Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Todo Mejora con Educación
Eduardo García Gaspar
29 agosto 2013
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIEDAD
Catalogado en:


Ha sido repetido hasta la saciedad. Se le propone como el gran remedio de casi todo.

Ha sido entendido como una fórmula casi mágica de la solución de todo problema social. O casi todo.

Eso eso que tantos dicen: si mejoramos la educación se resolverán todos los problemas.

Es como un clisé, una fórmula breve y memorable, digna parte de la cultura pop.

La verdad es que es demasiado simple como para ser cierto. Tener educación es sin duda mejor que no tenerla. Lo que falta es saber qué quiere decirse con eso de “educación”.

La interpretación usual es la de mejorar el nivel de las escuelas. Elevar la calidad educativa. No está mal.

Ayudaría mucho hacer que los planes de estudio se dejen de tanta corrección política y comiencen a desarrollar habilidades matemáticas, capacidad de razonar y pensar con lógica, curiosidad por el conocimiento, aprendizaje de virtudes y buenos hábitos.

Sí, no está mal, pero no es todo.En realidad falta bastante más.

Si las escuelas fueran el único lugar en el que se aprende, con mejorar a sus profesores, sus planes de estudio y sus instalaciones, el remedio estaría casi dado.

El minúsculo detalle es que quizá sea en otro lugar en el que se da la mayor parte de la educación. Otro lugar con más influencia y poder.

Sí, ese otro lugar es la casa, o mejor dicho, la familia. Esta parece ser la gran variable que determina la educación de los hijos.

Hay cosas que sabemos al respecto, por ejemplo, la vida familiar inestable y la indiferencia de los padres son factores que reducen la efectividad que podrían tener incluso los mejores escuelas (Becker, G. S., & Nashat, G., The Economics of Life, 1997, New York: McGraw-Hill, p.89).

También cosas como que en las casas en las que hay muchos libros los hijos tienden a ser mejores estudiantes que donde no los tienen. Lo que no significa que algún padre de familia salga a comprar varios cientos de libros logrando así que sus hijos aumenten su inteligencia.

Es simplemente que donde los hay, los padres hacen algo que tiene ese efecto en los hijos.

Es decir, eso de que con más y mejor educación todo se remedia no es una idea muy útil. Sería mejor decir que con buenas familias las cosas si mejorarían, lo que sí es útil, aunque falta definir eso de buenas familias.

La idea del libro citado ayuda a definirlas: familias estables y padres devotos de sus hijos.

Así está mejor. Sí, la escuela importa, pero más aún la familia. Nada que no se sepa ya y de sobra, pero que parece que es necesario repetir una y otra vez.

La idea de familias estables la conocemos bien. Familias con padre y madre, sin divorcios, sin violencia. Obviamente, lo contrario va en contra de los hijos, divorcios, peleas, infidelidades… todos lo sabemos.

Lo que más me llama la atención es la otra parte de la afirmación del libro, eso de que los padres indiferentes tienen un efecto negativo en los hijos. Es obvio también, pero no lo he visto tan mencionado como se debiera. Se trata de preocuparse por los hijos, de atenderlos, cuidarlos y hacer todo eso que se llama educación en casa.

Es una mezcla inteligente de cuidado que evita la sobreprotección. Tan negativa es la indiferencia como esa sobreprotección.

Se trata de ayudarles a desarrollar su capacidad mental, sus habilidades sociales, sus buenas costumbres, disciplina y todo eso que usted ya se imagina. Pocas cosas tan negativas puede haber como padres que, para evitarse rabietas del hijo, le cumplen sus deseos (u órdenes, mejor dicho).

La cultura pop está llena de frases hechas que dan la apariencia de ser perlas de sabiduría preaprobada, cuando en realidad son en el mejor caso medias verdades tan vagas que llegan a ser inútiles.

Este es un caso de esos clisés, el de que todo se remediaría con mejor educación. Sí, pero en realidad con mejores familias, no tanto con mejores escuelas.

Somos los humanos seres notablemente lentos para desarrollarnos hasta ser capaces por nosotros mismos. Necesitamos años y años de preparación previa y esa preparación se realiza primariamente en la familia, en medio de una madre y un padre que aman a sus hijos.

No hay sustituto de esto, ni siquiera la mejor escuela del mundo.

Post Scriptum

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Familia.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras