Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Enmiendas Bíblicas
Eduardo García Gaspar
25 marzo 2013
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SEXUALIDAD
Catalogado en:


El fondo es conocido. Los detalles son nuevos.

Es la vieja petición de “modernización” de los principios tradicionales. A finales de diciembre pasado, en CNN, se repitió eso precisamente.

Uno de sus conductores/comentaristas, Piers Morgan, aseguró que era tiempo de actualizar a la Biblia. Como si se hiciera una enmienda constitucional.

La ocasión fue una entrevista entre él y un pastor evangélico, Rick Warren.

La solicitud fue simple: la Biblia contiene una fallas esenciales que deben corregirse como lo de los matrimonios de personas del mismo sexo (el pensamiento actual no coincide con lo que la Biblia afirma, según Morgan).

El tema suele causar demasiada emoción y, por eso, merece ser tratado con prudencia.

Entendamos la petición de enmienda, que Morgan simplemente repitió. La solicitud es cambiar a la Biblia. Hacerlo porque lo que ella dice no coincide con lo que ahora se piensa. El supuesto, no reconocido, es que lo que ahora se piensa sobre el tema es mejor, es cierto, es verdad, es universal.

Me imagino que, entonces, de la Biblia se expurgarían las partes que reprueban el sexo entre hombres (y por extensión, entre mujeres).

Esa reprobación de la homosexualidad, se piensa, va contra los derechos de esas personas, a las que la Biblia ofende, cosa que hace conveniente enmendarla en esas partes.

La respuesta del pastor a esa petición fue que no, simplemente no va a hacerse eso. Lo que está mal es la opinión actual, opinión que cambia siempre. Es una buena respuesta.

Muestra un plano nuevo, el de la verdad. Morgan puede, por ejemplo, solicitar que la Biblia se modifique de acuerdo con la opinión pública cada vez que se necesite. Si eso sucede habría cambios constantes.

Los habría habido desde hace dos mil años. Pero si la Biblia no tiene como propósito reflejar a la opinión pública, sino ser la voz de Dios, la cosa cambia.

Los cristianos creemos que es un libro inspirado por Dios, no una recopilación de normas e historias que salen de la cultura popular. Aunque usted no crea eso, entenderá que hay una notable diferencia entre creer que la Biblia es la voz de Dios y pensar que la Biblia es un compendio de opiniones públicas.

Son dos formas de entender un libro y eso hace toda una diferencia.

Pero hay más. Sobre la homosexualidad, el conductor, Morggan, apuntó que no ve nada malo en el caso de que un hombre se enamore de otro. El pastor, a continuación, señaló otra diferencia de visiones.

No se trata de un asunto de amor, la Biblia pide que nos amemos unos a otros. Eso todos lo saben. En la Biblia se nos pide amarnos unos a otros, sean hombres o mujeres.

Y entonces el pastor dijo que, en esto, lo que la Biblia dice es que “no puedes tener sexo con cualquiera”. No es un asunto de amor, sino de sexo. Otra diferencia importante. La Biblia manda a amar. Considera reprobable odiar, dañar a otros. Si no se ama a los otros, no se ama a Jesucristo.

No es una prohibición de amor entre personas del mismo sexo, es un mandato que nos pide no tener sexo con cualquiera.

En resumen, entonces, tenemos como clave la diferencia de visiones.

La Biblia, entendida como voz de Dios, no está sujeta a enmiendas al estilo de las constituciones.

Si ella se entiende como un compendio de normas sociales, entonces sí podría ser corregida.

Y, sobre la homosexualidad, hay que distinguir entre amor y sexo. La Biblia manda amarnos unos a otros sin excepción, no tener sexo entre nosotros sin límites.

Todo lo anterior ayuda a comprender lo que se ha llamado guerras culturales, esos choques de visiones que tratan temas profundos de creencias.

Es esa entrevista se dejó ver que cada uno de sus personajes entendían las cosas de manera distinta. ¿Cuál tiene la razón?

Eso es algo que usted tiene que decidir, quizá no de una manera absoluta ahora mismo, pero sí seguramente descubriendo de qué lado hay más racionalidad.

Por mi parte, me parece que la visión que pide actualizar todo dependiendo de las opiniones del momento es demasiado inestable y demasiado sujeta a opiniones variables no únicas. Conduce a posiciones débiles, sujetas a presiones políticas, que no tienen un argumento más sólido que la moda intelectual del momento.

Esto me desagrada profundamente, porque el final de cuentas, lleva al relativismo y la anulación de la verdad.

Post Scriptum

El reporte de la entrevista a la que me he referido está en Piers Morgan It’s Time for an Amendment in The Bible.

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Homosexualidad.

La diferencia de visiones es notable y la razón por la cual se tienen peticiones sin sentido:

• Para el Cristianismo, la Biblia es unn conjunto de libros que contienen la palabra de Dios, libros de muy diversa naturaleza que fueron escritos bajo la inspiración de Dios.

• Para personas que no piensan eso, la Biblia es una serie de libros que forman una especie de constitución legal del Cristianismo y que, por eso, puede ser cambiada, igual que las leyes.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

 





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras