Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Dos Emigraciones, Una Causa
Leonardo Girondella Mora
16 enero 2013
Sección: EFECTOS NO INTENCIONALES, Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en: ,


“Huyen millonarios de Francia. Las grandes fortunas se refugian en países como Bélgica, Rusia, y GB, a pesar de que la ley no ha entrado en vigor”. Grupo Reforma, 14 enero 2013.

La noticia no fue algo imprevisto —difícilmente es una sorpresa.

Lejos de eso, era un suceso capaz de ser previsto, un caso de efectos no intencionales. Sólo los detalles eran desconocidos.

Clarín, en Argentina, lo reporta: “Se llama Néchin. Está en la frontera con Francia, a una hora y media de París. Allí fijaron domicilio el actor y otros ricos franceses para pagar menos Impuestos”.

El poblado belga es donde “se supo que el actor francés Gerard Depardieu había comprado una casa para fijar su residencia en Bélgica y escapar del fisco francés”. Poco más de una cuarta parte de sus habitantes son franceses.

El actor no es el único caso —entre otros están Bernard Arnault, cabeza del grupo LVMH y gente “como la familia Pollet –de la cadena de ropa La Redoute–, Jacques Badin –Carrefour–, Philippe Hersant –editor del diario “Le Figaro” y otros medios–, o los actores Daniel Auteuil y Emmanuelle Béart”.

En total, tenemos un caso que no es nuevo de emigración forzada —y que no es distinto al de, por ejemplo, la emigración ilegal de mexicanos a EEUU en busca de trabajo.

En los dos tipos de emigración hay un común denominador.

Los millonarios de Francia emigran a otras partes por causa de un acto gubernamental, impuestos que llegan al 75% de sus ingresos personales —gente de escasos recursos en México emigra a EEUU porque los actos de gobierno frenan la creación de empleo.

Ambos casos tienen motivaciones similares. Los millonarios quieren su bienestar, igual que los emigrados mexicanos —ambos buscan salir de un país que no se los permite y aceptan el gran costo de emigrar a donde ellos piensan que estarán mejor.

Y los dos tipos de emigrados reaccionan en contra de una acción gubernamental que los daña.

Los millonarios franceses y de cualquier parte que salen de su país están votando con sus pies su reprobación al impuesto que deben pagar. Los emigrados en busca de empleo reprueban también con sus pies una situación causada por el gobierno —esa carencia de creación de empleos.

&&&&&

Una vez establecida la similitud en los dos tipos de emigrados, quiero apuntar otra faceta de esta situación —la del grito que lamenta la emigración del millonario, al que acusa de traición egoísta y de falto de solidaridad social por negarse a pagar esos altos impuestos.

Olvidan que el emigrado de bajo ingreso puede ser acusado de lo mismo —pues abandona su país y lleva consigo sus talentos y capacidades para trabajar y crear riqueza. Lleva consigo lo mismo que el millonario. Los dos son una exportación de talento, esfuerzo y trabajo.

Una exportación que es de un tipo muy especial —de no existir una intervención gubernamental, la persona hubiera permanecido en su país.

• El caso del millonario es el más claro: sale del país por una tasa impositiva que es excesiva y busca un lugar que le sea agradable y donde no sufra esa expropiación.

• El caso del emigrado que va en busca de trabajo es más complejo: sale del país por una situación muy clara —juzga que en otra parte encontrará un empleo que le permita vivir mejor. Su queja es una de empleo, de una economía frenada por malas leyes y políticas económicas.

Mi intención fue colocar la noticia de la emigración de millonarios franceses dentro de un contexto que permita comprenderlo. La trivialidad del detalle de noticias que ponen su énfasis en lo colorido que resulta Depardieu en compañía de Putin provoca una pérdida de perspectiva.

El contexto correcto es el de colocar a los millonarios de Francia es el mismo caso de los emigrados pobres de México —los dos son casos de expulsión de población provocada por acciones equivocadas de gobierno y los dos tienen una consecuencia negativa, el perder recursos humanos.

El remedio es asombrosamente simple: facilitar el trabajo, incentivar el esfuerzo, fomentar la inversión, dejar que la gente disfrute del beneficio de su trabajo.

Nota del Editor

En 2006 publiqué una columna sobre el tema general, Los Millonarios de Francia. Vale la pena leer El Recaudador de Impuestos, de F. Bastiat.

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Emigración y en ContraPeso.info: Impuestos.

Las columnas que tratan el caso de efectos imprevistos están en ContraPeso.info: Efectos no Intencionales.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



3 Comentarios en “Dos Emigraciones, Una Causa”
  1. Casaitalia Dijo:

    Muy interesante y atinado. Ya había escrito sobre el “caso Depardieu” y la natural libertad de cualquier persona de abandonar aun su país, para establecerse donde más le gusta. Por cualquier motivo, mejor si para guardar sus propiedades del robo gubernamental. Pero no había hecho la conexión con los emigrantes méxicanos a EEUU. Y es cierto que el motivo es lo mismo: solo que no lo había pensado. Gracias por sus ideas siempre profundas -no es la primera vez que me doy cuenta de esto- que nos hacen reflexionar. Si no le molesta, me gustará referir esta su “idea” en mi blog. Gracias. NOTA DEL EDITOR: adelante con referir la columna en su blog, por lo que le doy las gracias.

  2. droctavion Dijo:

    Considero atinado asociar a las emigraciones continuas a acciones gubernamentales que aclteran de manera negativa al pais y que crean incentivos a la emigración. Me atrevo a apuntar otra emigración, también conocida, la causada por los gobiernos argentinos durante décadas y muy notoria con el gobierno actual.

  1. Dos Emigraciones, Una Causa « casaitaliablog




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras