Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Existen Culpas Colectivas?
Selección de ContraPeso.info
11 marzo 2013
Sección: FALSEDADES, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta una idea de Fernando Pascual. Agradecemos a Arcol.org el amable permiso de publicación. El título original de la columna es ¿Existen culpas en las instituciones “abstractas”?

Encontramos con cierta frecuencia acusaciones graves contra Estados, contra religiones, contra grupos culturales, contra asociaciones.

Ante las mismas podemos formular dos preguntas: ¿Desde dónde se construyen esas acusaciones? ¿Qué tipo de validez pueden tener?

Esas acusaciones se fundan, normalmente, en una idea más o menos sencilla: existen instituciones o realidades “abstractas” que adquieren culpabilidad desde las acciones concretas de los individuos que las componen.

Así, “Francia” habría adquirido una culpa colectiva por las atrocidades perpetradas por muchos ciudadanos durante la Revolución francesa, o en el proceso de conquista y colonización de amplios territorios del planeta, o en otros muchos hechos de su historia.

“Gran Bretaña” llevaría en su pasado los crímenes de piratas y de conquistadores que cometían atrocidades con el beneplácito de sus gobernantes.

“Estados Unidos” tendría a sus espaldas la culpa de haber provocado miles y miles de muertos con el uso de dos bombas atómicas y con bombardeos masivos sobre casas habitadas por personas desarmadas en las ciudades del “enemigo”.

La lista anterior podría alargarse casi para cada pueblo. Alemania, España, Italia, Rusia, China, Camboya, Sudán… ¿no hay una historia gris de crímenes y de injusticias cometidos durante el pasado por personas concretas de muchas naciones del planeta?

Si miramos al mundo de las religiones, las acusaciones son semejantes. Ha habido católicos que han matado injustamente a seres humanos indefensos. También ha habido protestantes, musulmanes, budistas, hinduistas, y un largo etcétera, que cometieron crímenes y robos.

¿Son culpables cada una de las religiones de los delitos cometidos por sus miembros?

Por lo que acabamos de ver, el fundamento de estas críticas consiste en suponer, por un lado, que ciertas instituciones o realidades tienen una especie de identidad que las hace responsables de todo lo que hacen sus miembros.

Por otro lado, quienes son parte de un Estado o de una religión, automáticamente quedarían manchados por las culpas cometidas por otros miembros del grupo al que pertenecen.

Sin embargo, y así pasamos a la segunda pregunta, las dos suposiciones apenas recordadas carecen de validez.

Una persona puede ser cristiana y no tener nada que ver con lo que hace un fundamentalista cristiano que asesina manipulando el nombre de Cristo.

Una persona puede ser rusa y rechazar firmemente todos los crímenes cometidos por Lenin y Stalin y por otros padres del comunismo soviético.

Alguien podría objetar que existen ciertas realidades que, intrínsecamente, están tocadas por el mal. ¿No se podría juzgar así a grandes Estados totalitarios, como el de la Alemania nazi o el de la Unión Soviética?

Pues incluso en esos casos, miles y miles de alemanes y de rusos que vivieron bajo la autoridad de gobiernos inicuos supieron mantenerse firmes en su oposición a la tiranía, incluso a precio de dar su sangre.

Esos héroes (y los casos son muchísimos, en casi todos los pueblos y realidades “abstractas”) no dejaron de ser alemanes o rusos. Por lo mismo, acusar a un alemán antinazi de las culpas de su Patria durante el nazismo es algo sumamente injusto y fuera de todo respeto a la verdad.

No existen, necesitamos reconocerlo, culpas en las instituciones “abstractas”. Las culpas son de las personas.

Acusar indiscriminadamente, como se hace en tantas ocasiones, a pueblos o a religiones de los crímenes del pasado o del presente cometidos por algunos de sus miembros es, sencillamente, una injusticia y una falta de verdad al auténtico sentido de la historia.

Más allá de esos delitos, también los pueblos y las religiones cuentan con miles, millones de hombres y mujeres de todas las clases sociales que han actuado desde el heroísmo y la justicia.

Hombres y mujeres que son la mejor parte de cada realidad “abstracta”. Con sus actos concretos reflejan que el mal no se transmite de gobernantes a gobernados, que no existen “culpas colectivas”, porque siempre ha habido (y hay) miembros de Estados o de religiones con corazones buenos que han usado su libertad para escribir las mejores páginas de la historia humana.

Nota del Editor

La idea de F. Pascual puede ser llevada a otras entidades abstractas a las que suelen llevarse culpas colectivas. Un notable ejemplo es el de clases sociales, especialmente las marxistas, declarándose, por ejemplo, la culpa de la burguesía (o lo opuesto, la inocencia del proletariado).

Véase Ese Clisé, el Pueblo para otro ejemplo de entidades abstractas mal usadas. El problema es uno de los asuntos de la Gramática, llamado sinécdoque, y que se refiere al uso de nombres colectivos usados como sujetos.

Véase también Culpas Colectivas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras