Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Bueno de Bodino
Eduardo García Gaspar
20 febrero 2013
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Le podemos decir, Juan. Juan Bodino.

Pero también le podemos decir, Jean Bodin, que quizá sea lo más adecuado.

Era un francés, nacido en 1529 o 1530 y fallecido en 1596. El hombre escribió sobre política.

Para quien ha leído sobre eso, no es un nombre desconocido. Se le reconoce ser influyente.

Al bueno de Juan le interesaba la idea de un “estado bien ordenado”, algo que supongo todos queramos. Ya que todos nos imaginamos algo bueno con eso, la frase tiene su atractivo.

El problema es que es demasiado vago. Usted se puede imaginar una cosa y yo otra. Estoy seguro que López Obrador estará de acuerdo con la frase, pero su idea será la opuesta a la que yo tenga.

Como en casi todas estas cuestiones, hace falta definir las cosas, ponerlas en claro.

Bodino tenía su idea muy clara, un buen estado bien ordenado tiene una autoridad política indivisible. Esto significa una autoridad personal, el poder colocado en un individuo. Eso es lo que lograría tener un estado ordenado.

Hay más en su idea. Para llegar a ese poder personal, son necesarios algunos pasos previos.

Deben reunirse las familias de los notables. Digamos la élite del país, los aristócratas conversan sobre el asunto y eligen a una persona, después de sus deliberaciones. Podría ser una institución, pero sobre todo una persona. Se enviste al designado con el poder total y se le jura obediencia por parte de todos.

El mecanismo tiene sus refinamientos adicionales. Por ejemplo, en cuestiones de impuestos la persona no tiene todo el poder. Tiene que lograr la aprobación del resto. Es decir, hay menos indivisibilidad de la aparente.

En resumen, la idea de Bodin tiene influencia aún en nuestros días.

Un caso, por ejemplo, es el de regímenes presidencialistas, como los hubo en México. Los de regímenes extremos donde el salvador de la nación acumula todo el poder, como en Venezuela o Cuba. Incluso podría tomarse la idea como justificación de sistemas totalitarios y dictatoriales.

Esto logrará simpatías espontáneas. Por ejemplo, los socialistas, algunos de ellos, verán con simpatía al poderoso que comparta sus ideas. Esto es real.

Un socialista estará dispuesto a defender a Chávez, por ejemplo, o a Castro, pero no a Pinochet. Lo mismo sucederá del otro lado. Humano, erróneo, pero humano.

¿Bodino defendería, por ejemplo, la autoridad personal que se tiene en sistemas como el cubano? No lo creo.

Bodino no era tonto. Si bien proponía que un buen estado ordenado concentraba su autoridad en una persona, su elección debía pasar por un proceso de elección entre personas que verían afectados sus intereses por esa elección.

Si bien el proceso podría estar afectado por corrupción, también estaba exento de las locas promesas electorales de una democracia actual. Los aristócratas, seguramente, estarán mejor preparados para calcular las consecuencias de su elección.

Y no le sueltan el poder de decretar impuestos, el mayor de todos. El elegido, además, se sentirá bajo supervisión y vigilancia.

Si en el sistema de Bodino ampliamos a los electores del gobernante, poco a poco nos iremos yendo hacia lo que conocemos como democracia. La aristocracia, en el caso de Bodino, es lo que Montesquieu (1689-1755) más tarde colocó de contrapeso a legisladores demasiado inclinados a la gente común.

Al mencionar esto, tengo varias cosas en mente. Por un lado, mostrar que hace siglos la gente se ponía a pensar en estos temas y que decían cosas que los hacen ver bien. No eran tontos ni mucho menos.

También, que nuestros tiempos no muestran un avance político con respecto a los anteriores.

Seguimos teniendo los mismos problemas gubernamentales de antes. Sí, en todo hemos avanzado, medicina, tecnología, lo que usted quiera. Pero no en los asuntos de gobierno.

Seguimos padeciendo lo mismo: excesos de poder, abusos, impunidad, mesianismo, ignorancia y gobernantes que no merecen serlo.

Quizá nadie lo merezca y, por eso mismo, debemos acotarles el poder todo lo posible. Porque el poder corrompe, es cierto, pero también marea y enloquece.

Post Scriptum

Una breve resumen de Bodino. Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: División del Poder. Véase Más Allá de Las Elecciones.

 

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras