¿Qué son las utilidades o beneficios empresariales? La ganancia de la persona o la empresa. Lo que queda después de que han sido cubiertos los costos de producción. ¿Tienen legitimidad?

Primero, la idea de utilidades empresariales

La utilidad o beneficio neto final es el resultado de restar todos los costos del negocio a todos los ingresos que tuvo en cierto período. Si el resultado es positivo, tiene utilidad. Si fue negativo, tuvo pérdida.

Utilidades empresariales, legitimidad

En lo que sigue examino la legitimidad de las ganancias del productor, Y que también son aplicables al comerciante, al profesionista, al agicultor y a cualquiera en actividades económicas

¿Es legítimo tener utilidades? La respuesta es un rotundo sí. Sin ganancias la persona no podría mantener abierto su negocio. Incluso puede pensarse en la lógica que tienen las pérdidas en una empresa. Si las pérdidas son admisibles, también deben serlo las ganancias.

•Ya que no es posible negar la legitimidad de las ganancias, queda por investigar. ¿Es posible determinar un punto por arriba del cual las utilidades sean ilegítimas? Es el viejo problema de decidir cuál es el margen de utilidad razonable: ¿10%, 12, 15, 25%?

Parte del problema puede solucionarse con el mismo razonamiento anterior. Si no hay un límite en las pérdidas posibles y ellas pueden ser totales, tampoco debe haber un límite en las ganancias.

Utilidades empresariales y codicia

Con frecuencia se sostiene que hay márgenes de ganancia muy elevados que muestran codicia empresarial.

Se compara esa alta utilidad empresarial con los sueldos de los trabajadores y eso suele ocasionar reacciones emotivas. Igualmente con la comparación entre grandes utilidades y los precios de venta.

Se concluye, con esa comparación, que debido a las altas utilidades, los sueldos debían aumentar y los precios bajar.

Comparación inexacta

Las ganancias son contingentes y riesgosas, pero no los sueldos de los trabajadores. Los sueldos tampoco son variables, pero sí lo son las ganancias.

Esto justifica márgenes de utilidad superiores cuando sea posible. El riesgo de pérdida justifica una utilidad mayor.

Los precios son recibidos por los compradores y aceptados o no de manera libre, siempre que haya un mercado libre. No puede alegarse injusticia en un precio aceptado con libertad.

Otras precisiones

También con frecuencia las ganancias suelen criticarse por otra razón. La de movimientos de los precios, que al ir hacia arriba producen utilidades elevadas.

Es cierto que eso puede suceder, como también lo opuesto, la posibilidad de reducción de los precios y ganancias inferiores o incluso pérdidas.

Una mejor forma de entender a las utilidades empresariales es considerarlas un reflejo del bien que causan en los compradores. Utilidades buenas y elevadas suelen significar la preferencia de los compradores. Es decir, significa que ellos han mejorado su bienestar con esa compra.

Otra precisión sobre las utilidades empresariales. Si se desea comprenderlas bien, debe considerarse el tiempo. Hay períodos variables en ganancia, incluso en pérdidas.

Esto es lo que hace deseable no ver períodos aislados de ganancias, como uno o dos años, sino términos más largos de cinco años mínimo.

Las utilidades empresariales pueden verse como una medición de la eficiencia en el uso de los recursos. Con las ganancias queriendo decir que los recursos se están usando de manera productiva, mientras que las pérdidas significarían lo opuesto.

Hay una confusión común en las utilidades empresariales. La de creer que ellas son la cantidad de dinero que va directamente a los bolsillos de los propietarios.

No necesariamente, pues las utilidades pueden estar representadas en recursos no líquidos del negocio y fondos que son necesarios para funcionar, como capital de trabajo e inversión en activos.

Otra mayor confusión es creer que las ventas son ingresos netos para los dueños. Se olvida que a ellas deben restarse todos los gastos que se tengan.

Las utilidades suelen operar como un incentivo exterior para la conducta de terceros. Si existen altas utilidades empresariales de una empresa en un sector, otros intentarán entrar a competirle y aprovechar un sector de alta utilidad.

Esto hará que las altas utilidades sean momentáneas, si es que la competencia se deja libre.

Los malos entendimientos sobre las utilidades empresariales suelen estar asociados con lo que puede percibirse como precios altos de los productos. El caso de las medicinas como uno muy clásico. Los precios, sin embargo, deben considerar los costos y si ellos son altos, también lo serán los precios.

Si la creación de una medicina ha costado varias decenas de millones, es obvio que intentarán recuperarse con sus ventas. Y esta es la manera con la que se mantendrá el incentivo para seguir descubriendo otras medicinas.

Concluyendo…

Lo que he querido hacer es examinar con un poco de mayor profundidad el concepto de las utilidades empresariales. Sus beneficios monetarios, cómo se justifican y puedan entenderse con mayor exactitud.

Nota del Editor

La columna de Girondella me recordó el caso de un amigo que respondió a otra persona que criticaba el afán de lucro empresarial; le dijo: “si criticas el tener utilidades, anda y abre tú mismo con tu dinero una empresa que tenga pérdidas, para que les enseñes a todos lo malo que es tener utilidades”.