Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Actitud, Una Clave
Eduardo García Gaspar
18 abril 2013
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Quisiera poner un ejemplo de lo que es actitud.

Lo hago porque creo que la actitud es una de las claves de la esencia humana.

Cuando estuve en la universidad, en una de las clases, definieron actitud como la reacción que se tiene ante algo.

Por ejemplo, la manera en la que yo reacciono ante la música clásica es positiva, me gusta; por eso se dice que tengo una actitud positiva ante ese tipo de música. Desde luego, otros muchos pueden tener una actitud negativa ante ella.

Hablando de música clásica, quisiera poner un ejemplo que me impresiona y que ejemplifica lo que es actitud. Pero empecemos por el principio.

A las ocho de la noche del 27 de enero de 1756 nació Johannes Chrysostomus Wolfgang Amadeus Mozart, quien naturalmente inició su vida unos nueve meses antes. Falleció cinco minutos antes de la una de la madrugada del 5 de diciembre de 1791.

Mozart, durante los primeros meses de 1778, escribió el concierto para flauta en Sol K.313. Era ésa una parte de un encargo  que le consiguió un amigo, Johann Baptist Wendling.

Se trataba de un trabajo para Ferdinand de Jean, un flautista aficionado. Mozart nunca terminó la totalidad del encargo que consistía en varios conciertos. Sólo uno de la serie es original, el K.313.

Los otros dos son transcripciones del concierto para oboe (K271k) y del concierto para fagot (K.191). Uno de los restos de ese encargo es el andante para flauta K315. Estas obras son bellas y maravillosas, especialmente el K.315.

Y, sin embargo, sabemos que Mozart odiaba la flauta, al menos como instrumento solista. Una de las cartas a su padre contiene esta frase, ‘más aún, tú sabes que me vuelvo impotente cuando se me obliga a escribir para un instrumento que no puedo soportar’.

Se refería precisamente a la flauta. Nunca podremos saber lo que Mozart pensaba mientras escribía esa exquisita música, pero sí podemos estar seguro que fue una cuestión de actitud lo que hizo que él escribiera esa increíble música, al mismo tiempo que hacía trampas para copiarse el mismo de otros conciertos y terminar rápido el encargo.

Actitud es la forma en la que reaccionamos ante algo. Así de sencillo de definir.

Es como el resultado de la combinación de creencias que tenemos acerca de un objeto. Así de complicado de entender.

Por eso es que dos personas pueden reaccionar de maneras diferentes ante un perro, pues una creerá estar frente a un peligro y la otra frente a un amigo.

Los humanos tenemos la posibilidad de cambiar nuestras actitudes. Esta es una de nuestras riquezas. Podemos cambiar nuestras actitudes y ver algo bueno donde veíamos algo malo, o viceversa.

Por ejemplo, los problemas. Tenemos aversión hacia ellos y los vemos con disgusto. Pero como la vida está llena de problemas, podemos llegar a convencernos de que amamos a los problemas.

No suena tan descabellado amar a los problemas. Los problemas son oportunidades si los vemos del otro lado. Hasta pueden verse como retos para demostrar la fuerza personal. Si cambiamos esa actitud ya no veremos a los problemas como algo negativo, sino positivo.

Después de todo, nunca dejaremos de tener problemas, pero habremos resuelto el problema de una actitud mala ante ellos. Y ésa es una gran ganancia.

Somos nosotros los poderosos, podemos cambiar la actitud propia y eso es extraordinario, pues nos da poder y dominio sobre la realidad. Y, así, fabricamos la oportunidad de escribir música extraordinaria para un instrumento que se detesta, o hacer un trabajo que se odia, o enfrentar un sufrimiento personal.

Todo porque se ha sido capaz de cambiar la actitud. Es tan solo un cuestión de encontrar algún elemento positivo en eso que uno ve negativo.

Y esto de las actitudes puede aplicarse en las cosas grandes y en las pequeñas.

Por ejemplo, el de una cierta persona que nos cae mal pero con la que tenemos que trabajar todo los días; podemos esforzarnos en ver su lado positivo, pues tal vez le gusta lo mismo que a nosotros, o es muy rápido trabajando, o nosotros también le caemos mal.

Los casos de tragedias grandes, como el de una enfermedad mortal, pueden ser dominadas por nosotros si nuestra actitud es la adecuada; sin esa actitud será la enfermedad la que nos domine a nosotros.

No podemos cambiar muchas de las cosas de nuestra vida, pero sí podemos cambiar la actitud que tenemos hacia ellas. Y esto nos ayuda a vivir mejor.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras