Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Tipos de Propiedad
Eduardo García Gaspar
21 enero 2013
Sección: DERECHOS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


“El que gane más debe pagar más, dice Videgaray. En la ceremonia de clausura del Foro México 2013, el secretario de Hacienda afirmó que el país necesita una reforma hacendaria justa donde quien gane más contribuya más al gasto público”. Milenio, 10 enero 2013.

Es quizá el primer aprendizaje económico. Desde edades tiernas usamos la idea de propiedad propia.

Es la distinción entre lo mío y lo tuyo.

Incluso aprendemos la idea de traslado de dominio cuando recibimos un juguete de regalo.

En total, la noción de propiedad está muy arraigada en nosotros.

Y la presuponemos como dada, sin darle gran atención.

Ya de mayores, el concepto sigue teniendo uso. Está implícito en las compras que hacemos, como cuando vamos al supermercado. Pero también, cuando vendemos un automóvil.

La propiedad se complica con prácticas como las empresas en sociedad.

En realidad, todo el sistema económico funciona sobre la base de una idea de propiedad. Alguien es el que tiene dominio sobre las cosas, sean tierras o latas de cerveza.

Ahora es cuando las cosas se ponen interesantes, al entrar en juego algo nuevo, los tipos de propiedad.

• El más obvio es el de propiedad privada y está muy bien ilustrado en la idea del carro de pedales de un niño. Entiende él que es suyo, para su uso y que puede decidir prestarlo a otro, el que también entiende la idea de dominio sobre el juguete.

La idea progresa a otras cosas, como la casa, la ropa y demás. Refinando esto, nos lleva a la idea de compra y venta, incluso de producir para vender.

Sobre esta base puede construirse un sistema económico que necesita ese derecho de posesión, que en realidad es una libertad de compra y venta.

• Hay otro tipo posible. Uno que no tiene propiedad privada, sino común. No existe en este tipo de propiedad un dominio exclusivo sobre los bienes. Aquí, nadie puede decir esta manzana es mía, ni esta casa es de mi propiedad. Es la propiedad comunal, donde todo es de todos.

No suena mal. En este sistema cada persona toma del cúmulo de bienes comunes lo que necesita para, digamos, comer o vestir.

Tiene un problema, sin embargo, el que necesita crear, mantener y acrecentar el cúmulo de cosas en común. Si todos retiran bienes y pocos los aportan, todo el sistema se colapsa.

• Existe un tercer tipo, que en realidad es una variante de la propiedad comunal. Este tipo de propiedad estatal acumula los bienes en un centro de poder que es el que exige las aportaciones y autoriza las peticiones. En el caso típico, es el gobierno ese centro de acumulación de bienes de todo tipo.

Tiene la ventaja de usar a una autoridad con poder, lo que evita los conflictos a los que se presta una propiedad comunal.

En este caso, la palabra de la autoridad es inapelable. Ella exige las aportaciones a todos y ella decide qué dar a cada uno. Su desventaja es clara, pues se trata de un sistema tiránico.

¿Cuál funciona mejor? Depende de qué se busque hacer.

Para un dictador, el mejor sistema es el de la propiedad total en manos de su gobierno. Eso le da todo el poder sobre la gente, a la que así domina.

Para las personas en cambio, el mejor tipo de propiedad es el que proporcione los mejores resultados en cuanto a su bienestar personal. Con esto en mente, la evidencia de siglos sugiere usar el tipo de propiedad personal.

La razón más usada es la más pragmática que pueda usted imaginarse: cuando todo es de todos, las cosas no se cuidan; cuando uno no posee lo que produce, no hay interés en producir. Es lo que se llama incentivos económicos y muestra algo curioso: incluso quienes tienen pocas propiedades se benefician con el sistema.

Todo lo anterior debe ser recordado, continuamente recordado. La razón es la repetición continua de la noción de que debe pagar más impuestos quienes ganen más.

“Pues quien tiene más tiene que contribuir más; hagamos a través de una reforma justa, de la política fiscal, un instrumento de redistribución del ingreso, de la riqueza”, dijo el secretario de Hacienda en México a principios de año.

Esa idea es exactamente la misma que la del tipo de propiedad que es propia de un sistema tiránico y no sólo no produce resultados de progreso económico, sino que conduce a abuso de poder.

Videgaray fue claro: hacer de los impuestos una forma de distribución de la riqueza. Es decir, el tercer tipo de propiedad que mencioné arriba.

Post Scriptum

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Propiedad.

También en ContraPeso.info: Impuestos. La mejor forma de entender la noción de pagos progresivos de impuestos es ver los conceptos de M. N. Rothbard en El Fondo de los Impuestos.

Y la mejor manera de metáfora sobre los impuestos es la de desplumar a un ganso.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras