Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Impuestos, Indigestos
Eduardo García Gaspar
14 noviembre 2013
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Al final, es un asunto de sentido común.

Con siquiera un poco de inteligencia puede verse el tema. Y llegar a conclusiones razonables.

No es demasiado complicado. Tome usted a, por ejemplo, Winston Churchill y algunas de sus frases.

Bien escritas y con sentido.

“No existe algo que pueda llamarse un buen impuesto”, escribió una vez. Tiene razón. Un impuesto es la confiscación, por la fuerza, de propiedades de ciudadanos.

Nada que sea por la fuerza es bueno. Menos aún sabiendo que con menos dinero en el bolsillo se vivirá menos bien que antes.

“Creemos que una nación que usa los impuestos para prosperar es como un hombre dentro de una cubeta y que pretende levantarse a sí mismo jalando el asa hacia arriba”, escribió en otra ocasión. Es cierto.

Resulta absurdo pensar que una elevación de impuestos es un medio para progresar económicamente.

Por supuesto, se necesita un gobierno, el que tiene como función central la protección de las personas y sus propiedades. Eso tiene un costo, que es el que cubren los impuestos. Y como todo costo, cuanto más bajo, mejor. Igual que cuando buscamos bienes a precios lo más bajo posible.

Sería absurdo suponer que puede vivirse mejor aumentando los costos de las cosas. Ni usted ni yo vamos a vivir mejor si pagamos más por las naranjas y por la carne. Tampoco viviremos mejor si se elevan los impuestos.

No hay lógica alguna en creer eso. Veríamos como un loco a quien nos dijera que vamos a mejorar si pagamos más por la ropa que compramos. Al contrario.

No hay necesidad de ser un economista experto para llegar a esta conclusión. La podemos refinar un poco más.

El principio general es natural: cuantos menos impuestos se paguen, mejor se vivirá. En un mundo ideal extremo, no hay impuestos. Pero en la realidad, no hay más remedio que pagarlos bajo esa norma de minimizarlos.

Reducirlos lo más posible haciendo lo mismo que cualquier otro hace, usarlos con eficiencia y productividad. Es lo natural. Todos nos beneficiamos de la productividad nuestra y del resto: hacemos más con menos y eso eleva nuestro bienestar.

Sería una locura proponer lo opuesto y hacer menos con más. Debe haber un punto en el que el daño por pago de impuestos sea mínimo y la eficiencia de su gasto sea máxima.

A pesar de lo razonable de lo anterior, nuestro mundo parece haberse confundido y piensa que con impuestos mayores se podrá prosperar. Por absurda que sea la idea, es una que tiene gran popularidad. Entiendo que el gobernante lo crea, después de todo él no suele ser un tipo razonable y, además, busca más poder, en parte, con impuestos mayores.

Lo que no llego a comprender es que personas comunes piensen que elevando impuestos pueda progresar la economía. Pero puedo pensar que piensan eso por una razón simple: creen que el gobierno es responsable directo de más cosas que las naturales a su función.

Conforme aumenta el número de cosas de las que el gobierno se hace responsable, es lógico que se necesite más dinero. El problema es que cuando el gobierno se hace cargo de más y más cosas, el ciudadano se hace cargo de menos y menos, en un camino que llega al punto en el que el ciudadano paga todo lo que gana al gobierno y el gobierno le da a cambio lo que el gobierno quiere.

Una manera de ver esto es poner atención en el sujeto que realiza el gasto.

La persona que gana dinero, si no paga impuestos, usará su ingreso de la manera que ella quiera. Conforme más impuestos pague, será el gobierno el que usará el dinero de la persona para gastar según él quiera. Es un cambio de sujetos, los impuestos cambian a quien emplea el dinero.

Conforme aumenten los impuestos, será el gobierno quien sustituya las decisiones de empleo de ese dinero. Esto es lo que hace que deba verse quién usa ese dinero de mejor manera. Solamente un ingenuo pensará que el gobierno usa esos recursos de forma más productiva que las personas.

Al final de cuentas, la idea de que los impuestos deben elevarse para prosperar está basada en la noción de que el gobierno gasta el dinero de manera más productiva y eficiente. Toda la evidencia que tenemos, indica exactamente lo opuesto.

Post Scriptum

Hay más ideas en ContraPeso.info: Impuestos.

Me imagino que muchos de quienes apoyan la idea de impuestos mayores y progresivos, toman al gobierno como el responsable de hacer caridad. La vieja estrategia de quitar a unos para dar a otros. Sin embargo, olvidan que buena parte de ese dinero se queda en manos del mismo gobierno y sus amigos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Impuestos, Indigestos”
  1. Mauricio Álvarez Dijo:

    Lo felicito por su excelente artículo.
    Mauricio Álvarez





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras