¿Qué es monarquía? Definición, significado, características, tipos. Una de las formas de gobierno, la que tiene la figura del monarca o rey.

Monarquía, definición

Ella es una de las posibles formas de gobierno. Su característica central es la existencia de una posición suprema, el monarca, que ocupa ese puesto mientras vive. El nombre especifico de esa posición varía: emperador, rey o cualquier otro. Es una posición vitalicia y hereditaria.

Dependiendo del nivel de concentración del poder en el monarca, las monarquías pueden ser de varios tipos.

Monarquía absoluta

Es un sistema de gobierno con poder concentrado en una persona, cuya voluntad es considerada ley con fuerza obligatoria y sin limitación.

Tiene cimiento en la idea de que ese poder del rey o reina tiene un origen divino que no puede ser cuestionado. O bien, en la idea del poder real sin limitación sustentado en la fuerza.

El arreglo operativo de la monarquía absoluta puede ser totalmente personalista, con el poder centralizado sólo en el monarca. O bien este puede usar a miembros de la aristocracia para delegar responsabilidades, sobre todo territoriales, aunque siempre bajo control central.

Monarquía absoluta ilustrada

Esta es una variante de la monarquía absoluta y supone un gobierno de poder muy concentrado también, pero sustentado en las ideas de la Ilustración.

Esto hace a esos monarcas tener ideas más liberales, como libertad religiosa y de expresión, así como respetar derechos de propiedad.

Sigue en este tipo de monarquía la concentración del poder en el monarca, pero ya hay en ella algunas ideas sustanciales que pueden usarse para limitar al monarca.

Monarquía constitucional

Es un sistema de gobierno también, que tiene un monarca. Pero su autoridad no es absoluta. En realidad su poder está limitado por una constitución o leyes que le impiden hacer de su voluntad la ley sin limitación.

El monarca es la cabeza del estado y suele realizar sólo actos ceremoniales y otros deberes oficiales. Mientras que las funciones diarias de gobierno son dejadas al resto de los poderes políticos —como un primer ministro, el parlamento y los jueces.

La concentración del poder en el monarca es inexistente. Esta monarquía actúa en la práctica como una república.

Centralización del poder

Las diferencias entre los anteriores tipos de monarquía provienen de la forma en la que el poder político se centraliza o descentraliza.

En una monarquía absoluta, por ejemplo, todo el poder reside en la voluntad de una persona. Aquí el monarca, y sus órdenes son incuestionables —aunque en realidad, las personas cercanas intentan influir en el monarca, haciendo una especie de cabildeo.

El poder se diluye, un poco en la monarquía ilustrada, al dar entrada a ideas que influyen en las decisiones, como la de la tolerancia religiosa y la libertad económica. Ya no es la voluntad única del monarca el origen único, sino también un clima intelectual más avanzado y moderno.

En la monarquía constitucional el poder del monarca es acotado con severidad por la existencia de órganos políticos externos al monarca. Como las cámaras de legisladores el primer ministro o jefe de gobierno. Más los jueces, que actúan como un poder separado. El monarca en mucho pasa a ser una figura de cohesión de gobierno y unidad nacional.

Similitud con otras formas de gobierno

Es curioso que esas formas de gobierno monárquico tengan parecido con otras formas posibles de gobierno en otros sistemas.

Por ejemplo, el presidencialismo dentro de un sistema democrático —donde el presidente puede llegar a tener un poder enorme. Similar al de una monarquía absoluta.

El régimen político mexicano del PRI desde finales de los años 30 del siglo pasado fue de ese corte, con una desvanecimiento gradual de ese poder hacia el final del siglo. Similar al régimen anterior, el de Porfirio Díaz, que en el puesto de presidente actuaba con un poder total.

El punto central es, sin duda, el monto en el que el poder político se concentra en el gobierno y las personas que lo forman.

Un poder concentrado, sin limitaciones institucionales, define a la monarquía no constitucional, pero también al sistema presidencialista. Como se ha solido tener en muchas partes de América Latina, con el ejemplo claro de Hugo Chávez.

Una modalidad de la concentración del poder, al estilo de la monarquía absoluta, la describen muy bien los regímenes de la URSS y China con Mao Tsetung, en donde individuos solos concentraron un poder absoluto, sin limitaciones ni cuestionamientos.

En resumen

La monarquía es una de las posibles formas de gobierno. Se caracteriza por la existencia de esa posición llamada rey, emperador, césar, o cualquier otro.

Sin embargo, tiene similitud con cualquiera de los otros sistemas de gobierno, en cuanto que la monarquía tiene variaciones sustanciales de concentración de poder. Desde la monarquía absoluta que se diferencia poco de los regímenes dictatoriales, hasta la constitucional, que es como una república presidencial

Creo que el examen de la naturaleza de la monarquía arroja luz sobre la variable que determina esta y otras formas de gobierno. La que va de gobiernos de poder altamente concentrado y amplio a gobiernos de poder escaso y poco concentrado.

Y algo más…

Hay ideas sobre el tema general en ContraPeso: División del Poder.