La desigualdad es la culpable de todo. La tesis de un documento interesante. Allí se afirma que la desigualdad produce obesidad, criminalidad, corrupción y otros males más. Un caso irresistible para analizar.

Introducción

Un texto titulado «El problema de la desigualdad económica y por qué debe ser combatida» contiene ideas que afirma que la desigualdad es culpable de todo, o casi todo.

El objetivo que persigo es, en su fondo, un análisis de las afirmaciones del texto en cuestión como un ejercicio de análisis. Expongo las afirmaciones allí hechas a las que sigue un comentario mío.

La desigualdad es culpable de todo

Cito parte por parte las acusaciones de culpabilidad de la desigualdad y de la propuesta de hacer iguales a todos como la gran solución universal.

La desigualdad es culpable de problemas de salud

Señala el texto que:

«1. Las sociedades desiguales generan más problemas de salud en la población. Índices estadísticos como la esperanza de vida al nacer, obesidad, abuso de drogas, embarazos adolescentes o incidencia de enfermedades mentales puntúan con valores más elevados conforme más desiguales son las sociedades».

Es decir, la desigualdad es culpable esos efectos. De problemas de salud, obesidad, embarazos adolescentes. Algo que tiene cierto sentido.

Pero bien puede apuntarse una dirección causal en sentido inverso. Los problemas de salud son causa de la desigualdad. Por ejemplo, los embarazos adolescentes producen hijos con menor educación y más expuestos al consumo de drogas.

La desigualdad es culpable de mal desempeño escolar

«2. Las sociedades más desiguales presentan un peor desempeño escolar medio en sus estudiantes».

Según esto, la desigualdad es la causa de un mal desempeño escolar. Bien podría ser lo opuesto. Una mala educación sería la causa de la desigualdad.

O quizá también, podría existir un efecto en ambos sentidos, en un círculo vicioso que se alimenta a sí mismo. Un problema de interpretación de datos y de la dirección de la causalidad.

La desigualdad es culpable de la criminalidad

«3. Las sociedades desiguales tienen mayores índices de criminalidad y mayor porcentaje de población en prisión debido a delitos contra la propiedad y violencia».

Según el escrito la desigualdad es la causa de la criminalidad. Es decir, la desigualdad es la causa, la criminalidad es el efecto.

Bien puede argumentarse que la criminalidad es causa de la desigualdad al alterar las seguridad del trabajo y la propiedad. El criminal daña las oportunidades de mejorar del resto y reduce sus posibilidades de empleo productivo.

La desigualdad es la culpable de corrupción y fraude fiscal

«5. Las sociedades desiguales presentan mayor tendencia a la corrupción y al fraude fiscal…»

¿La desigualdad causa corrupción? Pero podría ser al revés y la corrupción ser causa de la desigualdad y la pobreza, al impedir trabajar con libertad y a bajos costos.

Este, como los puntos anteriores, bien muestran el error al que me refiero y que es el de apuntar una relación causal en un sentido sesgando la conclusión en favor de la tesis buscada.

En esos casos, el razonamiento se sesga hacia la conclusión ansiada. Ella es la de que anular la desigualdad acabaría con la criminalidad, la corrupción, la mala educación, la obesidad y demás. Resulta demasiado simple pensar así.

La desigualdad es culpable de casi todo

«6. Las sociedades desiguales presentan una tendencia a la pérdida de calidad en las interacciones sociales, potenciando la indiferencia hacia los problemas ajenos y la posterior invisibilización y culpabilización de las víctimas de la pobreza como merecedoras de su suerte debido a su ineficiencia, vicio, debilidad o falta de competencia socio-profesional».

La dirección causal es directa. Afirma que si se hacen iguales a todos en una sociedad, ellos se volverán caritativos. Y no sólo eso, la igualdad remediará también problemas familiares, como aquí se dice:

«7. En las sociedades más desiguales la gente suele desarrollar una mayor tendencia hacia el trabajo adictivo […] Esto, a su vez, trae aparejado una falta de dedicación a los hijos y a la pareja y menos tiempo para el ocio compartido que suele derivar en más problemas familiares y rupturas matrimoniales».

No se detiene allí la cuestión, pues la igualdad en una sociedad remediará también problemas ambientales y evitará crisis económicas:

«8. Las sociedades más desiguales suelen desarrollar una mayor tendencia al consumismo y a la generación de residuos, lo que a su vez da lugar a mayores índices de contaminación, pérdida de biodiversidad e insostenibilidad ambiental».

«9. Las sociedades más desiguales suelen tener más tendencia hacia la creación de burbujas especulativas e incrementos desmesurados de precios en bienes básicos de consumo como la vivienda debido a masas ociosas de capital que aspiran a conseguir una rentabilidad alta en el corto plazo».

Errores del texto

He citado ampliamente porciones del texto cuyo título se ampara bajo otro que dice «Jaque al Neoliberalismo». Mi propósito es único, el de examinar el modo de razonar. No pretendo defender ni atacar a las tesis acerca de la igualdad y la desigualdad.

Lo que quiero es ilustrar con este texto dos fallas usuales en el razonamiento.

Simplificación a una sola variable

Es la reducción causal a una variable y solamente a una. Toda la explicación de la variación en los datos, está dada por esa variable, que es la desigualdad.

Por supuesto, la desigualdad es la variable consentida del autor. Toda la interpretación se sesga a la desigualdad como culpable de todo mal que existe en la sociedad.

Un error de reduccionismo. Esto es frecuente y es provocado por la obsesión de probar como verdadera una idea anterior bien arraigada.

Asociación no es causalidad

Suponiendo, sin conceder, que existe asociación o correlación entre todos esos males sociales y los índices de desigualdad, eso no significa que exista causalidad en ninguna dirección. Ni en la favorita del autor, como tampoco en la otra.

Algunas de las afirmaciones del texto hacen pensar que sería más lógica la causalidad en el sentido contrario a la que sostiene, pero aún así correlación no significa causalidad.

Concluyendo

El texto que por casualidad encontré es perfecto para ilustrar esos dos errores comunes en el análisis problemas sociales y las recomendaciones para solucionarlos.

Si lo que dice el texto se considerara seriamente, y puede serlo por algunos, la propuesta de solución sería una política redistributiva extrema pues así se resolverán desde la obesidad hasta las crisis económicas.

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Bobadas. Para quien interese el tema de la desigualdad, hay una idea interesante en Desigualdad auto-producida, donde se sugiere que la desigualdad es en buena parte causada por la libertad personal.

[La columna fue revisada en 2019-07]