Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Es la Ley, Es el Freno
Leonardo Girondella Mora
11 junio 2013
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Los tipos de gobierno, según Aristóteles, son de ayuda para comprender el fenómeno político de estos tiempos —incluyendo también tiempos idos.

Las tres formas de gobiernos “puros”, según Aristóteles, son la monarquía, la aristocracia y la democracia —las que difieren en cuanto al número de las personas que gobiernan.

• En una monarquía, gobierna uno sólo, el rey —o príncipe como lo llama Maquiavelo.

• En una aristocracia, gobiernan unos pocos, un grupo de nobles.

• En una democracia, gobiernan muchos —esos ciudadanos que votan y participan en la vida pública.

Esas tres formas de gobierno son distintas, por tanto, en cuanto al número de personas en las que radica el poder político —pero lo más eminente es eso en lo que son iguales: todos ellos son gobiernos sujetos a la ley. Podría decirse que son sociedades en las que existe un Estado de Derecho.

Esto es exactamente lo que crea lo que Aristóteles llama formas “impuras” de gobierno y que también son tres —cada una es una corrupción de las tres formas anteriores de gobierno, allí donde no hay Estado de Derecho.

• La monarquía, cuando se corrompe y ya no es un Estado de Derecho, se convierte en una tiranía.

• La aristocracia, cuando se corrompe y deja de ser un Estado de Derecho, se convierte en una oligarquía.

• La democracia, cuando se corrompe y no es ya un Estado de Derecho, se convierte en una demagogia.

&&&&&

Esta forma esquemática y simplificada de ver la idea del filósofo permite sacar conclusiones que son lecciones políticas necesarias en estos tiempos.

• La monarquía, la aristocracia y la democracia son sistemas buenos —”puros” como los llama el mismo Aristóteles. Difieren en el número de personas en las que se concentra el poder político, pero ninguno es reprobable en sí mismo.

• La razón central por la que la monarquía, la aristocracia y la democracia son sistemas buenos es la existencia de un Estado de Derecho —es decir, la ley se respeta y no existe la posibilidad de que quien gobierne se tome atribuciones fuera de esa ley.

• Es cuando no existe esa sujeción a la ley, que las tres formas puras de gobierno se corrompen —se convierten en tiranía, oligarquía y demagogia. Las tres igualmente malas, sin importar el número de personas en las que se concentre el poder político.

• Puede entonces entenderse lo beneficioso que resulta el contar con una herramienta que detenga y frene la posibilidad de un gobierno “impuro”, el que sea, que se salga fuera de la ley —lo que significa cometer abusos que violen libertades básicas.

• La advertencia para nuestros días está dentro de esa corrupción de formas buenas de gobierno: la concentración de poder político en uno sólo, en unos pocos, o en muchos, y que se usa para gobernar sin límites legales.

Es fácil reconocer en estos tiempos casos de gobiernos “impuros” —donde no existe el imperio de la ley y se cometen abusos de autoridad —como en los gobiernos de Stalin, Hitler, Pol Pot y en Corea del Norte, amén de otros en Sudán, Eritrea, Siria, etc. (Hay una lista en Parade.com).

Es bastante más difícil reconocer en cambio otros casos de gobiernos “impuros” —en los que tampoco existe un Estado de Derecho, pero que se han disfrazado como democracias — como en los casos de Venezuela y Cuba, donde el poder político está concentrado y, lo más importante, no existen frenos al abuso de ese poder.

Addendum

Existe una amplia lista de dictadores en Conservapedia.com, que contiene una útil lista de requisitos para llamar a alguien así.

Mi columna ha tenido la idea de hacer explícito la función del Estado de Derecho como un freno al abuso del poder, sea en el régimen que sea e independiente de las preferencias políticas personales.

 

Nota del Editor

Hay mas ideas en ContraPeso.info: División Del Poder. También véase Estado de Derecho: Definición.

Añado algo que me he encontrado con frecuencia. Quienes son partidarios de regímenes socialistas suelen ser también partidarios de gobiernos crecientes con mayores poderes y están dispuestos a reprobar casos de gobiernos abusivos, como los de Pinochet o Franco, al mismo tiempo que aprueban casos similares, como los de Castro y Chávez.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Es la Ley, Es el Freno”
  1. Alejandro Dijo:

    Buen artículo, sólo apuntar que el párrafo que dice “La monarquía, la aristocracia y la demagogia son sistemas buenos —”puros” como los llama el mismo Aristóteles” debería decir “La monarquía, la aristocracia y la democracia son sistemas buenos”. NOTA DEL EDITOR: gracias en verdad, ha sido un error grave que ya corregimos.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras