Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Masas: Emociones en Movimiento
Eduardo García Gaspar
11 septiembre 2013
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIEDAD
Catalogado en: ,


Todo esto comienza con una lista de países.

Naciones en las que se han reportado marchas de protesta merecedoras de la atención de los medios.

Se habla de Brasil y movilizaciones que protestan al principio por alzas en precios de transporte. Se agrandan después y reclaman de todo.

Igual en otro país, Chile, con sus propias protestas juveniles con exigencias educativas.

La lista incluye el caso de Turquía, con otro caso similar de protestas iniciadas por un motivo pequeño que repentinamente se vuelven exigencias mayores.

La idea de los “indignados” en EEUU es una instancia inevitable de la lista de protestas, igual que las de Egipto y demás en Europa.

Una impresión que pueden causar las numerosas marchas es la que lleva a usar expresiones generales de “movimientos sociales”, “sociedades dinámicas”, “protestas sociales”, “indignación social” y otras similares.

Llegan a ser vistas como la protesta contra injusticias que validan reclamos válidos y derechos inalienables. Es la impresión de que esas marchas y protestas son lo más pulcro y virginal que puede hacer una sociedad.

No es para tanto. El tema bien vale una segunda opinión para examinarlo poco a poco.

Primero, las marchas tienen como común denominador uno muy claro: los gobiernos. Gente insatisfecha con sus autoridades.

Esto es fascinante porque muestra la baja calidad de los gobiernos en esos países, tan baja que hay personas que salen a la calle a protestar.

Segundo, aún más fascinante, es que esas y otras protestas, tienen en común hacer reclamos al gobierno. Por ejemplo, sindicatos en Brasil pidiendo la reducción de la jornada de trabajo, o en México la elevación de salarios de maestros.

Es curioso porque, como los indignados europeos, critican al gobierno pero al mismo tiempo piden más gobierno. Incomprensible, pero real.

Tercero, las marchas, que pueden tener el origen más lógico y puro en el que pueda pensarse, atraen a grupos que se montan sobre las protestas con su propia agenda.

El resultado es una marcha inocente que protesta contra, por ejemplo, la construcción de un centro comercial y termina pidiendo la dimisión del gobierno.

Lo anterior lleva a otro aspecto, el cuarto: las protestas, esa supuesta sociedad en movimiento, son un galimatías de personas, opiniones, causas y agendas que nadie realmente entiende y en cuya naturaleza está el acrecentamiento de reclamos y peticiones al gobierno.

Dentro de cada marcha, sus facciones luchan por sus causas propias, no por las de otros.

En total se tiene una situación curiosa. Suponga usted que los gobiernos deciden aceptar todos los reclamos de todos los que marchan en protesta.

Terminaríamos con mayores protestas aún, a las que se daría un incentivo mayor. El resultado neto sería un país en desorden que no tendría estabilidad ni orden, uno en el que todos a la larga saldrían lastimados.

Suponga usted algo más extremo, el que el gobierno dimitiera y quienes marchan se convirtieran en los nuevos gobernantes.

No creo que se difícil pronosticar en este caso el surgimiento de facciones opuestas e irreconciliables que crearan un desorden general en el país y lastimando también a todos.

Y es que esas marchas, por razonables que sea algunas de sus ideas, tienen una falla en su fondo, la de padecer la emotividad y el sentimentalismo del reclamo y la exigencia sectorial.

No poseen ideas, ni valores, sino sólo la ambición de beneficios de cada facción. Y si llegan a tener alguna idea, ella es resumida en un eslogan simplista que poco o nada dice.

Es ese sentimentalismo el que les ciega, impidiéndoles comprender que al mismo tiempo que protestan contra gobiernos de baja calidad, exigen a esos mismos gobiernos hacer más.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras