Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Metamorfosis Democrática
Eduardo García Gaspar
10 enero 2013
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Ha sido como una inversión de planos. Como un mundo al revés.

Como el mundo bizarro de los comics, en el que todo es lo contrario a nuestra realidad.

Ha sido la reconversión de la democracia.

De ser un instrumento para el beneficio del ciudadano, ella ha pasado a ser una herramienta para la acumulación del poder político. No exagero.

En un régimen democrático, por definición, los ciudadanos eligen a sus gobernantes y renuevan a sus gobiernos cada determinado período. Esto sólo es posible creyendo que el ciudadano es libre.

Y si es libre para elegir a sus gobernantes, no tiene porque no serlo para elegir su trabajo, la educación de sus hijos, la religión que desee y demás. Cualquier otra situación distinta a esa no tiene sentido.

Sería absurdo ser libre para elegir a los gobernantes y no serlo para seleccionar la religión o el trabajo o la escuela de los hijos. Es decir, la democracia supone en su base misma que la persona es libre y tiene libertades políticas, económicas, culturales.

Muy bien, pero hay un problema por resolver, el del uso de la libertad. La persona libre necesita cierta instrucción, educación, como quiera usted llamarle para usar esa libertad.

La misma libertad, ejercitada por la persona, la instruye. Aprende lo que debe hacer, lo que debe evitar. Todo gracias a un mecanismo simple: la persona sufre las consecuencias de sus actos.

Todo lo que necesita la persona es una sociedad en la que su libertad sea respetada y protegida, que es precisamente la función central de un gobierno.

Con el tiempo, una sociedad así, de libertades y experiencia en sus usos y consecuencias, se verá beneficiada del resultado del trabajo de todos. Crecerá y florecerá como resultado del esfuerzo de millones. Tendrán una mejor vida y acumularán sus conocimientos. No será un sistema perfecto ni ideal, pero sí un arreglo social conveniente y exitoso.

Muy bien, eso es al final de cuentas la democracia, el dejar el libertad a las personas para que sean ellas las que elijan sus acciones.

Es muy lamentable que ella haya sido reconvertida en lo opuesto, una máquina que en lugar de respetar libertades, las elimina. Que en vez de permitir el desarrollo humano, lo evita.

La reconversión democrática se debe a una idea nefasta, la de entender a los gobiernos como sustitutos de decisiones personales. En un sistema democrático de libertades, la persona decide. Pero en un sistema de democracia reconvertida, el gobierno es el que decide en lugar del ciudadano.

Las consecuencias son las obvias. Quien no decide, no es libre y tampoco aprende de sus errores y éxitos.

Tome usted a México como un ejemplo de democracia reconvertida. Aquí, el gobierno toma las decisiones sobre el petróleo, a nadie más se le permite hacerlo. Lo mismo suceded en electricidad. Las decisiones educativas pertenecen a la rectoría estatal, no a los padres.

Incluso se regalan artículos escolares, quitando a los padres la responsabilidad de obtenerlos. Estas y otras medidas son sustitutivas: tomadas por el gobierno, anulan libertades a las personas.

Esto es lo que crea que bien vale una segunda opinión, esta metamorfosis democrática.

De ser una herramienta que respeta libertades e instruye a la persona, ha pasado a ser un mecanismo que anula libertades y hace menor de edad al ciudadano. Interesante giro dado a la democracia y que sólo beneficia al gobernante, que acumula más poder.

No diferente al monarca ilustrado que pensaba saber más que sus súbditos.

Quizá el ejemplo más notable de la metamorfosis democrática sea el Estado de Bienestar. Este gobierno es el que se hace ya responsable formal de sustituir al ciudadano al que pretende hacer feliz desde que nace hasta que muere.

Considerado un logro de bondad social, no es más que un ogro de maldad humana. Quitando libertades, anula al ciudadano y su aprendizaje, convirtiéndolo en un niño mimado que sólo desea más y más, sin tener idea de la noción del mérito.

En fin, sólo pretendí resaltar un fenómeno pocas veces señalado, esa reconversión de la democracia a una idea que es la opuesta de la original.

Post Scriptum

Es posible que la metamorfosis democrática haya sido producida en buena parte como una consecuencia de la mentalidad de la lucha de clases. Cuando el marco mental es uno de conflictos entre grupos sociales, no hay más remedio que erigir un árbitro con mayor poder que las partes para castigar al villano y rescatar a la víctima.

Hace unos días me referí a otra reconversión, con orígenes similares, la Metamorfosis Ecológica.

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Democracia.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras