Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Libertad: Son Las Opciones
Leonardo Girondella Mora
21 agosto 2013
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Quien defiende la libertad humana la suele entender como la ausencia de obstáculos para optar por uno de varios cursos de acción —donde los obstáculos son mínimos y razonables.

Lo anterior puede ser explicado esquemáticamente con dos posibilidades:

• Dentro de un régimen dictatorial o totalitario, los ciudadanos no tienen opciones electorales entre las que puedan seleccionar alguna —tampoco tendrán opciones de selección de medios noticiosos.

• Dentro de un régimen liberal o democrático, los ciudadanos tienen opciones electorales entre las que pueden optar —y también, tendrán una serie variada de opciones de medios noticiosos.

Las dos posibilidades muestran un caso de obstáculos a la libertad.

En el régimen “cerrado” la autoridad retira, o anula opciones y alternativas —pero en el régimen “abierto” la autoridad no tiene poder para disminuir opciones y ellas son creadas por las iniciativas de los ciudadanos.

Esto permite ver que la libertad es posible sólo donde exista multiplicidad de opciones de selección —y del lado contrario, que la libertad será menor o nula, donde no exista esa multiplicidad de alternativas.

Lo que lleva a la cuestión de quién tiene el poder suficiente como para realmente limitar esa multiplicidad. La respuesta está contenida en esa palabra “poder” —el suficiente como para evitar que las opciones se multipliquen.

Siendo los gobiernos los organismos más poderosos dentro de una sociedad, la atención debe caer sobre ellos centralmente; si olvidar que existen otras posibilidades.

&&&&&

A la luz de lo anterior, en lo que sigue presento una lista de posibles acciones que limitan la disponibilidad de opciones y alternativas, y que significan un ataque a la libertad.

• La censura gubernamental de medios de comunicación, libros y uso de Internet —lo que reduce opciones de selección y constituye un obstáculo al ejercicio de la libertad.

• La prohibición de importaciones, que tiene el mismo efecto anterior —limita opciones de consumo y es otro obstáculo a la libertad.

• Impuestos elevados, los que tienen el efecto de reducir los medios monetarios que se necesitan para tener acceso a bienes y servicios —ya no podrá comprarse, por ejemplo, el segundo libro que se desea.

• La existencia de un partido único de gobierno impide la existencia de otras posibilidades electorales deseadas por los ciudadanos.

• Los servicios médicos únicos en manos del estado —mandan a cero las alternativas de seleccionar otro proveedor; similar al caso de la existencia de un monopolio estatal petrolero.

• La protección gubernamental a una religión de estado que haga difícil, costosa e incluso riesgosa la pertenencia a otra religión.

• Los monopolios estatales, como petróleo y electricidad en México —lo que amula posibilidades de inversiones privadas y también alternativas de consumo.

Casos como estos y otros similares tienen en común la reducción del número de alternativas entre las que es posible seleccionar usando la libertad —son los obstáculos a los que me he referido y constituyen ataques a la libertad.

&&&&&

Dejado sin aclaraciones, lo anterior puede llevar a pensar que la defensa de la libertad significa legitimar cualquier acto con tal de que éste sea libre —por supuesto no pretende llegar a ese extremo.

De entre las opciones que cualquiera tiene frente a sí en este momento es agarrar a golpes al que está junto y robarle la cartera —sí, es una opción de la libertad, una que no puede justificarse por el hecho de ser decidida en libertad.

La libertad tiene límites legales y morales —pero dentro de esos límites ponerle obstáculos a la libertad es perderla.

Addendum

Un caso obvio de frontera entre lo dejado en libertad o no, es el de las drogas. Los gobiernos han optado por anular la alternativa de consumirlas, lo que cada vez más se considera una intromisión indebida que altera a la libertad.

El consumo de las drogas, me parece obvio, no debe ser anulado como opción —pero el conducir un auto bajo su influencia es, éste sí, una posibilidad de conducta que debe ser castigada legalmente, anulando esa libertad de conducir en ese estado.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Límites de la Libertad.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras