Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Imperfecciones y Perfecciones
Selección de ContraPeso.info
15 agosto 2013
Sección: ETICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta una idea de Fernando Pascual, profesor en el Regina Apostolorum de Roma. Agradecemos a Análisis Digital el amable permiso de publicación. La idea central del escrito es examinar las preguntas que siguen al hablar de cosas perfectas e imperfectas.

Un bolígrafo imperfecto no escribe bien, o está rayado, o le falta alguna de sus partes. Un bolígrafo perfecto… es más difícil de describir, pues la perfección del bolígrafo depende del punto de vista de cada uno, de las cualidades que espera encontrar en este instrumento.

Las ideas de imperfección y perfección se presentan con muchos matices. Así, hay quien dice que la democracia es el sistema perfecto de gobierno, y otros la ven como un sistema muy imperfecto.

Otros consideran la economía de mercado como imperfecta y la economía socialista planificada por el gobierno central como perfecta (y al revés). La lista podría hacerse interminable.

Fuera de las disputas que surgen por diferentes puntos de vista, hay un punto previo sobre el que no siempre reflexionamos: ¿qué significa suponer que algo es imperfecto y algo es perfecto?

Las respuestas variarán según las personas y según los objetos sobre los que aplicamos estos dos términos. Existe, sin embargo, un elemento común a la hora de usarlos: habrá imperfección donde falte algo que se supone como “debido”, y habrá perfección cuando el objeto reúne en sí todo lo “debido”.

En otras palabras, imperfecto sería aquello a lo que falta algo que no debería faltarle, y perfecto aquello a lo que no le falta nada de lo que debería tener.

El “debería”, como ya hemos notado, puede ser muy subjetivo, pero es un elemento común a la hora de pensar si algo sea o no sea perfecto. Si este elemento común puede ser más o menos claro, no lo es la aplicación.

¿Por qué algunos piensan que su vida es imperfecta, y otros piensan que esa misma vida es perfecta? Además, ¿es correcto decir que hay seres humanos imperfectos y otros perfectos? ¿Sólo porque les falta una parte del cuerpo o también cuando tienen ciertos modos de pensar y de actuar?

Alguien que se emborracha, ¿es imperfecto? Alguien que cumple con sus deberes de trabajo, ¿es perfecto? Los ámbitos de aplicación son innumerables. Las palabras imperfección y perfección aparecen respecto de lo físico y lo ético, lo social y lo artístico, las diversiones y los planos de un arquitecto.

Si nos miramos al espejo del cuerpo y del alma, ¿somos imperfectos o perfectos? La pregunta no nos deja tranquilos, especialmente porque no basta lo que uno diga sobre sí mismo, sino que estamos muchas veces bajo el juicio de quienes nos aprecian y nos desprecian.

Imperfecciones y perfecciones, además, parecen sucederse en el tiempo. Lo que ayer funcionaba a las mil maravillas, mañana se convierte en un objeto inútil e imperfecto. Lo que parecía lleno de defectos empieza a brillar desde una dimensión buena hasta ahora no del todo conocida.

Dos palabras muy usadas nos abren horizontes insospechados de preguntas.

Surge, además, una pregunta que está a la raíz de muchos juicios e inquietudes: ¿por qué tenemos un deseo continuo de evitar las imperfecciones, propias y ajenas, y de encontrar a nuestro lado objetos y personas un poco más buenas y algo más perfectas?

No es fácil responder. El mundo en el que vivimos está lleno de fragilidades desde las que saltan, de modo insospechado, imperfecciones que nos preocupan, o perfecciones que producen una grata sorpresa.

Sólo tras la muerte, intuimos, será posible un mundo diferente, donde la perfección de un Dios bueno llegue a ser compartida por quienes, con imperfecciones y caídas, hayan sabido pedir perdón y dejarse modelar, y perfeccionar, por unas manos divinas.

Nota del Editor

La columna Imperfecciones y perfecciones fue publicada por Análisis Digital el 17 junio de 2013.

El tema recuerda una idea similar de G. K. Chesterton sobre lo que está mal en el mundo: eso que está mal es que no sabemos lo que está bien.

De inmediato podemos reconocer lo que está mal, lo que no es como debería ser. Pero no podemos reconocer con la misma facilidad lo que está bien. Por ejemplo, podemos reconocer y lamentar eso que en la actualidad se llama pérdida de valores, pero no tenemos una buena idea de eso a lo que debemos llegar sin esa pérdida de valores.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras