Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Política, Poder y Moral
Eduardo García Gaspar
20 diciembre 2013
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Supongo que sea una herencia de Maquiavelo. Es eso que me dijo uno hace poco. al revés.001

Que la política nada tiene que ver con la moral. Que la política sólo tienen que ver con el poder y nada más que eso.

Peor aún, que la moral obstruye el ejercicio del poder.

No puedo resistir ver esto más de cerca.

Otra de las ideas tontas que se repiten sin pensarse en sus consecuencias.

La primera reacción es pensar en Nietzsche y eso de la voluntad del poder como principio moral. Un gobernante que usa el poder encuentra en la moral una molestia que se lo impide. Necesita liberarse de esa moral para ser libre y usar el poder sin frenos, por el bien de su gobierno y la sociedad.

Es decir, cuando la moral o la idea del deber ser desaparece, entonces el vacío es llenado por la voluntad por el poder. Será el poder lo que defina a lo bueno y a lo malo. No es un mundo precisamente envidiable.

Pero, puede pensarse que un gobernante que ignora la moral o la ética es nada más que otro hombre que en su profesión de abogado hace lo mismo. Resultaría uno en un abogado inmoral y el otro en un gobernante igual.

Los gobernantes liberados de los principios éticos, en realidad, no son más que hombres sin moral. La peor clase de gobernantes que puede tenerse.

Es decir, la posición de la persona no es una causa por la que pueda el excusarse de seguir los principios éticos. ¿Por qué nada más los gobernantes y no los demás? Si el gobernante es una excepción moral, los ciudadanos serán sus víctimas.

Lo de que el poder nada tiene que ver con la moral, recuerda a San Agustín: eso de su comparación entre gobiernos y bandas de asaltantes. Sin la limitación moral, no habría diferencia alguna entre una banda de narcotraficantes y un gobierno. Obviamente, una banda de asaltantes en uno de los peores gobiernos que pueden tenerse.

La conclusión es obvia: sin moral, sin ética, no podrá tenerse un gobierno razonablemente bueno. Exactamente lo opuesto de lo que se me dijo.

Curiosa mentalidad que en aras de lo práctico termina proponiendo lo peor que puede tenerse.

Las cosas se ponen interesantes a partir de este momento por una razón. Los gobiernos emiten leyes y se rigen por ellas, al menos en un Estado de Derecho.

La expectativa mínima de un buen gobierno es el respeto a la ley que él mismo emite. Alguien podrá decir que eso no significa respeto a la moral, solamente a la ley.

Podrá decir eso, pero la realidad es que las leyes, todas ellas, tienen un fundamento moral. No hay excepciones. Más aún, es ese fundamento moral el que las valida y hace justas.

Una ley injusta es una que viola un fundamento moral, lo que hace que la moral siga siendo un freno a las decisiones de gobierno.

En fin, no creo que haya escapatoria: los buenos gobiernos están sujetos a los mismos principios morales que el resto de nosotros. Y las leyes justas tienen su origen en esos mismos principios morales.

Más aún, un buen gobierno es uno que emite y respeta leyes justas, y donde los gobernantes entienden que son ejemplos morales para el resto más allá de lo que dice la ley.

El gobernante, por esa razón, no solamente está obligado a cumplir con la ley, también tiene la obligación de ser un ejemplo de conducta moral por encima y más allá de la ley. Su posición le obliga a ser él una muestra de virtud y sapiencia que sirva de guía al resto.

Entonces, lo que pienso haber demostrado razonablemente, es exactamente lo contrario de lo que se me dijo.

Quien ejerce el poder debe ser respetuoso de la moral más allá de lo que dice la ley. Ser un ejemplo de persona virtuosa que inspire al resto de la sociedad.

Ahora bien, los gobernantes son seres comunes, como el resto de nosotros, incluso en muchas ocasiones, peores.

Sería un absurdo darle a un gobernante cualquiera un permiso que le permita ignorar a la moral. Sería una manera de crear gobernantes monstruosos que lastimen a la gente común.

Otro ejemplo más de frases e ideas alocadas que a fuerza de repetición crean la aprobación de lo ilógico.

Post Scriptum

Hay más idedas sobre esas frases hechas en ContraPeso.info: Clisés.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras