Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
“Se Perdieron Valores”
Leonardo Girondella Mora
18 diciembre 2013
Sección: ETICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La noción general de que se han perdido valores tiene un alto grado de repetición desde hace ya buen tiempo separador.001—y que generalmente es detonada ante sucesos concretos, como el aumento de hijos fuera del matrimonio, o una matanza de inocentes, o la corrupción de gobernantes, o la criminalidad extendida…

Decir que se han perdido valores es una forma de indignación moral activada como una explicación de una realidad inaceptable ante un estándar ético —una manera de explicar la existencia de actos y conductas malas en número excesivo.

La expresión de pérdida de valores puede ser entendida en los elementos siguientes que buscan una mejor compresión del tema.

• “Perder valores” es una explicación de sucesos y conductas que se consideran indeseables por el gran número de veces que suceden —es un intento de esclarecimiento de la razón por la que se han vuelto numerosas ciertas conductas consideradas negativas.

• La elucidación de la existencia de esas numerosas conductas indeseables sigue un razonamiento simple: de no haberse perdido esos valores, entonces no se tendrían conductas reprobables tan numerosas.

• El centro de la discusión está en esa palabra, “valores” —sin los que las personas tienen conductas malas más numerosas e intensas. Por tanto, la palabra “valores” tiene un significado clave en la discusión, debiendo entenderse como creencias morales o éticas de las que se derivan principios generales de comportamiento que evitan lo malo y fomentan lo bueno.

• Supone que la solución está en el retorno al respeto de esos valores de los que emanan reglas de conducta —las numerosas malas conductas se reducirán notablemente conforme más personas acepten esas reglas, por lo que debe haber más educación moral o ética.

• Esto último es lo que muestra el fondo de la noción de “pérdida de valores” —y que es una discusión moral sobre lo que es bueno y lo que es malo, lo que debe ser y lo que no debe ser. Es decir, abre la controversia entre diferentes posturas morales, lo que ha sido llamado guerras culturales.

• La discusión puede entenderse simplificando el centro de la discusión entre dos posturas morales, la de conservadores y la de progresistas —los primeros inclinados a la preservación de valores tradicionales y los segundos a la relajación e incluso anulación de esos principios.

• Por consecuencia, la postura de quien reclama la pérdida de valores suele ser netamente moral o ética —y representa una postura claramente inclinada al conservadurismo.

&&&&&

El tema se complica notablemente con la existencia de varias posturas morales —creadas por diversos criterios y, sobre todo, por una buena cantidad de opiniones de apariencia razonable.

Con frecuencia se habla de distintas morales, todas justificadas, que han tenido las personas en otros tiempos y en otros lugares. La consecuencia es la degradación de la moral volviéndola una palabra definida a gusto y placer por quien sea.

Se autoriza así, la moral del terrorista que coloca bombas en trenes; al mismo tiempo que la moral del pacifista que nada hace para detener al violento. Igual se habla de la moral anterior de la mujer casta y de la moral femenina actual de la liberación.

En esta variedad de sistemas morales puede haber una clave para entender el significado de la frase “se han perdido valores”: es posible que esa variedad de reglas haya producido una moral general a la carta —una especie de menú de reglas de entre las que cada persona selecciona la que más le gusta y acomoda, sin otro orden que ése antojo personal.

Eso produce una situación que describe bien a la percepción de valores perdidos —y más precisa: se han cambiado los valores y reglas morales, lo que para unos es percibido como pérdida, aunque para otros como ganancia.

De la existencia de valores y creencias morales que estaban sólidamente establecidas en la naturaleza humana —producto de las raíces griegas y cristianas en Occidente—, se ha pasado a una diversidad de valores y creencias de entre las que se seleccionan las de mayor acomodo a la conveniencia personal.

Se ha subjetivizado la moral a la simple opinión personal de cada uno —olvidando la necesidad lógica de justificar racionalmente las reglas morales y justificándolas solamente sobre la opinión personal, generalmente poco sólida.

No sorprende, por tanto, sufrir una pérdida de valores cuando se tienen diversas morales, cada una definiendo por su cuenta esos valores —en esa situación de moral a la carta de seguro se perderán algunos valores, quizá muchos.

Addendum

Releyendo lo anterior, me parece obvio el fondo poco percibido de las diferentes morales y que es la definición de la naturaleza humana —partiendo de diversas nociones de esa naturaleza es cómo se producen diferentes reglas morales.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Vacío Moral.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras