Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Como Animales Entrenados
Eduardo García Gaspar
5 noviembre 2013
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La mentalidad existe. Muchas veces, demasiado enterrada, como para darse cuenta.

Pero de esa raíces se alimentan ideas muy visibles.

Una de ellas es la que coloca a las libertades en una categoría de obstáculo al bien de la sociedad.

Se piensa que el ser libre de actuar o no, de poseer o no, de comprar o no, de creer o no, es un impedimento al bien comunitario, al bienestar de las mayorías.

Se concluye que las libertades deben ser limitadas, canalizadas, hacia el bien general del mayor número. Esta idea supone que la felicidad se alcanza en un régimen con pocas libertades, o ninguna.

Un libro lo expresa bien, al describir el mundo mejor para Helvétius (1715-1771): un universo

“con poco o ningún espacio para la libertad individual… ahora todos han sido condicionados para hacer tan sólo lo que es bueno… como animales, entrenados para buscar sólo lo que nos es útil”.  (citado en Berlin, I., 2004. La traición de la libertad. México: Fondo de Cultura Económica, p. 44).

La metáfora de animales entrenados es llamativa. No es gratuita. Puede ayudar a ver un fenómeno muy actual de entrenamiento animal, del condicionamiento de su conducta.

Uno de sus pilares es la construcción de premios, las recompensas que recibe el animal cuando hace lo que se le ordena. Tiene su nombre, se llaman derechos humanos de nueva generación.

Son los añadidos a los reales derechos humanos que se entienden como libertades. Estos nuevos derechos, por el contrario, se entiende como concesiones y favores. Tome usted, por ejemplo, el derecho a la educación o el derecho a la salud. ¿Suenan bien? Por supuesto, todo dulce sabe bien al animal en entrenamiento.

El derechos a la educación, por ejemplo, interpretado como libertad, significa que la educación la decide la persona y que ella es la responsable de las consecuencias de sus actos, que ella es autónoma y que de sus esfuerzos dependerán sus resultados.

Pero interpretado como un derecho, la cosa cambia, volviéndose un reclamo a terceros, a quienes se les exige darle educación.

Convertidos en reclamos, dejando de ser libertades, los derechos de ese tipo se convierten en golosinas que entrenan a los ciudadanos.

A cambio de renunciar a su libertad, es el gobierno quien lo premia. A cambio de su libertad, el ciudadano consiente en ser educado en las escuelas en las que el gobierno enseña lo que quiere. Igual que, a cambio de su libertad, el gobierno le da una pensión, o unas medicinas.

Lo que así se crea es ese mundo de Helvétius, el de uno en el que el gobierno se ha quitado de encima a las molestas libertades para construir la realidad que más le conviene, donde la felicidad es depender de los favores gubernamentales, no la realización de los sueños propios.

Sí, son esos mundos que han sido descritos Un Mundo Feliz, o en 1984. El mundo de ciudadanos entrenados para obedecer sin chistar las órdenes del gobernante, de quien su vida depende.

¿Exagerado? No realmente. Simplemente es que no estamos acostumbrados a llamar a las cosas por su nombre.

Y, además, se tiene una terquedad profunda al creer que los nuevos derechos son logros humanos, cuando son sólo medios para destruir la libertad. Quizá sea como la construcción de la “voluntad general” de J. J. Rousseau, esa voluntad general de todos que soluciona el enfrentamiento entre la autoridad y la libertad.

Rousseau lo expresó bien como “la rendición de cada individuo con todos sus derechos a toda la comunidad”. El problema, por supuesto, es que esa comunidad no es otra cosa que la voluntad del gobernante para imponer lo que él piensa es la felicidad universal.

Comencé diciendo que la mentalidad existe, muchas veces, muy enterrada, tanto como para darse cuenta de que eso es lo que está en las raíces mismas de las concesiones y servicios de ideas como la del estado de bienestar. No es nada más que el condicionamiento del ciudadano que entrega sus libertades a cambio de platos de lentejas.

Post Scriptum

Un correo, en cadena, circulado recientemente, expresa parte de esta idea muy descriptivamente, lo que sucede cuando los derechos dejan de ser libertades y se convierten en donaciones distribuidas por el gobernante:

¿Vas a tener relaciones sexuales? El Gobierno te facilita los preservativos. Tienes ese derecho.

¿Ya las tuviste?… El Gobierno te ofrece la píldora del día después. Tienes ese derecho.

¿Has quedado embarazada?… SEGURO POPULAR: El Gobierno garantiza el consultorio, el obstreta, la trabajadora social y la leche para la embarazada. Tienes ese derecho.

¿Pero tuviste el niño?… El Gobierno te regala el parto, la leche para el niño y un ajuar completo, luego la ayuda económica, la guardería y el jardín infantil.Tienes ese derecho.

¿Estás desempleado(a)?… El Gobierno te paga seguro de desempleo. Tienes ese derecho.

¿Eres vago y no te gusta trabajar?… El Gobierno te concede una “ayuda”, (OPORTUNIDADES) becas para tus hijos y una vivienda de interés social en la que tendrás subsidios por los servicios básicos (agua, luz,…). Tienes ese derecho.

¿Eres alcohólico?… El Gobierno te atiende a través del servicio de salud. Tienes ese derecho.

¿Eres drogadicto?… El Gobierno te proporciona asistencia en centros especializados. Tienes ese derecho.

¿Eres un inadaptado?… El Gobierno vela por tu integración social, con inversiones en proyectos sociales. Tienes ese derecho.

Después de mucho dinero gastado en ti, ¿Tú sigues jodiendo a la sociedad, delinques, la riegas y vas a la cárcel?…  El Gobierno te mantiene mientras estás adentro y da ayuda social para tu familia y para cuando salgas, después de hacer nulo tu juicio, te dará asistencia de reinserción social antes que buscar trabajo y puedas así seguir robando, secuestrando y violando.

¡ahora… prueba a estudiar, trabajar, producir… a ver qué ocurre! el gobierno te sube la colegiatura, las patentes, los impuestos, la tasa de interés, el iva, medicinas, la gasolina, la electricidad, te quita los deducibles, etc… para pagar todo lo anterior, entre otras cosas!!!

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras