Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Jóvenes, Viejos, Rebelión
Eduardo García Gaspar
16 agosto 2013
Sección: DERECHOS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La idea es francamente interesante. Habla de la posibilidad de un choque entre generaciones. Jóvenes contra viejos.

Los jóvenes que son lastimados por políticas gubernamentales que protegen a los viejos. La idea está expresada así:

“Creo que los jóvenes eventualmente se rebelarán contra los impuestos y otras cargas. Ellos demandarán limitaciones en las transferencias a los viejos y, posiblemente, incluso mayores modificaciones en la legislación con discriminación de edad y jubilaciones. Para evitar un feo choque de generaciones, los políticos deberían ahora comenzar a reducir estos derechos [entitlements] y otros privilegios a personas mayores” (Becker, G. S., & Nashat, G., The economics of life, 1997, New York: McGraw-Hill, p. 178, mi traducción).

Puesto de otra manera: mucho de lo que reciben ahora las personas jubiladas, o ya de edad, viene de recursos que son tomados de las generaciones anteriores. Por ejemplo, impuestos pagados por un trabajador actual y que son dedicados a pagar la jubilación de los viejos.

Es un problema de discriminación por edad, con los jóvenes recibiendo un trato injusto y los viejos un trato privilegiado.

Esto puede verse en los tratamientos médicos de la gente de edad avanzada y que es pagado con fondos que vienen de los bolsillos de generaciones de menor edad que están activos ahora mismo. Cuando se comprende el funcionamiento del sistema es que pueden surgir esas protestas de la generación más joven.

De manera simple, el sistema trabaja con una caja en la que todos ponen dinero, o casi todos. Con lo que existe actualmente en la caja se pagan, por ejemplo, las pensiones de los jubilados, dinero que colocaron allí los jóvenes. Estos tienen la esperanza de que cuando se pensionen, sean los otros jóvenes que vienen los que paguen sus jubilaciones.

El problema es obvio. Nadie paga por sí mismo lo suyo. Los gastos de pensiones tienden a aumentar por factores como más vida y más jubilados, lo que pone presión extra en los fondos y eso hace que impuestos que se usarían para otros objetivos se vayan a los bolsillos de jubilados.

El problema central es uno de transferencias y privilegios de un grupo a otro, a través de un mecanismo gubernamental que quita recursos a unos para dárselos a otros.

No hay diferencia entre este y otros mecanismos de transferencia que pueden ir de ricos a pobres, de pobres a ricos, de mujeres a hombres o al revés. Y es algo que siempre discrimina considerando inferior a uno de los grupos.

La cuestión es si esos jóvenes contra los que se discrimina se rebelarán contra esas transferencias que los dañan. Suena lógico que protesten quienes son discriminados, pero mi punto es que lo harán sólo si se dan cuenta de lo que está pasando.

Si no saben que recursos que ellos han generado se van a terceras personas, no creo que suceda esa rebelión.

Y no sólo no sucederá, sino que cuando entre en crisis el mecanismo por falta de fondos y el gobierno se declare en bancarrota, esos jóvenes en buena cantidad querrán mantener el mismo mecanismo que les daña. Querrán ellos buscar que en el futuro ellos sean los beneficiados con la afectación a otros, o incluso que el gobierno les otorgue privilegios a ellos.

Quizá suceda que en los jóvenes se presenten dos grupos con reacciones diferentes. Los realmente jóvenes, en posición de estudiantes o de búsqueda de primer empleo, buscarán ser ellos los beneficiados por las transferencias. Lejos de pensar que ese mecanismo es el culpable de su falta de empleo, querrán acudir al gobierno y mantenerlo en su beneficio.

Los jóvenes con trabajo y los no tan jóvenes en la misma situación, ellos entenderán mejor el mecanismo de transferencias de unos a otros. Serán ellos el grupo en el que esa rebelión o protesta sí puede suceder. No en el resto. Los viejos no querrán perder privilegios, ni quienes están a punto de conseguirlos. Tampoco en los muy jóvenes que buscarán mantener el estatus quo y obtener privilegios por su posición.

Quizá todo pueda explicarse de esta manera. Quienes no están conscientes de lo que en realidad sucede, querrán mantener el mecanismo de transferencias entre generaciones. Quienes estén motivados no por su trabajo sino por la obtención de esas transferencias, también querrán conservar el sistema. La rebelión será más probable entre los que la entiendan y se vean afectados.

Post Scriptum

Hay otro factor de peso considerable, que puede apreciarse muy bien en Europa, un lugar en el que la cultura estatista es una forma de vida. Una especie de visión acostumbrada que hace inimaginable la alternativa de retirar al gobierno de esos mecanismos de transferencia a los que se consideran algo justo.

Véase No Tan Revolucionaria.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras