Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Casa, Superioridad Femenina
Eduardo García Gaspar
27 agosto 2013
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIEDAD
Catalogado en: ,


Es una de las creencias centrales del feminismo. Quizá el centro de toda su postura.

Me refiero a la suposición de que el papel de ama de casa no tiene valor porque no es remunerado.

La mujer que se encarga de la casa no recibe un sueldo.

Tienen su punto. Efectivamente el ama de casa no recibe un sueldo como sí lo recibe un trabajador.

También es cierto que su trabajo no se considera al calcular los bienes y servicios de un país, eso que se llama Producto Interno Bruto.

Pero que las dos cosas anteriores sean ciertas, no necesariamente significa que quien se hace responsable de llevar la casa no realice un trabajo productivo y valioso.

Cierto que crea la impresión de que tal responsabilidad es ínfima y degradante, pero es sólo eso, una impresión.

Impresión que ha tenido consecuencias, como la de ver con desdén la responsabilidad de llevar la casa, cuidar a los hijos y demás. Mientras que eso lo puede hacer una mujer, pero también un hombre, las costumbres usualmente colocan a la mujer a cargo de esa responsabilidad.

Responsabilidad que se ha degradado y que, como consecuencia, ha hecho surgir reclamos de cambio: la mujer debe trabajar, igual que el hombre lo hace.

La propuesta parte de dos ideas complementarias. Una, la de que el trabajo del hombre es mejor, de mayor dignidad y trascendencia. Dos, la de que el trabajo de la mujer en la casa es poco digno, intrascendente, irrelevante.

Como resultado, esa situación es discriminatoria para la mujer. Y sobre esta forma de ver las cosas es que se pide igualdad femenina.

Considerando igualdad femenina que la mujer trabaje fuera de su casa, en funciones al menos similares a las del hombre. Esta manera de razonar tiene un problema en su punto de partida y que pienso que bien vale una segunda opinión.

Primero, eso de que las responsabilidades del cuidado de hogar e hijos es poco importante e indigna de un ser humano. ¿Lo es? No lo creo.

No veo cómo pueda ser visto como irrelevante la responsabilidad de administrar una casa, ni la de cuidar a los hijos. Tal responsabilidad es vital. Una casa bien llevada y unos hijos bien cuidados con factor central del bienestar de todos.

Quizá no entienda el razonamiento feminista en este punto, pero no veo cómo sea algo insignificante el administrar a la casa y cuidar a la familia. Sí, eso tiene tareas que a veces no son agradables, como limpiar platos, o cambiar pañales, o barrer, pero eso no significa que el asunto sea baladí.

Segundo, eso de que no se recibe un sueldo por ser ama de casa. La realidad física es que sí se tiene un ingreso manifestado en alimentos, vestido, casa, médicos y todas las cosas que el ama de casa necesita y tiene en esa familia.

Su pago, digamos, es en especie principalmente, pero también puede gozar de dinero para cosas que ella quiere.

Tercero, hay un elemento que creo no es bien comprendido, el de la familia. No es ella propiamente una empresa, aunque en algunas cosas se parezca. En la familia, un hombre y una mujer se unen para formar una sola entidad indivisible, en la que se procrean hijos.

Estos nuevos seres humanos necesitan un muy largo período de cuidado hasta que puedan valerse por sí mismos. Y la responsable del hogar tiene una enorme responsabilidad en ese cuidado, una que es mayor a la del esposo, el cuidar a futuros adultos mientras ellos no pueden ser autónomos. Esto tiene que ser más importante que trabajar en una empresa.

Tampoco puedo de pensar en lo terriblemente vital que es esa corresponsabilidad de formar una familia en sus diferentes etapas, hasta que nos los hijos fuera de casa, mujer y hombre disfrutan de su compañía cotidiana.

Entiendo que en la superficie se deje uno impresionar por eso de no tener un sueldo al estilo de un trabajador, o por eso de no contabilizarse en el PIB, pero si se ve a la familia y su importancia, no creo que haya muchas responsabilidades mayores que las de ser una buena madre, una que lleva bien su casa y cuida de sus hijos.

No creo que los hombres en general puedan hacer lo que hacen las mujeres y hacerlo tan bien.

Post Scriptum

Hay, por supuesto, un elemento adicional que debe ser mencionado. El machismo, definido como la actitud de un hombre hacia las mujeres, a las que ve como inferiores, sirvientas, indignas y de las que sólo pretende favores de todos tipos. Este sí es un elemento contra el que debe estarse en contra y que también ha alimentado los reclamos feministas.

Véase Las Amas de Casa. También, Sueldos a Las Madres.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras