Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Francisco Como Líder
Eduardo García Gaspar
29 julio 2013
Sección: RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Pertenece a la misma mentalidad. A esa que confunde cosas y niveles.

Es la forma de pensar que asegura que Jesucristo fue un gran líder moral, un gran maestro como Buda, Confucio, Mahoma, Ghandi y otros más.

Ahora es el Papa Francisco quien recibe el mismo tratamiento que poco entiende las cosas.

En una columna reciente, titulada La Iglesia ha Encontrado un Gran Líder, su autor, Juan Arias escribe cosas dignas de señalar.

“La Iglesia ha encontrado un líder… la Iglesia, con sus dos mil años de historia… ha conseguido encontrar un líder mundial… La Iglesia… se fue a buscar el nuevo líder a las Américas… El papa Francisco… se ha convertido, en menos de un mes al mando de la nave Iglesia, en el personaje más en vistas del planeta, como un día lo fueron un Gandhi o un Luther King…

“Si al mundo de hoy le falta un gran líder, capaz de devolver esperanza y abrir nuevos horizontes a una sociedad desencantada y en ruinas, la Iglesia parece haberlo encontrado… Como un día surgieron líderes capaces de sacudir al mundo como Gandhi, Luther King o Mandela, entre otros, es posible que a esa lista de líderes contra la violencia y contra las discriminaciones de los diferentes, haya que añadir pronto al papa Francisco…”

La cita destaca un común denominador, el de llamar líder al Papa y dar significado al término líder asociándolo con otros, como Gandhi, Luther King, Mandela. Mucho me temo que sea esta una visión equivocada desde su origen.

Quizá la explicación del error de visión es el secularismo. Quien no tiene la convicción cristiana, tenderá a ver en Francisco los conceptos que él entiende y que son más terrenales que espirituales.

Si entiende de líderes políticos, de carisma público, de activistas sociales, de generadores de movimientos sociales, eso mismo tenderá a ver en el papa actual. Eso y nada más que eso. Tal es la razón por la que entiende a cualquier papa en relación con otros que considera sus similares, como Mandela.

Los comprende como líderes de multitudes, como ejemplares únicos que sólo pueden ser evaluados por la reacción de millones de seguidores, por las primeras impresiones de los reportajes de medios, por sus palabras vistas con superficialidad.

Siquiera un poco de convicción cristiana lleva a una visión muy distinta: Francisco es lo mismo que Benedicto XVI, que Juan Pablo II, que el resto de los papas, se hayan llamado Calixto, Martín, Pío, Inocencio, Gregorio o Adriano.

Son parte de la sucesión desde san Pedro como representantes de Cristo y preservadores de su enseñanza. Nada de esto tienen Buda, ni Ghandi, ni Mandela.

Sí, algunos tienen personalidades más atractivas que otros y son muy distintos entre sí, pero es incompatible con el Cristianismo fundarse en las capacidades de líder de un papa en un momento dado. La Iglesia no se basa en esos posibles vaivenes. Es algo más sólido.

De allí que puedan tenerse esas dos visiones muy distintas.

El no cristiano veré en éste como en el resto de los papas a personas que pueden ser evaluadas políticamente, terrenalmente, como líderes con seguidores y con capacidad de movilizaciones sociales. Este es su único criterio posible, ver al papa que sea como un agente político y social. Como un líder mundial.

El cristiano entenderá a este y a cualquier otro papa como un representante de Dios mismo, alguien preocupado con la salvación de almas para la vida futura y que tiene la misión de hablar de Jesucristo al mundo entero. Mientras que habrá papas de muy diversas personalidades, ninguno de ellos puede diferenciarse por cambiar su misión central.

Sea usted o no creyente, no importa para entender la diferencia. Para unos, el papa actual se mueve en las ligas de Mandela, Obama, Hugo Chávez, Ghandi. Para otros en las de Buda, Mahoma, Zoroastro, Sócrates.

Mi punto es que es ninguna de esas ligas están los papas según el católico. Los papas son sucesores de Pedro y representantes mismos de Cristo, no revolucionarios sociales. ni maestros místicos admirables, ni líderes políticos.

Post Scriptum

Añado que esta es la razón por la que los medios enmarcan las noticias de cualquier papa dentro de los mismos criterios con los que tratan a figuras como Ghandi, o incluso como Buda. Con ese marco, las personas tienden a entender al papa en esa perspectiva y así interpretan lo que sea que diga. Aunque no corresponda a la realidad.

Otra columna, la de Álvaro Vargas Llosa, Francisco: Antesala de la Batalla (El Diario Exterior, 4 agosto 2013), tiene un contenido similar:

“Francisco I… proyecta una cosa que se ha vuelto rara en el mundo oficial: liderazgo… el Papa está haciendo populismo. Pero populismo del bueno. Su populismo consiste en empinarse por encima de la Curia y el Vaticano para hundir el pie en el barro, junto a la plebe… Está, además, emitiendo señales modernizadoras con respecto a la doctrina, no necesariamente como antesala de una reversión o revolución, sino de una adaptación, audaz en su apariencia si no en su contenido… No sabemos aún si Francisco tendrá la muñeca política para reformar todo esto. Pero sabemos, por las señales que ha enviado, que es muy consciente de que en buena parte su Papado morirá o se eternizará de acuerdo a cómo las aborde. Sabe que ésta es la antesala de su gran batalla. Para librarla, las expectativas que ha suscitado y los entusiasmos que ha despertado son ya muy útiles”.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras