado que impone el gobierno a las empresas para poder trabajar. Cosas como estándares de seguridad, salarios mínimos y demás. Opera el mismo principio: a más regulaciones más complicadas, mayor tendencia a tener economía informal. Tampoco es complicado entenderlo.

Esas causas de la economía oculta tienen un fondo común, el de la elevación de los costos de trabajo de una empresa y que son causados por la intervención gubernamental mal diseñada. Impuestos altos, mano de obra cara y costos por demasiada regulación son obstáculos para la apertura legal de negocios y quien los quiere abrir tiene la opción de irse a lo oculto.

En los países no desarrollados hay otra variable adicional, señalada por los mismos autores. Las causas anteriores son las que producen economías ocultas en países desarrollados, como 10% del ingreso nacional en Austria, 15% en Canadá y en Alemania, 27% en Italia, 19 en Noruega.

Hay otra causa en países como Panamá con más de 60%, México 30%, Bolivia 67%, o Argentina 25%. Es una causa de economías informales también ocasionada por el gobierno: la existencia de un sistema de registro y apertura de negocios que es extremadamente difícil, caro y prolongado.

La opción en estos casos es la natural, el no esperar meses o años para trabajar y comenzar a hacerlo por fuera de la ley. No ilegal propiamente, sino extra legal.

La iniciativa del presidente mexicano es positiva. Tantos millones de trabajadores en la economía informal son un problema. No sólo ellos, también las empresas en las que laboran.

Pero plantear las soluciones mejores necesita una buena dosis de humildad gubernamental, reconocer que fue la autoridad misma la que creó el problema al elevar los costos de trabajo de las empresas y negocios más pequeños.

Y eso es lo que bien vale una segunda opinión: aceptar que el problema de la economía informal ha sido creado principalmente por la autoridad misma, por sus leyes y reglamentos que encarecen la operación de las empresas.

Post Scriptum

El libro consultado es el de Sneider, F., y Williams, C. C. (2013). Shadow Economy. Institute of Economic Affairs. Puede ser descargado gratis en Institute of Economic Affairs.

Hay una causa adicional de la economía oculta, la que estos autores llaman “tax morale” y que merece una columna por separado, mañana mismo.

Véase El Mundo de la Propiedad que trata este tema, es especial para países no desarrollados.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras