Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Peor Abusador
Selección de ContraPeso.info
19 diciembre 2013
Sección: Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en:


ContraPeso.info presenta una idea de Max Silva Abott. Agradecemos a Arcol.org el amable permiso de publicación. La idea central del escrito es examinar al Estado entendido como el “sumo protector” .

Para muchos, el Estado es una especie de dios: un sumo protector que gracias a su poder, provee de lo necesario para vivir y evita las injusticias y los abusos.

Esta verdadera obsesión por Papá-Estado suele tener como premisa la dogmática concepción según la cual, quienes estiman que el Estado debiera ser bastante más pequeño a fin de permitir la libre iniciativa (identificados por regla general con los empleadores), son unos codiciosos insaciables y abusadores sin escrúpulos.

Ello explicaría que para los explotados, no quedara más remedio que buscar la protección de este Estado justiciero.

Sin embargo, esta maniquea y simplista visión olvida, curiosamente, que las instituciones de ese Estado en el cual se han puesto todas las esperanzas, están constituidas por personas, con las mismas virtudes y defectos que las demás.

Así, al no tener en cuenta este dato crucial, se atribuye cándidamente a sus actuaciones una bondad a toda prueba.

Ahora bien, para seguir con esta burda representación, imaginemos por un momento que quienes no desean un Estado todopoderoso fueran de verdad la peor calaña posible de seres humanos.

Ante este escenario, todo se limitaría a un problema de poder y de opresión, sea de estos desalmados o del Estado, con lo que la pregunta de fondo se reduciría a saber cuál poder y opresión resulta más soportable, el privado o el público.

Así las cosas, y aún llevado a este extremo, nos parece que prácticamente cualquier situación es mejor que un Estado todopoderoso.

En efecto, el poder privado rara vez es tan fuerte como el estatal, siendo su posibilidad de obligar infinitamente menor, ya que debe recordarse que el Estado (y los sujetos que encarnan sus organismos) posee el poder coactivo para imponer sus decisiones.

En segundo lugar, por muy abusador que sea un poder privado (un empleador, por ejemplo), las potenciales víctimas (porque, de hecho, las hay) podrían por regla general, cambiar de trabajo y encontrar un patrón menos malo, lo que en el caso del poder estatal es imposible, pues todos quedan a merced del mismo. La única solución es emigrar, si se puede (y si se lo permiten) a otro país.

Finalmente, un tercer problema es que en el ámbito privado suele existir creación de riqueza, lo que no ocurre o es mucho menor cuando el Estado lo controla todo, tal como demuestra la historia.

Por tanto, al menos el abuso de privados genera riqueza, mientras que el abuso del poder público no, perpetuando no sólo la pobreza —y de paso, convenientemente, la dependencia de los débiles— sino por regla general, la corrupción y la permanencia en el poder.

De este modo, al menos la libre iniciativa permitiría a algunos subir dentro de la escala social.

Es por eso que aún en el peor de los casos, el poder privado resulta menos malo que el poder estatal, que es de lejos, el peor abusador.

Nota del Editor

La idea de Silva Abott es genial en su simpleza y realidad. Muestra quizá el mayor de todos los errores del intervencionismo estatal y del estado benefactor. Todo comienza con una hipótesis, la de que por sistema los empresarios explotan a los trabajadores.

Para evitar esa explotación, los trabajadores llaman al gobierno, en busca de su protección y el castigo al empresario. No se trata de nada más que un cambio de amo que lleva a un abusos ciertos. Todo porque la hipótesis supone que en el gobierno hay gente que no tiene falla alguna y que jamás se equivocarán y que jamás abusarán de su poder.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras