Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Crear, Una Responsabilidad
Eduardo García Gaspar
27 marzo 2013
Sección: RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


De seguro le ha sucedido a usted una cosa.

Estoy absolutamente seguro que en algún momento de su vida ha tenido una sensación.

La de de extrañar esos momentos en los que era niño.

Cuando las cosas eran, o al menos parecían, más fáciles y sencillas.

Es normal, creo, que se tenga esa sensación en personas que son razonablemente pensantes.

La cuestión la veo más o menos así. Conforme crecemos vamos añadiendo responsabilidades a nuestra vida. Me refiero a responsabilidades propias de cada uno y cuyas consecuencias se tienen en lo personal.

Por ejemplo, seleccionar una carrera profesional es un decisión que acarrea obligaciones, y la persona vive las consecuencias de esa decisión: más estudios, más dificultades, exámenes más difíciles.

Al no hacer estudios, o seleccionar una light, se hubiera tenido la vida un poco más fácil, al menos al principio.

De pequeños no tomamos decisiones nosotros mismos, las toman nuestros padres, y eso nos hace la vida sencilla y simple. Pero conforme crecemos los padres ya no toman las decisiones nuestras, tan solo nos orientan y sugieren. Es decir, la vida se nos complica, o mejor dicho, se nos hace más difícil.

Todo porque cada uno de nosotros es afectado por las consecuencias de nuestras acciones. Por ejemplo, una decisión de tener novia es algo que nos afecta, por no decir la decisión de casarnos.

Lo mismo va para otras decisiones como las de manejar rápido, si es que eso nos hace tener un accidente, lo que es una consecuencia de nuestros actos. Lo mismo va para decisiones de fumar, beber, hacer ejercicio, estudiar, tener relaciones sexuales y demás.

La vida se complica porque somos responsables de lo que hacemos y, peor aún, podemos afectar la vida de los demás, padres, hermanos, y otros. ¿Por qué tenemos responsabilidades? Para mi ésa es una pregunta vital que me he contestado de la manera siguiente, que quiero compartir con usted.

Los seres humanos tenemos responsabilidades porque somos importantes, somos trascendentes. Cada uno de nosotros vale por sí mismo en lo individual. Valemos porque Dios nos ha creado y las obras de Dios son sagradas. Más aún, Dios nos hizo a su imagen y semejanza, es decir, somos de alguna manera parecidos a Él.

¿En qué nos parecemos a Dios?

En que junto con Él somos también creadores o continuadores de su obra. Lo que Dios hizo nosotros lo debemos continuar y hacer mejor. Creo que eso es la mejor manera de adorar a Dios. Los seres humanos somos obra de Dios y sus ayudantes en la Creación.

Por eso tenemos responsabilidades y por eso la vida es complicada, porque tenemos responsabilidades de hacer algo para que la Creación sea mejor. No podemos vivir toda nuestra existencia con alguien tomando las decisiones que nos corresponden a nosotros en lo particular.

Es precisamente porque somos obra de Dios que no podemos dañarnos unos a otros. Por eso está prohibido el matar y el lastimarnos en nuestros cuerpos y nuestras propiedades. Son nuestros cuerpos y nuestras propiedades, mentales y físicas, los instrumentos para ayudar a hacer mejor este mundo.

Lo que alguien estudia en una carrera, o lo que uno hace en el trabajo, va a ayudarle a esa persona a ser mejor, a vivir mejor, a tener una familia que sea mejor, a dar servicios de su especialidad a otros que los necesitan y esos otros así van a vivir mejor.

La persona va a poder hacer así obras de caridad y va a ser de alguna manera un ayudante de Dios en la creación, sea un barrendero de la calle o sea un ingeniero con maestría.

Lo anterior quiere decir que nuestro mundo no es perfecto, pues si lo fuera no tendríamos nada que hacer: no tendríamos siquiera que trabajar para comer.

Pero nuestro mundo no es perfecto, creo yo, porque Dios quiere que nosotros lo ayudemos a hacerlo mejor y, si le ayudamos, nos va a premiar con ir al Cielo, que sí es un mundo perfecto.

Por eso es que tenemos responsabilidades, por eso es que tenemos que trabajar y que estudiar, a veces, más de lo que quisiéremos. Por eso nos cansamos y nos sentimos frustrados si las cosas no salen como queremos, sea en un examen o en una solicitud de empleo.

¿Qué hacer? Sólo hay una cosa, que es aceptar esa responsabilidad que nos ha dado Dios y ponerse a trabajar más para hacer a este mundo mejor. Claro que eso lo podemos hacer estando contentos o estando enojados.

Es mejor hacerlo estando contentos pues de todas maneras lo tenemos que hacer, si es que queremos que Dios nos premie. A los adultos como usted Dios les ha asignado esa responsabilidad: usted es su ayudantes y Él cuenta con su ayuda.

Post Scriptum

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Dios.

Ser libres, que es un rasgo humano, implica aceptar las consecuencias de los actos propios, buenas y malas. Eso lleva a la idea de la responsabilidad de hacer lo bueno, de crear y mejorar. En la visión Cristiana, somos co-creadores junto con Dios.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras