Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Repetición Reiterada
Eduardo García Gaspar
1 marzo 2013
Sección: ESCUELAS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que el ‘gran propósito’ de la reforma educativa, que promulgó ayer, es convertir a la educación en la fuerza transformadora del país”. El Universal, 26 febrero 2013.

No está mal intentarlo. Es algo meritorio. Debe haber esfuerzos correctivos.

La educación en México es mala, realmente mala. Hay evidencias que lo prueban.

Solucionar el problema es obligación urgente. Incluso, como se ha hecho, reformando la Constitución misma y descubriendo los malos manejos del sindicato de maestros.

Sí, con mejores maestros se tendrán mejores alumnos. Sí, para tener mejores maestros, ellos deben ser evaluados por méritos. Sin embargo, eso no es todo.

Hay cosas más allá de hacer esos cambios ordinarios, como usar tecnología, mejorar escuelas, aprender otros idiomas, mejorar planes de estudio. Incluso más allá de los extraordinarios, como arrestar a la líder del sindicato. Una cosa sobre todo, algo realmente estratégico.

Vayamos al fondo del asunto. Unos nueve de cada diez alumnos en educación básica estudian en escuelas públicas, es decir, gubernamentales. Y ellos tienen un desempeño notablemente inferior al de las escuelas privadas.

No se necesita mucho para concluir que hay algo malo en la educación pública y que no tiene la privada.

¿Qué anda mal? Usted y yo podemos hacer una lista de cosas que andan mal. Pero esa lista, como malos maestros, son más bien síntomas de algo que es más profundo y que es lo que más interesa para corregir el problema.

Una clave para encontrar que eso anda mal está en otra declaración de Peña Nieto.

El Presidente Enrique Peña Nieto afirmó que con la reforma educativa promulgada este día el Estado mexicano ratifica la función rectora que le corresponde…” Informador.como.mx, 25 febrero 2013.

Su fuésemos detectives buscando pistas, en esa declaración hay un indicio muy claro, el de “función rectora” que tiene el gobierno. Traducido al español que todos hablamos, el gobierno mexicano se otorga a sí mismo la responsabilidad de la educación en México.

Con un poco siquiera de sentido común, podemos concluir que si el responsable no ha dado resultado antes, nada hay que garantice que los dará en el futuro.

No son cosas de Física Cuántica. Eso lo entiende cualquiera. Por décadas ha sido repetido una y otra vez que la educación es la clave del progreso de una nación y que la autoridad mexicana se compromete a dar una educación de calidad.

Ha sido repetido, reiterado, reproducido. Ha sido pedido, procurado, pretendido. Los resultados son conocidos y, sin embargo, de nuevo se intenta. Quitar a un líder sindical para poner otro es más solucionar un problema político que el educativo.

Es fascinante que haciendo lo mismo se piense poder tener resultados diferentes. Creo que mi punto es claro. Esta reforma educativa no tendrá los resultados que busca a la larga.

La razón básica: no cambia al que ha sido responsable de su mala calidad. Peor aún, el intento mismo de reforma reitera y repite que el responsable del fracaso seguirá ejerciendo su rectoría sobre la educación.

¿Quién debe ser entonces el rector de la educación? Al sabemos sabemos quién no debe serlo.

La respuesta más lógica es simple, quien más interesado esté en tener una educación de calidad. Y me parece obvio que deben ser los padres de los estudiantes. No puedo pensar en nadie más que lo esté más y mejor.

Consecuentemente, el remedio a la mala calidad educativa es uno estratégico, cambiar al rector de la educación, del gobierno a los padres.

Tiene sentido el cambio. En un plano netamente económico, son los padres de familia quienes tienen los mayores incentivos para lograr una buena educación para sus hijos. En un plano moral, también tiene fundamento decir que los padres deben ser los rectores, pues eso es un asunto de derechos y libertades.

¿Qué detiene este cambio de rectoría? La terquedad gubernamental, el poder conseguido por el sindicato de maestros, los enormes presupuestos educativos y una mentalidad que impide ver el error de fondo.

El mismo caso de todas las áreas privadas que invaden los gobiernos: una vez metidos en ellas es una misión muy difícil sacarlos de ellas.

Post Scriptum

Cuando trato este tema y propongo una solución que retira al gobierno de la educación, suele casi siempre surgir alguien que me acusa de ser un desalmado al que no le importa la “educación gratuita del pueblo”.

En realidad, sí me importa y mucho, por eso propongo una solución más prometedora. Con los padres a cargo de la educación, se tendrá competencia entre escuelas y eso es beneficioso.

¿Es gratuita la educación pública? No, realmente no. Basta ver sus presupuestos.

El presupuesto total aprobado para el sector educativo en 2012 asciende a 539 mil 861 millones de pesos, con un incremento de 25 mil 635 millones respecto a 2011”. Milenio, 21 mayo 2012.

De esa cifra, el 97% va a sueldos, salarios, prestaciones y pensiones.

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Educación Pública. El documento BBVA Calidad Educación Básica (PDF) contiene datos muy ilustrativos.

En Malas Escuelas Públicas hay un análisis detallado de las causas de ese bajo nivel.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Repetición Reiterada”
  1. Rodrigo Cendejas Dijo:

    “Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados”. Albert Einstein.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras