ambición de poder

¿Qué es autoritarismo? La definición y elementos de un modo de ejercer el poder sin consenso, sin rendición de cuentas y por la mera voluntad de hacerlo.

Introducción

Las palabras ‘autoritario’ y ‘autoritarismo’ son con frecuencia usadas en el campo político para describir una situación variada de exceso en el ejercicio del poder.

Se usa también para describir un tipo de personalidad, la autoritaria. Sus palabras asociadas son: déspota, dictador, tirano, arbitrario, abusivo, opresor. Aplicables a toda relación jerárquica.

Si se aplica a política, un régimen autoritario sería ese en el que las personas están sometidas a la voluntad de la autoridad.

Autoritarismo, elementos

En lo que sigue, intento un examen de los elementos del autoritarismo que lleve a una definición razonable.

Un modo de ejercitar el poder

Claramente, la noción de autoritarismo se refiere a un modo o manera de uso del poder.

Típicamente en el poder político o gubernamental, pero también aplicable a otras organizaciones, como empresas, sindicatos, clubes. La noción es amplia y vaga.

Poder ejercido en demasía

Esa manera o modo de uso del poder, es considerada autoritaria cuando constituye un abuso, un ejercicio indebido, por encima de lo considerado razonable o aceptable.

Por supuesto, el problema está en determinar qué es eso de razonable o aceptable. Las personas variarán mucho en las percepciones de ese límite.

Poder concentrado e identificado

Por igual, la esencia del autoritarismo supone que el poder está concentrado en una persona o un grupo de ellas. Ellas lo ejercitan por encima de lo debido.

Tales personas suelen pertenecer a un grupo identificable. Como una aristocracia, una oligarquía, un grupo político, militar, religioso, o de otro tipo y con combinaciones posibles entre ellos.

La esencia autoritaria está en la concentración del poder en un grupo reducido de personas y los excesos con los que ese poder se implanta.

Es decir, el autoritarismo es más probable en sistemas políticos de autoridad concentrada, como los socialistas, que en sistemas de autoridad limitada, como los liberales.

Variaciones de intensidad

El autoritarismo tiene gradaciones sustanciales en el uso del poder. Puede ir desde regímenes totalitarios hasta gobiernos menos extremos que permiten ciertas libertades, incluso elecciones que den apariencia democrática.

Imposición de voluntad sin atender consensos

El autoritarismo es fácilmente comprensible examinado la intensidad con la que quien detenta el poder hace imponer a su voluntad sin hacer caso a la necesidad de consensos.

Se ha dicho que «Los regímenes autoritarios privilegian el mando, el poder, y menosprecian el consenso».

El punto de quiebre del autoritarismo

El punto en el que el poder rebasa su límite natural es extraordinariamente difícil de determinar. Sin embargo, se tiene una buena idea de que acontece cuando se violan libertades del ciudadano —con la censura como un caso muy claro.

Otro síntoma claro del autoritarismo es la continuidad del grupo en el poder por largos períodos de tiempo. Esto mueve a ese grupo a violar libertades y abusar de su poder con el objetivo de mantener su posición.

También es síntoma claro del autoritarismo el nivel en el que no existe rendición de cuentas de los gobernantes y no hay contrapesos.

La justificación autoritaria

La mentalidad autoritaria puede estar motivada por creencias de la élite en el gobierno. Por ejemplo, el suponer que la ciudadanía no está preparada para gobernarse a sí misma. Es decir, el supuesto no exagerado, de que las personas no tienen la capacidad de auto-gobernarse.

O bien el deseo de implantación de un régimen soñado por la élite, o el simple deseo de poder. La implantación del marxismo en la URSS y Cuba, por ejemplo, tuvieron esa justificación. Debieron ser autoritarios para implantar su régimen ideal.

El presidencialismo es una modalidad del autoritarismo. bajo ese sistema, el poder está concentrado en el poder ejecutivo y no existe poderes opositores de consideración.

Amplia aplicación

El autoritarismo puede ser adscrito a muy diversos sistemas políticos, de izquierda y derecha, progresistas y conservadores, absolutistas y democráticos.

Entre ellos pueden existir diferencias de grado, con por ejemplo, en un extremo los regímenes de la URSS o el Nazismo. Y en una posición notablemente más dulcificada el régimen del PRI el siglo pasado en México.

En resumen

La esencia del autoritarismo está colocada en dos elementos centrales derivados de la concentración del poder: (1) la ausencia de la rendición de cuentas del gobierno a sus ciudadanos y (2) la anulación de libertades de las personas.

Una buena definición genérica es esta:

«Autoritarismo, en las relaciones sociales, es una modalidad del ejercicio de la autoridad que impone la voluntad de quien ejerce el poder en ausencia de un consenso construido de forma participativa, originando un orden social opresivo y carente de libertad y autonomía». es.wikipedia.org

[La columna fue revisada en 2019-07]